Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
viernes 06 de diciembre del 2019
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Estamos viviendo en los ultimos dias?

veces visto 8140 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Estamos viviendo en los ultimos dias?

Personalmente ya se me ha quitado el hábito de ver diariamente y por largas horas la televisión, pero cuando dispongo un rato para dicha actividad (o inactividad), procuro ver algo que me sirva de una manera positiva, y para tal efecto casi siempre estoy buscando en mis canales preferidos: el NatGeo, los de Discovery Channel  o el History Channel y eh encontrado que dentro de su programación, que en su mayoría considero excelente,  existen variados temas que en general tratan cosas en común, como el origen de la humanidad, su necesidad en general en creer en un dios, y si existe este dios, o sin son varios dioses, o que si son extraterrestres, y del destino de la humanidad y el de la tierra, y respecto a esto último, se presenta mucha información sobre cataclismos mundiales: asteroides que vienen del espacio exterior!, supervolcanes!, el cambio climático!, los terremotos y los tsunamis!, pandemias!, guerras nucleares!, inversión de los polos magnéticos de la Tierra! Las profesías mayas y de otras cultura antiguas! etc, lo cierto es que la información presentada en estos canales televisivos es tratada desde el punto de vista científico meramente, basado en análisis de hechos comprobables y calculados por científicos y astrólogos, datos históricos y arqueológicos y hasta médicos, y por eso carecen del verdadero significado de las cosas desde el punto de vista divino, estoy de acuerdo que a lo mejor no es el propósito de estos programas entrar en conflicto de  ideologías o mostrarse simpatizantes de algún credo especifico,  pero en mi humilde opinión, es pura especulación de la imaginación humana,  que crean una gran confusión, incertidumbre y miedos en la mayoría de las masas que desconoce los verdaderos designios del único Dios verdadero, y que se encuentran en su palabra La Biblia y que si nos decimos, verdaderos cristianos, es en La Biblia en la que deberíamos poner fe. 

Y que dice al respecto La Palabra de Dios?

Su Palabra la Biblia habla de las cosas terribles que azotan al mundo hoy día, que servirían de señales del fin de este mundo, así como de las maravillosas promesas de Jehová Dios para el futuro de la Tierra y la humanidad, que deberían de dar consuelo y una esperanza mas alentadora para la humanidad.

La Biblia aclara: Mateo 24:36-39 “Respecto de aquel día y hora nadie sabe, ni los ángeles de los cielos, ni el Hijo, sino solo el Padre. Porque así como eran los días de Noé, así será la presencia del Hijo del hombre. Porque como en aquellos días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, los hombres casándose y las mujeres siendo dadas en matrimonio, hasta el día en que Noé entro en el arca, y no hicieron caso hasta que vino el diluvio y los barrio a todos, así será la presencia del hijo del hombre”.

Esto significa que nadie puede asegurar una fecha exacta para el fin de este mundo, ya que ni el mismo Jesús ni los ángeles que habitan en el cielo con él lo saben, solo Jehová Dios sabe el momento exacto en que intervendrá en la Tierra mediante su hijo Jesús y traerá juicio para toda la humanidad, y luego pone el ejemplo de los tiempos de Noé, donde no quiere decir que sea malo comer y beber con moderación y que los hombres y las mujeres se estuvieran casando, sino que toda la gente estaba absorta en sus propios intereses y no hicieron caso a la predicación que Noé y su familia (2 de Pedro 2:5) realizo durante más de 40 años, tiempo que le llevo terminar el arca, después del cual, Jehová cerró el arca y trajo destrucción sobre un mundo de gente impía, pero nótese!, se dio la oportunidad a la gente a que escuchara el mensaje de Noé!, para qué?  Por que el objetivo fue salvar a la gente justa que pusiera atención al mensaje  de Dios mediante Noé y volver a poblar el planeta con dicha gente (Génesis 8: 15-17; 9:1), nota? El planeta y la gente justa seguirían existiendo, hoy en día ya está sucediendo de igual manera y así como está la promesa de la venida del hijo del hombre, así está la promesa de un mundo mejor aquí en la Tierra, cosa de la que hablaremos más adelante.

