Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
domingo 01 de noviembre del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Los ositos de peluche, los peluches más deseados

veces visto 21162 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Cuando oímos que alguien dice la palabra “oso” o quizás “osito” más concretamente, lo primero que nos viene a la cara es una sonrisa, y a la mente un sentimiento de ternura.

Lo cual es un contrasentido porque nada más lejos de la realidad que el osito y peor aún su padre o madre sean con nosotros tiernos y cariñosos.

Los osos son uno de los más fieros e implacables enemigos del hombre en la naturaleza salvaje. ¿Por qué entonces sentimos eso por ellos? ¿Por qué hemos transformado hasta ese punto la realidad.

Quizás la respuesta está en la lejanía, en que los ositos y sus familias viven lo suficientemente lejos de nuestro entorno como para haber creado otro animal con  su imagen exterior.

Ositos pardos, ositos polares, ositos bezudos, ositos panda, ositos negros americanos o asiáticos… a todos ellos los hemos transformado en uno de los peluches más deseados por adultos y niños.

Es el compañero por excelencia de un bebé recién nacido, que al crecer a su lado, convierte a su osito de peluche en un incondicional, sin el que no podrá dormir, comer ni salir de casa.

Hay muchos peluches en el mercado hoy día, prácticamente están representados todos los animales existentes en la naturaleza, peluches de jirafas, peluches de hipopótamos, peluches de leones, peluches de elefantes y una larga lista que incluyen incluso animales marinos.

Pero si hay que destacar un peluche entre los demás, por lo que nos transmiten, lo que despiertan en nuestros hijos, en nuestras novias, en una futura mamá o a una amiga que está triste, es el osito de peluche.

Por eso no hay que dejar que ese sentimiento hacia los ositos de peluche se pierda, y hacer que esa imagen tierna que nos muestran, siga en nuestra mente, que sigamos regalando ositos de peluches y al hacerlo le digamos con ese gesto a la persona que lo recibe, que sentimos ternura y cariño por él o ella.

Qué sería la habitación de un niño sin peluches, y sobre todo sin un osito de peluche?

Qué habría sido nuestra infancia sin un amigo que nos acompañara a todos lados, que se ensuciara como nosotros, que se perdiera y al encontrarlo nos alegraramos como el que recupera el tesoro más valioso del mundo.

Muchos de nuestros niños andan distraídos con videojuegos interminables, pero al acostarse buscan a su compañero de oscuridad al que se abrazan con verdadero cariño, a su “osito de peluche preferido”.

Clasificación: 2.9 (23 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Rocio Guerrero es una asesora de imagen y escritora aficionada, que forma parte del equipo de queoriginal.es, y a la que le apasionan todos los temas relacionadas con la moda y sobre todo ideas innovadoras, pr&a

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.