Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
domingo 08 de diciembre del 2019
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Cómo Catar un Jamón Serrano

veces visto 8326 Veces vista   comentario 2 Comentarios

 

La cata es un procedimiento primordial que se lleva a cabo para comprobar la calidad de un jamón serrano antes de su compra. Para ello, es necesario tener en cuenta el aspecto visual del producto, la textura, el sabor y los aromas que se desprenden en su degustación.

El aspecto visual

Para valorar un jamón serrano, debemos fijarnos en el aspecto exterior de la pieza. Por un lado, la pata tiene que tener una forma redondeada sin marcas ni surcos, ya que, de lo contrario, estaríamos delante de un jamón excesivamente curado. Por otro lado, la grasa exterior debe tener un color amarillento y un espesor mínimo de centímetro y medio, cubriendo desde el lateral hasta la punta de la pieza.

En cuanto a las lonchas, estas deben tener un aspecto brillante y un color entre rojo intenso y rosa pálido. La grasa de éstas debe ser de un color amarillento y su veteado, es decir, la grasa intramuscular, de color blanco. El veteado indica la edad del animal, pues a mayor presencia, más veteranía del ejemplar.

La textura

Las lonchas de un buen jamón serrano deben ser suaves y resbaladizas, a causa de la grasa que este contiene. Además, no deberían presentar una excesiva dureza, pero sí la justa para acrecentar el tiempo de masticación y permitir así la liberación de todos sus sabores y aromas. El grado de dureza depende de la fibra de la loncha y de su punto de sequedad.

El sabor

Al catar un jamón serrano deberíamos apreciar el equilibrio perfecto de tres tipos de sabores: dulce, salado y amargo. Ninguno de estos debe destacar, pues el contenido de sal debe ser el justo para la conservación del alimento. Una mayor presencia del sabor dulce o del amargo nos indicaría que la fase de curación o la temperatura a la que se ha realizado este proceso no han sido las correctas.

El aroma

Al oler un jamón serrano debemos percibir un aroma agradable, intenso y equilibrado. Los elementos que condicionan esta fase son la intensidad (a mayor maduración, aroma más agradable), la persistencia (es decir, la permanencia del aroma ingerido ya el alimento), el aroma curado y la rancidez, cuya presencia en exceso indica que el jamón está demasiado curado.

Clasificación: 2.5 (18 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Araceli C. http://www.carnicasaraceli.es/

Comentarios
testdemos 10 de Oct, 2012
+1

Me parece muy interesante el artículo que publicaste, felicitaciones!

Te cuento que en Argentina, especialmente en la ciudad de Córdoba, el jamón Serrano es uno de los manjares más reconocidos. Hay muchas tradiciones y maneras de prepararlo, pero todos coinciden en que es el manjar de los manjares que no puede faltar en una picada (junto con un buen queso especiado y un Salame de la clonia).

Haz tenido oportunidad de probarlos?

araceli 11 de Oct, 2012
0

Muchas gracias por tu aportación!

Tomo nota de ese Salame y ese queso de Argentina. Desde luego, sugiere una estupenda combinación junto con un buen jamón serrano...

Un saludo!

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.