Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
domingo 26 de mayo del 2019
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Feliz Navidad

veces visto 5846 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Dante me escribe el siguiente correo:

-“Mi querido hermano Andrés, gracias por tus inmerecidos elogios hacia mi trabajo y hacia mi persona. En efecto, ya tengo los trabajos que tan magistralmente realizaste. Alguien me dijo que podía yo abrir una cuenta en youtube desde una cabina pública, no sé hasta qué punto sea eso cierto, ya que sigo sin entender mucho de estas maquinitas y continúo siendo usuario de cabinas públicas. Voy a averiguar más.

Ya, ahora comprendo aún más tu posición que es tan honesta, que quieres ser consecuente con tu nueva militancia política, lo cual (no es un elogio) Admiro, porque todos, absolutamente todos los que incursionan en política, deberían ser como tú. No tendríamos entonces parlamentos tan vergonzantes como en los últimos tiempos, con ‘comepollos’, ‘mataperros’, ‘lavapies’, ‘planchacamisas’, ‘comeoros’, ‘robacables’ y etc, etc y más etecs.

Admiro también el optimismo del cual me comentaste anteriormente. Aquello de no ver con pesimismo a la especie humana, pues lo considerabas manejo diabólico. Creo sin embargo (y perdona mi pesimismo) que tendrás dolorosas decepciones (ojo: no lo deseo), porque mi querido amigo, en política “el que no corre vuela” y al que es demasiado honesto como tú, lo empiezan a bloquear y a mirar con desagrado. Irás a contracorriente, Andrés. ¡Ah!, pero en el hipotético caso de que logres imponer tu línea de conducta, tu honestidad y tus deseos de servir a tu país de verdad, ¡caray!, se habrá producido el milagro del siglo y, seguramente, el Perú será una nación totalmente distinta a la de ahora.

Y comentando lo de mis cds. bueno… te juro que en ningún momento se me cruzó por la cabeza lo de la ‘trampita’, porque como te comenté, son lugares que se manejan empresarialmente como cualquier otra librería y yo lo tomé así. Y, nadie te pregunta sobre tu posición religiosa ni política. Algunos años después, en la Conferencia Episcopal, conversando comenté que tenía otra producción, pero que solamente por el título (‘la casada infiel’), no me hubiese atrevido ni por asomo, a proponérselo a ninguna librería religiosa. Me dijeron, entonces, que no se recibían allí, libros de poesía o cosas parecidas y que si me había aceptado solamente por tratarse de Cesar Vallejo, nuestro poeta universal, que incluso figura en la currícula escolar y, “aquí viene profesorado de muchos colegios”, terminaron. Y, bueno, si lugares con credos diferentes me pidiesen mis modestas producciones, tampoco me opondría y las llevaría gustoso. Soy bautizado católico y soy creyente en Dios, aunque es cierto, tú conoces mi posición muy personal. Una vez te conté que en los Estados Unidos funcionaba una Iglesia de todas las religiones y que tenía miles de seguidores, porque, verbigracia, se recibían discípulos sin discriminar de que credo venían y que, al enterarme y leer dos de sus libros, pues… me sonreí porque recordé mi posición y me dije: “Caramba, entonces no era yo el único loco que pensaba así”. Bueno, puntos de vista muy personales que tampoco intento inculcar a nadie.

Algo que tal vez guarda (cierto parecido, nomás), con lo que predica el Padre Gustavo Gutiérrez (que entiendo sigue siendo sacerdote católico) y su Teología de la Liberación, que si bien no es una teoría marxista, ni duda que el Reino que Jesús pregonaba no era de este mundo, pide sin embargo que la Iglesia Católica, tenga una posición más consecuente con los más necesitados ‘de este mundo’ que todos poblamos y les brinde todo su piadoso respaldo. (Ojo: comento sólo lo poco que he leído sobre el Padre Gutiérrez y sus escritos)

Ah, me entendiste mal, no es que confunda lo religioso con lo católico que, en verdad, como también ‘ecuménico’, tiene la acepción de universal. Sucede que, repito, como corro a cien por hora para que no me boten rápido de la cabina, pues, a veces – humano -, puedo poner una cosa por otra o no explicarme bien. Por lo cual y para terminar (porque ahorita me sacan con un patadón en las cuatro letras) te ruego mil disculpas si al leerme, de pronto encuentres cosas incongruentes o… modestísimas opiniones muy, pero muy personales, propias de un mortal imperfecto como este humilde servidor y amigo.

Un abrazo y mucha suerte, éxitos en la chamba de fin de año, Felices Pascuas, Año Nuevo y todo junto, mi hermano, para ti y para Adriana. Afectuosamente:

Dante”-

Y yo le contesto lo siguiente:

Honradamente, me quedo sorprendido cuando me dices que escribes a la volada en las cabinas de Internet ¿Cómo sería si tuvieras tiempo para escribir con más paciencia? Aprecio y considero mucho tu forma de escribir. En lo particular yo, me tomo mi tiempo para escribir algo; como tengo la bendición de Dios, que me ha concedido tener Internet en mi domicilio, puedo tomarme mi tiempo. Analizar párrafo por párrafo y comentar sobre el mismo.

Y es verdad. Sí se puede abrir una cuenta de youtube en las cabinas de internet y, la misma la puedes abrir luego, de cualquier cabina. Pero, el problema sería cuando tengas que subir tus videos a tu cuenta de youtube, porque ese paso demora su tanto. Lo ideal sería que busques a un familiar de confianza, que en su casa tenga Internet y puedas subir tus videos; como que conversan un poco y esperan, tus videos se van subiendo. Para ingresar a tu cuenta de youtube tienes que tener tu contraseña, que puede ser la misma que utilizas para abrir tu correo electrónico. Eso es sencillo.

