Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
jueves 09 de abril del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Sobre la Prostitución Femenina

veces visto 3970 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Cuando oímos hablar sobre la Prostitución Femenina, es posible que a la mayoría de nosotras nos vengan a la cabeza la imagen de mujeres con ropas ajustadas y ofreciendo sus servicios a cambio de dinero sólo que con Prostitución Femenina no me refiero solo a aquellas mujeres que se dedican a la prostitución para ganarse la vida sino que me refiero a una prostitución mucho más grande, disimulada y silenciosa

En ocasiones tengo mujeres en consulta y veo que son casos claros de prostitución solo que no todas las mujeres están preparadas para escuchar que se están prostituyendo en sus relaciones y por eso es algo de lo que se ha de dar cuenta cada mujer a través de su propio proceso de autoconocimiento, y de un viaje interior hacia el centro de sí misma.

A través de este Artículo, te voy a dar alguna pista para que sepas identificar si tú o alguna otra mujer que conozcas, también se está prostituyendo.

Desde el punto de vista de la prostitución del que hablo existen dos tipos de prostituciones. La prostitución consciente y la prostitución inconsciente. La prostitución consciente es aquella en la que la mujer es consciente de que se está prostituyendo para así obtener algo concreto a cambio y ya le está bien la situación en la que está lo cual es perfecto.

La prostitución inconsciente, en cambio es aquella prostitución que se ejerce sin ser consciente de que se está ejerciendo ya que para nosotras es lo ‘normal’ y es la manera de comportarnos que hemos aprendido para poder sobrevivir.

Para entenderlo mejor, te expondré el caso de una mujer que tengo en consulta y a la que tuve que decirle claramente que se estaba prostituyendo ya que, en su caso, decírselo de manera clara y directa era la única manera que encontré para ayudarla a conectar con su poder y la fortaleza suficiente para volver a crear la vida que realmente merece tener.

Actualmente ella es ama de casa y se dedica a cuidar la casa y a sus tres hijos. Su marido es el que trabaja está todo el día fuera y espera que al volver a casa se le reciba con los brazos abiertos, con cariño, mimos, y la atención que merece el descanso del guerreo.

Mi pregunta hacia ella fue muy clara: Si tuvieses dinero suficiente para vivir de manera independiente seguirías con él. A lo que ella respondió instantáneamente que si tuviese el dinero que tiene su marido, se hubiese separado de él hace ya mucho tiempo… En este caso, la respuesta está clara. Su respuesta era No y este es un claro ejemplo de prostitución inconsciente dentro de una relación ya que ya no se quieren, ella si pudiese se separaría pero sigue allí porque es lo fácil y cada vez que necesita dinero, se lo pide a su marido y se lo da. Que buen marido! Pero dónde está ahí la libertad?

Ahora estoy trabajando con ella en ayudarla a elevar su autoestima y la confianza en sí misma, en que vea que es capaz de empezar de nuevo si realmente se quiere separar, que vea que es mejor vivir más humildemente a tener que prostituirse, a que sepa que es posible crear una nueva profesión que la ayude a desarrollar todo su potencial si es lo que realmente desea. Y más cuando después de hablar con ella ha descubierto su vocación oculta!

A continuación, te doy más pistas para que puedas identificar si tú también eres o has sido una prostituta en algún momento de tu vida. Somos prostitutas cada vez que:

  • Aguantamos situaciones que en realidad nos desagradan
  • Dejamos de ser coherentes con nosotras mismas
  • Decimos Sí cuando queremos decir No y No cuando queremos decir Sí
  • Tenemos relaciones sexuales para que la pareja esté contenta y deseando que

acabe lo antes posible para que nos deje tranquilas

  • Mostramos una imagen falsa de nosotras mismas
  • Dejamos de ser nosotras mismas a cambio de la aprobación y la aceptación de los demás

La manera para dejar de prostituirnos consiste en ser sincera y coherente con una misma. Vivir conscientemente y ser fiel a lo que piensas y sientes en cada momento de tu preciosa vida.

Ten la confianza plena de que cada día es una gran oportunidad para volver a empezar de nuevo si así lo deseas

Clasificación: 1.7 (11 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Luis F. Gómez - Rebirthing  http://circulodamor.blogspot.com.es/

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.