Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
martes 21 de septiembre del 2021
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Lasker:

veces visto 11866 Veces vista   comentario 0 Comentarios

A lo largo de la historia los pensadores de oriente nos han dejado legados de importancia. Entre ellos el juego de ajedrez. Hoy nos vamos a ocupar de esas lecturas de de distintas cosas del ajedrez que nos brinda el más grande pensador que ha tenido el ajedrez de todos los tiempos: Emanuel Lasker. Veamos….Fundada por  Wilhelm Steinitz, la Escuela Moderna o Escuela de Posición  obedecía  al movimiento universal del pensamiento humano desatado  por la revolución industrial y  tuvo dos grandes puntales que la desarrollaron: Sieberg Tarrasch y Emmanuel Lasker. El primero, un ortodoxo que procuró solamente la verdad ajedrecística a través de la ciencia fría de la teoría y Lasker, que la plasmó como una corriente filosófica, creando la Escuela Psicológica, cuyos resultados fueron evidentemente superiores. Lasker superó la época del posicionismo resumido en un plano unilateral y subordinó la obsesión de la acumulación de la pequeña ventaja al vuelo de la imaginación ofreciendo una fuente inagotable de nuevos conocimientos en la técnica y el análisis del ajedrez.Emmanuel Lasker nació en Berlinchen - barrio de Berlín- el 24 de diciembre de 1868.Siendo niño inició la práctica activa del juego junto a su hermano Bertoldo que logró la categoría de maestro sin llegar a destacarse mayormente. A los 17 años finalizó sus estudios de matemática y filosofía en Ladsberg, perfeccionándose en las universidades de Berlín, Gottinga, Heidelberg y Erlange donde se graduó como doctor en filosofía, matemática y metafísica, dedicándose a la labor docente en la que resultó descollante siendo distinguido por los notables dictados de sus cátedras en las universidades de Machester y Leipzig.Su carrera ajedrecística la inicia en 1888, obteniendo su primer éxito en el torneo de Kaiserhof,  seguidamente disputa varios torneos y matches con marcado éxito;  en 1893 es contratado para dictar cátedra de filosofía y matemática en varias universidades de los Estados Unidos y participa en el torneo de Nueva York donde obtiene el primer premio aventajando nada menos que a Showalter, Pillsbury y Albin.

Un gran luchador

Lasker evitaba cualquier camino hacía el empate y hasta creaba en el tablero de ajedrez posiciones inferiores, pero muy complicadas para inducir a sus rivales al error. Ya por entonces había puesto en práctica su más importante ley “.. En el ajedrez, no cuenta sólo la posición, sino la disposición”.  Se llegó a decir que  Lasker se imponía en todas las partidas ganadas y también en la mayoría de las perdidas.Su serie de categóricos éxitos le permitieron elevar su desafío oficial al campeón ecuménico Steinitz y el match se celebró en tres etapas sucesivas, en Nueva York, Filadelfia y Montreal. Comenzó el 14 de marzo de 1894 y finalizando el 13 de mayo con la victoria de Lasker  que ganó 10 partidas, perdió 5 y 4 fueron tablas.Sin embargo la crítica de entonces no lo reconoció como completo monarca, aduciendo que había vencido a un campeón mundial como Steinitz, que se encontraba ya viejo y caduco. En 1895 queda tercero en Hasting detrás del Pilsbury y Tchigorin y  esta actuación, acentuó aún más su desprestigio. Pero la reacción del joven campeón no se hizo esperar y en el torneo de Nüremberg en 1896 venció a los maestros de ajedrez más fuertes en su generación, entre ellos Maroczy, Pillsbury, Tarrash, Steinitz, Janowsky, Schlechter y Tchigorin, derrotando también en forma contundente a Steinitz en el match revancha disputado en Moscú en noviembre de 1896 que finaliza con 10 partidas ganadas, 2 perdidas y 5 tablas.Cuando ganó el torneo de Londres 1899 y Paris 1900 su fama era ya indiscutible, reapareciendo en el certamen de Cambridge Spring en 1904, oportunidad en que ocupó el segundo lugar detrás de Frank Marshall, el astro norteamericano que surgía con su estilo netamente romántico.En 1909 , luego de una contundente victoria en la defensa de su título mundial de ajedrez frente a David Janovsky, puso en evidencia lo que se llamó posteriormente “Teoría del adversario”. Lasker estudió el estilo del rival -agresivo y agudo- y planeó una lucha en el campo más débil y molesto: obligar a defenderse a un jugador belicoso  y con fundamentos posicionales. De esta forma Lasker al ganar el encuentro declaró: “Janovsky a mi juicio, ha acumulado, cien mil ideas tácticas, las ha ordenado y trata de ponerlas en marcha aplicándolas en las posiciones que se le presenten, pero no tiene esa profunda previsión posicional que es necesaria para hacer aparecer como por encanto la posición deseada”.

La perdida del título

La Primera Guerra Mundial lo afectó sensiblemente en su faz económica y si bien ganó el torneo de Berlín de 1918, debió aceptar exponer su título mundial de ajedrez en La Habana en 1921 ante José Raúl Capablanca quien lo destronó con 4 partidas ganadas, 10 tablas sin que Lasker conociera el almíbar de la victoria. Se cuenta que Lasker jugó enfermo este match y afectado por el calor del Caribe. El encuentro lo resignó cuando faltaban aún varias partidas por disputar, pero de ello jamás Lasker habló buscando una excusa a su derrota. Al abandonar su 14º partida, se puso de pie y gritó 3 hurras por el nuevo campeón del mundo, declarando posteriormente “...Si quieren que siga jugando, pongan un hombre, no una máquina de jugar -refiriéndose a Capablanca- …”.Lasker en La Habana había perdido su título de campeón mundial de ajedrez que conservó a través de 27 años -una verdadera epopeya- pero aún no estaba vencido, en 1923 gana en el torneo de Mahrisch Ostrau y en Nueva York 1924 obtiene uno de los torneos más grandes del presente siglo, aventajando por un punto y medio a Capablanca y Alekhine, además de los maestros de ajedrez más importantes del momento. La obra de Lasker no se limitó solamente al reducido ámbito del ajedrez, sino que tuvo un alcance mucho más profundo y universal que dejó formulado en sus libros Der Kampf (La lucha), y Das Begreifen der Welt (La comprensión del mundo) además de su ensayo sobre matemática presentado al Congreso Científico Latino Sudamericano “Tratado de once puntos sobre un plano”. De sus publicaciones  puramente ajedrecísticas, la más popular es el “Sentido común en ajedrez”, aunque la más considerable por su carácter didáctico es el “Manual de Ajedrez” que encierra la exégesis profunda de la Escuela Moderna creada por Steinitz.El 11 de enero de 1941 enfermo de uremia falleció en Nueva York en el hospital Mount Sinai, por rara casualidad en el mismo nosocomio que su sucesor a la corona en el ajedrez José Raúl Capablanca expirara un año año después. En definitiva, espero que con el relato de estas “cosas del ajedrez” , pongamos nuestro juego en el sitial que le corresponde y que no es el que le brindan hoy lo medios masivos de comunicación.

Clasificación: 2.2 (36 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

MI Raúl Grosso (ICCF)

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.