Con relación al siguiente párrafo, lo que te podría decir es lo siguiente: Yo parto de un principio muy sencillo; si decido servir a mi país, tengo que estar consciente que no recibiré un gran beneficio económico. Porque yo voy a servir a mi país y no me voy a servir de él. A ver: ¿Cuánto necesito (económicamente hablando – en mi caso por supuesto -) para vivir una vida, tranquila y con comodidades básicas? Y al ver el sueldo de un congresista, un alcalde, un regidor, un presidente regional, un ministro, no sé y, tal vez un Presidente; veo y observo, que me sobraría dinero todavía. No tengo necesidad de meterme en nada ilícito para ganar más dinero. Algunas personas piensan que entrar al Aparato Estatal, es entrar a una gran empresa comercial, en donde nos haremos ricos.      

Las necesidades económicas y urgencias monetarias, son las que nosotros mismos nos hemos formado a lo largo de nuestra conducta como seres humanos. Por ejemplo (ejemplo que no quisiera usar, porque puedo herir susceptibilidades de algunos lectores): Si un hombre tiene 4 parejas y en cada una tiene tres o dos hijos ¿Quién se buscó la obligación de mantener esas familias?... oh la clásica idea descabellada: “más tengo, más quiero”… o la otra: “no seas sonso, si otros lo hacen, hazlo tu también” No pues… Tengamos siempre presente los términos: mesura, sobriedad, moderación, ponderación, etc.  

No creo llegar a tener rechazo de miembros del partido, porque presiento y creo, por lo poco que he podido escuchar de alguno de sus miembros, que la cosa se maneja con principios de honestidad. Como te comenté en otro escrito: primera vez en mi vida que escucho a personas vinculadas a un partido político, hablar y citar documentos de la Iglesia Católica. Entonces, creo que estoy en mi salsa.

Por otro lado, los sacramentos de la Iglesia Católica son siete y son tres los que imprimen un sello con carácter de ‘para siempre’, nadie te los puede quitar y, son: el bautismo, la confirmación y el orden sacerdotal. Tú has sido bautizado y nadie te puede quitar ese sello que lo llevaras por el resto de tu vida, pero déjame decirte (con las disculpas del caso): no eres católico. Porque para serlo tienes que comulgar con la Iglesia Católica. Es como decir: “yo me he recibido de oficial de la policía, pero no quiero hacerle caso a ninguno de mis superiores, porque todos son unos corruptos y, yo hago mi vida de policía, pero a mi manera”. Toda institución, por más insignificante que sea; tiene sus estatutos, normas o reglamentos, que todo aquel que quiera pertenecer a ella, tiene que respetarlos y cumplirlas. Así son las cosas ¿o no? Y la Iglesia Católica, no escapa de este hecho.

Sabes… sobre la Iglesia que me cuentas de los Estados Unidos, me hace recordar mucho a la Iglesia Católica. Porque – no sé si te habrás dado cuenta – las puertas de un templo católico, están abiertas para todo el que quiera entrar. Cualquiera puede entrar: pobres, ricos, dementes, inválidos, sanos, etc. hasta perritos entran en algunos casos. Y todos sin excepción, se llevan la bendición de Dios al salir. Pero Dios usa instrumentos para comunicarse con nosotros.

Te quiero hacer una pregunta: ¿Tú como te enteraste de la existencia de Dios?... se honesto en tu respuesta. ¿Te habló una noche a solas en tu cuarto y te dijo: Yo Soy Dios?... tiene que habértelo dicho una persona de carne y hueso. Esa persona fue el instrumento que Dios utilizó para hacerte saber De Su Presencia, que luego penetraría en tu corazón.

En los templos católicos y en especial en la misa, el sacerdote predica la palabra de Dios y, como todos pueden entrar al templo sin discriminación de ningún tipo, es potestad de cada uno de nosotros, si la recibimos, o no. Pero igual al salir del templo, nos llevamos la bendición de Dios. Porque Dios igual nos quiere, lo aceptemos o no. El no nos pide nada a cambio de su bendición.

Las personas que atacan a la Iglesia Católica, se llenan la boca diciendo que la Iglesia no hace nada por los pobres necesitados de este mundo; y eso es totalmente falso. La Iglesia sí lo hace, pero de una manera silenciosa. No son propagandas con márquetin incluido, para la venta de un producto “¡Vengan a la Iglesia Católica que si ayuda a los más necesitados, vengan, vengan!”

Para muestra un botón: En la parroquia ‘Cristo Rey’ de la urbanización Santa Beatriz del Cercado de Lima, todos los domingos en la mañana, bajo la dirección de su párroco, se realizan los desayunos parroquiales para todos los menesterosos de la zona. Cuando tuve la suerte de participar colaborando en la distribución de dichos desayunos, pude experimentar el nudo en mi garganta, cuando uno de ellos me dijo “gracias papito lindo”… es algo que hay que vivirlo para contarlo: El rostro de Dios en los ojos de aquel menesteroso. Era imposible contener una lágrima en mis ojos.

Dante, deseo que pases una feliz Navidad en reunión de todos tus seres queridos y que el año que viene sea uno de los mejores de tu vida. Saludos también de Adriana.

Clasificación: 2.1 (25 votos)

Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Andrés Arbulú Martínez

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.