La Biblia da señales

Mateo 24:3-13  “3 Estando él sentado en el monte de los Olivos, se acercaron a él los discípulos privadamente, y dijeron: “Dinos: ¿Cuándo serán estas cosas, y qué será la señal de tu presencia y de la conclusión del sistema de cosas?”. 4 Y en contestación, Jesús les dijo: “Cuidado que nadie los extravíe; 5 porque muchos vendrán sobre la base de mi nombre, diciendo: ‘Yo soy el Cristo’, y extraviarán a muchos. 6 Ustedes van a oír de guerras e informes de guerras; vean que no se aterroricen. Porque estas cosas tienen que suceder, mas todavía no es el fin. 7 ”Porque se levantará nación contra nación y reino contra reino, y habrá escaseces de alimento y terremotos en un lugar tras otro. 8 Todas estas cosas son principio de dolores de angustia. 9 ”Entonces los entregarán a tribulación y los matarán, y serán objeto de odio de parte de todas las naciones por causa de mi nombre. 10 Entonces, también, a muchos se les hará tropezar, y se traicionarán unos a otros y se odiarán unos a otros. 11 Y muchos falsos profetas se levantarán y extraviarán a muchos; 12 y por el aumento del desafuero se enfriará el amor de la mayor parte. 13 Pero el que haya aguantado hasta el fin es el que será salvo. 14 Y estas buenas nuevas del reino se predicarán en toda la tierra habitada para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.”

Lucas 21:11 “y habrá grandes terremotos, y en un lugar tras otro pestes y escaseces de alimento; y habrá escenas espantosas, y del cielo grandes señales”.

2 de Timoteo 3:1-5: “Mas sabe esto, que en los últimos días se presentarán tiempos críticos, difíciles de manejar. 2 Porque los hombres serán amadores de sí mismos, amadores del dinero, presumidos, altivos, blasfemos, desobedientes a los padres, desagradecidos, desleales, 3 sin tener cariño natural, no dispuestos a ningún acuerdo, calumniadores, sin autodominio, feroces, sin amor del bien, 4 traicioneros, testarudos, hinchados [de orgullo], amadores de placeres más bien que amadores de Dios, 5 teniendo una forma de devoción piadosa, pero resultando falsos a su poder”.

Solo reflexione:

En los últimos cien años han muerto millones de personas a causa de las guerras. Un historiador británico escribió: “El siglo XX fue el más sangriento de la historia. [...] Fue un siglo en el que hubo guerras casi de continuo, pues solo en unos pocos y breves períodos no se produjeron conflictos armados en ningún lugar”. Un informe del Instituto Worldwatch indica: “En las guerras [del siglo XX] hubo el triple de muertos que en todas las guerras desde el siglo I después de Cristo hasta 1899”. Más de cien millones de seres humanos han fallecido por esta razón desde 1914. Así pues, las guerras han dejado a una enorme cantidad de personas sin sus seres queridos y los ejemplos más actuales son La guerra civil Afgana, La guerra contra el narcotráfico en México, La guerra en el noreste de Pakistán, la guerra en Somalia, la guerra en Siria, la insurgencia en Irak, la rebelión en Yemen, conflictos en Sudan, entre otros, que han causado la muerte de al menos 1000 muertes violentas por año, una clasificación utilizada por el Uppsala Conflict Data Program  y reconocido por las Naciones Unidas.

Los investigadores dicen que en los últimos treinta años ha aumentado mucho la producción de alimentos. Sin embargo, sigue habiendo escasez porque mucha gente no tiene terreno donde cultivar los alimentos ni dinero para comprarlos. En los países en desarrollo, más de mil millones de personas sobreviven con muy poco: un dólar al día, o incluso menos. Y la mayoría de ellas sufren de hambre crónica. La Organización Mundial de la Salud señala que la desnutrición es uno de los principales factores que contribuyen a que mueran más de cinco millones de niños al año.

Según el Servicio Geológico de Estados Unidos, tan solo desde 1990 ha habido un promedio anual de diecisiete terremotos lo bastante intensos como para dañar edificios y agrietar la tierra. Y casi todos los años ha habido también terremotos que han causado la destrucción total de edificios. Otra fuente de información indica: “En los últimos cien años han muerto cientos de miles de personas debido a los terremotos, y los adelantos tecnológicos solo han logrado reducir un poco esa cantidad”. Ni más ni menos en este mismo año se han sucitado terremotos de más de 6 grados en Argentina, Indonesia, Filipinas, México, Costa Rica, Canadá, Japón, Chile, El Salvador, Nicaragua, Perú, Rusia, Nueva Guinea, Nueva Zelanda, Noruega, Birmania, Vanuatu, entre otros.

