Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
viernes 13 de diciembre del 2019
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Las habilidades te dan más prosperidad que un empleo.

veces visto 1072 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Las habilidades te dan más prosperidad  que un empleo.

Descubre como las habilidades pueden hacer prosperar tu vida aun sin que tengas una carrera profesional.

Que tal te deseo un gran día! hoy voy a iniciar este articulo preguntándote ¿que pasaría contigo si perdieras tu empleo o dejaras de estudiar la universidad?

Posiblemente la respuesta de muchos fue, “busco otro empleo”, pero que pasaría si el perder tu empleo o dejar de estudiar la universidad diera lugar a algo todavía mejor.

Te voy a contar la historia de un hombre que vivia en un pueblo y que trabajaba como portero de un prostíbulo de hecho, nunca había aprendido a leer ni a escribir, no tenía ninguna otra actividad ni oficio.

Un día, el viejo propietario murió, lo que dio lugar a la llegada de un joven con inquietudes, creativo y emprendedor, que decidió modernizar el negocio. Hizo cambios y citó al personal para darle nuevas instrucciones.

Al portero, le dijo: – A partir de hoy usted, además de estar en la puerta, va a preparar un reporte semanal donde registrará la cantidad de personas que entran y sus comentarios y recomendaciones sobre el servicio.

– Me encantaría satisfacerlo, señor –balbuceó– pero yo no sé leer ni escribir.

– ¡Ah! ¡Cuánto lo siento!

– Pero señor, usted no me puede despedir, yo trabajé en esto toda mi vida.

– Mire, yo comprendo, pero no puedo hacer nada por usted. Le vamos a dar una indemnización hasta que encuentre otra cosa. Lo siento, y que tenga suerte.

Sin más, se dio vuelta y se fue. El portero sintió que el mundo se derrumbaba.

¿Qué hacer?

Recordó que en el prostíbulo, cuando se rompía una silla o se arruinaba una mesa, él lograba hacer un arreglo sencillo y provisorio. Pensó que ésta podría ser una ocupación transitoria hasta conseguir un empleo. Pero sólo contaba con unos clavos oxidados y una tenaza derruida. Usaría parte del dinero de la indemnización para comprar una caja de herramientas completa.

Como en el pueblo no había una ferretería, debía viajar dos días en mula para ir al pueblo más cercano a realizar la compra. Y emprendió la marcha.

A su regreso, su vecino llamó a su puerta:

– Vengo a preguntarle si tiene un martillo para prestarme.

– Sí, lo acabo de comprar pero lo necesito para trabajar… como me quedé sin empleo…

– Bueno, pero yo se lo devolvería mañana bien temprano.

– Está bien.

A la mañana siguiente, como había prometido, el vecino tocó la puerta.

– Mire, yo todavía necesito el martillo. ¿Por qué no me lo vende?

– No, yo lo necesito para trabajar y además, la ferretería está a dos días de mula.

– Hagamos un trato –dijo el vecino. Yo le pagaré los días de ida y vuelta más el precio del martillo, total usted está sin trabajar. ¿Qué le parece?

Realmente, esto le daba trabajo por cuatro días… Aceptó. Volvió a montar su mula.

A su regreso, otro vecino lo esperaba en la puerta de su casa.

– Hola, vecino. ¿Usted le vendió un martillo a nuestro amigo… Yo necesito unas herramientas, estoy dispuesto a pagarle sus cuatro días de viaje, más una pequeña ganancia; no dispongo de tiempo para el viaje.

El ex-portero abrió su caja de herramientas y su vecino eligió una pinza, un destornillador, un martillo y un cincel. Le pagó y se fue.

Recordaba las palabras escuchadas: “No dispongo de cuatro días para compras”. Si esto era cierto, mucha gente podría necesitar que él viajara para traer herramientas. En el viaje siguiente arriesgó un poco más de dinero trayendo más herramientas que las que había vendido. De paso, podría ahorrar algún tiempo en viajes.

La voz empezó a correrse por el barrio y muchos quisieron evitarse el viaje. Una vez por semana, el ahora corredor de herramientas viajaba y compraba lo que necesitaban sus clientes.

Alquiló una bodega para almacenar las herramientas y algunas semanas después, con una vidriera, la bodega se transformó en la primera ferretería del pueblo.

Todos estaban contentos y compraban en su negocio. Ya no viajaba, los fabricantes le enviaban sus pedidos. Él era un buen cliente. Con el tiempo, las comunidades cercanas preferían comprar en su ferretería y ganar dos días de marcha.

