Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
lunes 06 de abril del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

La mujer y el arte

veces visto 8208 Veces vista   comentario 0 Comentarios

La mujer y el arte

En este artículo no hablaré  del papel en la historia de la mujer como artista creadora, sino solamente ilustrar la importancia que tiene para mi la mujer como motivo pictórico y de inspiración para el artista. Como algunos de vosotros sabéis la figura y el retrato femenino es una temática muy frecuente en mi pintura y no cabe duda de que estos motivos, junto a la figura humana en general, han sido desde que comenzaron  las primeras manifestaciones artísticas un elemento clave para su desarrollo, especialmente la figura femenina y el desnudo.

En mi caso puedo afirmar que la sensualidad, la belleza y el colorido de los vestidos y ornamentaciones que posee la mujer me permiten expresarme con toda la fuerza y la emoción que cualquier artista pueda desear.  Estos rostros y figuras femeninas están extraídos en ocasiones de modelos reales, esbozos (os muestro también algunos) o incluso fotografías, pero muchos también son producto de la imaginación. Para mi no son retratos en el sentido convencional, ya que no es el parecido físico lo que más me interesa, sino que son más bien superficies coloreadas rítmicamente cuya misión es transmitir mediante tonalidades, formas y contornos el carácter humano y la personalidad de la retratada. Los fuertes colores que utilizo tienen la función de mostrar más expresivamente lo que quiero transmitir en la obra. Mi deseo es crear un espacio pictórico bello y estéticamente armónico usando como medio la sensualidad femenina. Matisse resume muy claramente en una frase su pretensión sobre esta vertiente de su obra :”Yo no pinto retratos, pinto cuadros”. En mi caso también el modelo me sirve de trampolín, de punto de partida para apartarme de él dejando volar la imaginación y en cierta manera, al igual que Matisse, para "abandonarlo". Este es en definitiva el proceso que sigo en la realización de mis retratos y de toda mi obra en general. Como veis nada conceptual, puramente metódico y al mismo tiempo intuitivo, dejando que la emoción y la razón estén en su justo equilibrio, algo aparentemente sencillo pero en muchas ocasiones muy difícil de conseguir.

Clasificación: 2.0 (24 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Ceballos

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.