A pesar de los avances de la medicina, la humanidad está plagada de enfermedades, tanto antiguas como nuevas. La OMS y los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EU. descubrieron más de 100 enfermedades infecciosas que afectan al humano y al resto de los animales, que recientemente han aumentado o que muestran una tendencia a aumentar bien sea el rango geográfico de presencia y/o la actividad epidémica y/o la gravedad. En los últimos 25 años, por ejemplo, han aparecido más de 30 nuevos microorganismos, algunos de ellos causantes de enfermedades mortales, entre tanto muchas enfermedades comunes han reaparecido y se han propagado con rapidéz después de períodos en que ya no se consideraban problemas de salud pública (Suárez Larreinaga & Berdasquera, 2000). En las últimas décadas se han hecho más comunes veinte enfermedades que ya se conocían —como la tuberculosis, el paludismo (o malaria) y el cólera—, y otras se han vuelto cada vez más difíciles de curar con medicamentos. Además, han aparecido por lo menos treinta enfermedades nuevas. Algunas de ellas son mortales y hasta ahora no tienen cura, ejemplos de algunas son la fiebre amarilla, el dengue hemorrágico, el carbunco y el Síndrome Agudo Respiratorio Severo(SARS), hantavirus y el virus del Nilo Occidental, el dengue, la gripe aviaria,  el  Síndrome urémico hemolítico, Mal de Chagas, VIH/SIDA, Leptospirosis, etc.

La Biblia no solo predijo que los últimos días estarían marcados por ciertos sucesos mundiales, sino también por un cambio en la sociedad humana. El apóstol Pablo describió cómo sería la gente en general en 2 Timoteo 3:1-5, (transcrito más arriba) ¿Se ha vuelto así la gente de su comunidad? Seguramente y un ejemplo reciente es la matanza en la escuela Sandy Hook, Newtown, Connecticut, EU. Por todas partes hay personas que se comportan de ese modo. Esto muestra que Dios actuará pronto, pues la Biblia dice: “Cuando los inicuos [o malos] brotan como la vegetación, y todos los practicantes de lo que es perjudicial florecen, es para que sean aniquilados para siempre” (Salmo 92:7).

Entonces, vivimos en los últimos días?

La respuesta es sí, hemos entrado en los tiempos del fin y ya faltan pocas profecías bíblicas por cumplirse, pero es el futuro cercano tan incierto y desalentador como se hace ver en películas y programas de televisión? No, la Biblia nos pinta un cuadro más optimista, aunque se avecina un gran cambio, nos garantiza la supervivencia de todos los que hagan la voluntad de Dios y no predice que la Tierra se tostara como un carbón o que quedara fría como un tempano de hielo sin poder ser habitable teniendo que buscar otro hogar para la humanidad en otro planeta u otro sitio en el universo.

Cuáles son las promesas Bíblicas de un futuro mejor?

La Biblia nos asegura que “hay nuevos cielos y una nueva tierra que esperamos según la promesa de Dios, y en estos la justicia habrá de morar” (2 Pedro 3:13; Isaías 65:17). Cuando la Biblia habla de la “tierra”, a veces se refiere a sus habitantes (Génesis 11:1). Por lo tanto, la justa “nueva tierra” es una sociedad formada por personas que reciben la aprobación divina.

Jesús prometió que, cuando llegue el nuevo mundo, Dios dará un magnífico regalo a las personas que aprueba: la “vida eterna” (Marcos 10:30). Tenga la bondad de buscar en su Biblia Juan 3:16 y 17:3, y leer lo que dijo Jesús que debemos hacer para conseguir la vida eterna. Ahora veamos en la Biblia las bendiciones que tendrán en el Paraíso terrestre quienes reciban ese maravilloso regalo divino.

La maldad, la guerra, el delito y la violencia ya no existirán. “El inicuo o malvado ya no será .... Pero los mansos mismos poseerán la tierra.” (Salmo 37:10, 11.) Habrá paz, pues Dios hará “cesar las guerras hasta la extremidad de la tierra” (Salmo 46:9; Isaías 2:4). Cuando llegue ese momento, “el justo brotará” y habrá “abundancia de paz hasta que la luna ya no sea”, es decir, para siempre (Salmo 72:7).