Un día se le ocurrió que su amigo, el tornero, podría fabricarle las cabezas de los martillos. Y luego, ¿por qué no?, las tenazas… y las pinzas… y los cinceles. Y luego fueron los clavos y los tornillos… En diez años, aquel hombre se transformó, con su trabajo, en un millonario fabricante de herramientas.

Un día decidió donar una escuela a su pueblo. En ella, además de a leer y escribir, se enseñarían las artes y oficios más prácticos de la época.

En el acto de inauguración de la escuela, el alcalde le entregó las llaves de la ciudad, lo abrazó y le dijo:

– Es con gran orgullo y gratitud que le pedimos nos conceda el honor de poner su firma en la primera hoja del libro de actas de esta nueva escuela.

– El honor sería para mí –dijo el hombre–. Nada me gustaría más que firmar allí, pero yo no sé leer ni escribir; soy analfabeto.

– ¿Usted? –dijo el intendente, que no alcanzaba a creer–. Usted construyó un imperio industrial sin saber leer ni escribir? Estoy asombrado. Me pregunto, ¿qué hubiera sido de usted si hubiera sabido leer y escribir?

– Yo se lo puedo contestar –respondió el hombre con calma – Si yo hubiera sabido leer y escribir… sería el portero del prostíbulo!

Esta historia nos da algunas estrategias para estar preparados ante ciertas circunstancias de la vida y muestra la importancia de tener habilidades ya que no basta con solo tener un cierto grado de conocimientos técnicos o académicos pensar así solo limita el alcance que tenemos como humanos, es por eso que muchos están estancados y se preguntan por que no tienen mejores oportunidades.

En el caso de el hombre de esta historia, el desarrollo una habilidad emprendedora, y esta es una de las habilidades que esta haciendo prosperar a muchas personas que tal vez no tuvieron la oportunidad de estudiar una profesión o que dejaron su empleo, pero si tu no estas pasando por esta situacion entonces estas en el mejor momento para aprender nuevas habilidades y estar preparado.

Además estarás un paso adelante de las personas que solo se limitan a creer que con su empleo o profesion es suficiente.

Debes saber que las habilidades suman valor a tu vida.

Pero ¿como se define la palabra habilidad?

De manera sencilla es la capacidad y disposición para hacer algo, en otras palabras si tienes la disposición tendrás la capacidad de tener cualquier habilidad, y si piensas que no tienes habilidades entonces adquierelas y como el hombre de esta historia adquirió la habilidad del emprendimiento y tuvo mejores beneficios.

En la industria del Network Marketing hay muchas personas que han tenido mucho éxito ganado miles de dólares y ¿sabes qué? sin ser profesionistas y tras haber perdido su empleo.

Te voy a recomendar 3 habilidades básicas con las que puedes comenzar.

1) Habilidad de crecimiento personal.

Toma parte de tu tiempo para leer, escuchar y ver vídeos que te den información acerca de como fortalecer tu autoestima y confianza, y que te den las herramientas para desarrollarte y tener una visión de todo lo que puedes alcanzar.

2) Disciplina personal.

Esta es la mas importante de todas, debes ser comprometido con todo lo que te propones en tiempo y forma, ademas de enfocarte en obtener resultados tangibles, si no eres disciplinado entonces no podrás lograr nada de lo que te propones.

3) Habilidades de emprendedor.

Aprende que piensa, como piensa y que practica un emprendedor que esta teniendo éxito, de esta manera podrás adoptar las habilidades de un emprendedor, algo es cierto, no es fácil, pero la recompensa es mayor que el costo y esfuerzo que hayas invertido.

Esto debes hacerlo parte de tu vida y te puedo garantizar que te sorprenderás de los resultados que obtendrás.

Muchos piensan que la moraleja de esta historia es que si estas viviendo adversidades es porque vienen cosas mejores, pero si no estas preparado entonces no pasara nada.

No esperes a perder tu empleo o dejar de estudiar la universidad debes estar preparado, adquiere las habilidades que te hagan sobresalir y obtener lo mejor de esta vida.

Se despide tu amigo José Manuel Domínguez te deseo muchos éxitos y nos vemos en el próximo articulo.

Clasificación: 2.4 (18 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Conferencista Internacional de Potencial Humano | Networker | Coach Marketing Multinivel

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.