Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
domingo 25 de agosto del 2019
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Muerte al acecho

veces visto 1459 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Trujillo ha crecido y hoy aparece como aleación histórica entre una ciudad colonial y una ciudad moderna, importantes eventos se desarrollan en esta urbe, congresos, se¬minarios, encuentros de gerentes, etc., que reúnen a cientos y miles de visi¬tantes, innumerables tours se organi¬zan para que los foráneos conozcan y admiren la grandeza Colonial de Truji¬llo. Los hoteles siempre quedan chicos para albergar tanta demanda. ¡Cómo no sentirse Orgullosos! ¡Có¬mo siendo trujillano, no van a sentirse orgullosos los trujillanos! Pero dejan¬do a un lado ciegos localismos, senti¬mientos superficiales hablemos del la¬do peligroso y mortal de la ciudad, ha¬blemos de lo que nuestra ciudad ofre¬ce a propios y extraños desde el pun¬to de vista de las emergencias médico-quirúrgicas. ¿Cuántas balas silban en el aire diariamente?, ¿cuántos autos se chocan?, cuantos asaltos ocurren?, ¿cuántas bombas explotan?, ¿cuántas cocinas revientan y se prenden en el cuerpo de nuestras madres e hijos? y en fin tantas emergencias que a diario ocurren en Trujillo. Las respuestas son muchas, y en¬tonces nos preguntamos ¿Esta hermo¬sa ciudad de la "eterna primavera" ¿qué ofrece? Existen dos hospitales del Ministe¬rio de Salud (Regional y Belén), un Hospital del IPSS y dos clínicas (Peruano-Americana y Sánchez Ferrer). En estos sitios deben resolverse todas las emergencias de vida o muerte que ocurren las 24 horas del día en la ciudad; una emergencia-tanto médico o deriva¬da de algún accidente es una eventua¬lidad que le puede ocurrir a cualquier ciudadano propio o visitante, rico o po¬bre, obrero o profesional masculino o femenino, niño o adulto; sencillamente a cualquiera, ya que todos sin excep¬ción estamos expuestos a estas posi-bilidades. Es entonces que corremos llorosos y preocupados con nuestros familiares a la emergencia de cualquie¬ra de estos centros hospitalarios y es ahí donde comienza la "danza maca¬bra" de la muerte: ambientes peque¬ños, .camillas viejas que ya ni rodar pue¬den, camillas sin sábanas, muchas ve¬ces sucias pero qué importa, con tal que atiendan a nuestros familiares y aquí sigue el trajín. Corriendo salimos con una receta al botiquín de emergen¬cia y nos hallamos con una cola que avanza lentamente, luego nos dan una factura para ir a pagar a caja otra larga cola y de nuevo a farmacia para recibir la medicina y luego ¡Oh, que sorpresa! hay que alquilar un taxi para recorrer otras farmacias pues en el hospital nos han vendido apenas la fenalgina y un suerito ¡No hay más!. Después de 2 horas sin dinero pero con el resto de las medicinas regresamos y el paciente si¬gue tendido sobre esa fría y vieja ca¬milla; y se escucha el eterno diálogo de nunca acabar ¡gasa! ¡No hay!, ¡por fa¬vor guantes! ¡Todavía no salen! ¡agua¬ya se terminó!, ¡un equipo de paracen¬tesis o culdocentesi "espere un ratito" (15'). Es decir la muerte danza y' danza al acecho.

Clasificación: 2.1 (21 votos)

Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Miguel Palacios Celi

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.