Los siervos de Jehová vivirán seguros. En tiempos bíblicos, cuando la nación de Israel obedecía a Dios, disfrutaba de seguridad (Levítico 25:18, 19). ¡Qué maravilla será disfrutar de una seguridad similar en el Paraíso! (Isaías 32:18; Miqueas 4:4.)

Ya no escasearán los alimentos. “Llegará a haber abundancia de grano en la tierra; en la cima de las montañas habrá sobreabundancia”, cantó el salmista (Salmo 72:16). Jehová Dios bendecirá a quienes son fieles a él, y “la tierra misma ciertamente dará su producto” (Salmo 67:6).

Toda la Tierra se transformará en un paraíso. Hermosos hogares y jardines ocuparán los terrenos que la maldad del hombre ha echado a perder (Isaías 65:21-24; Revelación 11:18). Con el transcurso del tiempo, se irán transformando más y más zonas de la Tierra, y el planeta entero será tan bello y productivo como el jardín de Edén. Por toda la eternidad, Dios estará “abriendo [su] mano y satisfaciendo el deseo de toda cosa viviente” (Salmo 145:16).

Habrá paz entre el hombre y los animales. Los animales salvajes y domésticos comerán juntos. Ni siquiera un niño pequeño tendrá nada que temer de animales que ahora son peligrosos (Isaías 11:6-9; 65:25).

Desaparecerán las enfermedades. Como Rey del Reino celestial de Dios, Jesús efectuará curaciones a una escala mucho más grandiosa que cuando estuvo en la Tierra (Mateo 9:35; Marcos 1:40-42; Juan 5:5-9). “Ningún residente dirá: ‘Estoy enfermo’.” (Isaías 33:24; 35:5, 6.)

Los seres queridos que han muerto volverán a la vida y tendrán la oportunidad de no morir nunca. Resucitarán todos los que duermen en la muerte y están en la memoria de Dios. Efectivamente, “va a haber resurrección así de justos como de injustos” (Hechos 24:15; Juan 5:28, 29).

Dios “limpiará toda lágrima de sus ojos, y la muerte no será más, ni existirá ya más lamento ni clamor ni dolor. Las cosas anteriores han pasado”. (Revelación o Apocalipsis 21:4).

Un futuro brillante aguarda a los que deseen ampliar sus conocimientos sobre nuestro Gran Creador, Jehová, y decidan servirle. Es vital que aprendamos más acerca de Jesucristo, pues todas estas bendiciones se harán realidad mediante él.

Lo que la BIblia enseña

▪ Dios cumplirá su propósito de convertir la Tierra en un paraíso (Isaías 45:18; 55:11).

▪ Satanás es quien gobierna el mundo en la actualidad (Juan 12:31; 1 Juan 5:19).

▪ Cuando llegue el nuevo mundo, Dios colmará a la humanidad de bendiciones (Salmo 37:10, 11, 29).

Como el fin del sistema de Satanás está cerca, cada uno de nosotros tiene que preguntarse: “¿Qué debería estar haciendo yo?”. Lo más sabio es seguir aprendiendo acerca de Jehová y de lo que él espera de nosotros (Juan 17:3). Estudie la Biblia con interés y esmero. Adquiera el abundante conocimiento que él nos ofrece a todos, y haga los cambios necesarios para agradarle (Santiago 4:8).

Jesús advirtió: “Presten atención a sí mismos para que sus corazones nunca lleguen a estar cargados debido a comer con exceso y beber con exceso, y por las inquietudes de la vida, y de repente esté aquel día sobre ustedes instantáneamente como un lazo. Porque vendrá sobre todos los que moran sobre la haz de toda la tierra. Manténganse despiertos, pues, en todo tiempo haciendo ruego para que logren escapar de todas estas cosas que están destinadas a suceder, y estar en pie [es decir, aprobados] delante del Hijo del hombre” (Lucas 21:34-36). Debemos tomar en serio las palabras de Jesús. ¿Por qué? Porque las personas que tengan la aprobación de Jehová Dios y del “Hijo del hombre”, Jesucristo, podrán sobrevivir al fin del mundo de Satanás. Y además, podrán vivir para siempre en el maravilloso nuevo mundo que tan cerca está (Juan 3:16; 2 Pedro 3:13).

Clasificación: 2.2 (17 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor
No hay información sobre este autor.
¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.