Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
martes 01 de diciembre del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Pero, ¿estamos locas o qué?

veces visto 5537 Veces vista   comentario 0 Comentarios

 

Pero, ¿Estamos locas o qué?

Hola mi nombre es Rosa Alonso y les voy a contar una historia completamente real, e invitarles a reflexionar hasta que punto afecta la moda en la vida de las personas.

Un viernes por la tarde, mientras esperaba a una amiga en una boca de metro, observé como salían un grupo de chicas jóvenes que hablaban y reían. Iban muy guapas con vestidos de colores muy vivos y ajustados, saldrán de fiesta, pensé y no le di más importancia. Pero me llamó la atención una chica que salía varios pasos por detrás de ellas y que era del  grupo.

No sonreía, ¿qué la pasará?, Pensé para mí. Posiblemente esté enfadada con el grupo y por eso va por detrás de ellas, seguía yo haciendo elucubraciones al respecto. Las demás chicas subían las escaleras charlando y riendo, pero ella estaba muy seria y parecía que no estaba disfrutando nada. Caminaba raro y subía con mucha dificultad las escaleras Caminaba raro y subía con mucha dificultad las escaleras. Esto despertó mi curiosidad y la observe con más atención, subía las escaleras agarrándose a la barandilla fuertemente y haciendo gran esfuerzo. Cuando terminó todo el recorrido  se paró y se sujetó de una barra,  fue cuando descubrí el motivo de su agria expresión facial. Al mirar hacia sus pies pude ver que llevaba  unos de esos zapatos tan de moda ahora, con una plataforma enorme y un tacón vertiginosamente fino. ¡¡¡Madre mía y piensa estar con eso toda la noche!!!! , fue lo primero que se me paso por la cabeza. El susto vino cuando la vi como perdía el equilibrio y por un momento, me dio la impresión que se decidía a hacer puenting desde sus tacones, asió fuertemente la barra de las escaleras y la cosa no pasó a mayores, pero me di cuenta de una cosa, casi se lesiona por ir a la “moda”.

Sus amigas caminaban delante y todas llevaban el mismo modelo de zapatos, pero ellas parecían tenerlo más dominado y caminaban con más soltura. La chica cogió aire y se lanzó nuevamente en su carrera tras ellas, alejándose hasta que su silueta se difuminó calle arriba.

Todo esto hizo que me preguntara una cosa, ¿¿¿Estamos locas o qué??? . La finalidad de unos zapatos es caminar, ¿No? , proteger del frio, de la abrasión del asfalto o de la humedad de la lluvia. También le podemos buscar un fin terapéutico, pero unos zapatos nunca deben desvirtuar para que están diseñados en esencia, para caminar. Pues eso es lo que está ocurriendo con esta moda de zapatos, con plataformas imposibles, que producen en las personas desde tendinitis a esguinces de tobillo, pasando por fascitis plantares.

Hace poco escuche la noticia que Sarah Jessica Parker protagonista de “Sexo en NY” y adicta a los zapatos de tacón alto  y de firma, se había producido una deformación en los pies por su adicción a estos zapatos. Sus médicos la han dicho que no podía llevar zapatos de tacón por una larga temporada para intentar corregir su lesión.

No satisfecha, al día siguiente, quise probar en mis propias carnes esos zapatos y me fui a una zapatería a probarme unos. La sensación cuando me subí a unos fucsia preciosos fue tremenda, no era capaz de dar un paso de forma coherente y tenía una sensación de inseguridad absoluta y eso que yo llevo años usando zapatos de tacón y camino perfectamente con ellos. ¡Te tienes que acostumbrar a ellos!, me dijo la dependienta. ¡Y tanto!, Pensé yo, pero antes tengo que lograr dar un paso sin parecer que llevo encima cuatro o cinco copas. Bueno horrible, no entiendo cómo se puede estar con eso en los pies y hacer vida normal.

Entonces pensé que las mujeres, en ocasiones, somos un poco tontas. Tantos años reclamando derechos e igualdad, tantos años rompiendo sujetadores y  quemando fajas, condenando comportamientos vejatorios en todas las culturas y parece que no hemos avanzado nada y nos gusta torturarnos.

En la época romántica,  llevábamos corsés, que nos impedían respirar y nos obligaban a permanecer casi tumbadas porque estaba de moda ese tipo de mujer enferma y dependiente del hombre.  

En Oriente, desde pequeñas, se vendan los pies de las niñas porque estéticamente a los hombres les gustan los pies muy pequeños. Tan pequeños, que prácticamente impiden el caminar y causan daños irreversibles en los huesos, lo que obliga a la mujer a no moverse y ser dependiente del hombre.

En África las mujeres de una tribu, desde pequeñas se insertan aros de metal para estirar su cuello. También se ponen aros en las piernas y tobillos que impiden su caminar correctamente, cuantos más aros lleves más gustas a los hombres de la tribu.

Y podríamos seguir reflexionado de las múltiples torturas a las que nos sometemos desde pequeñas por cuestiones estéticas y que impiden en muchas ocasiones el poder realizar una tarea o simplemente llevar una vida normal.

Como madre de una niña de siete años y que  ya desde hace uno se mira al espejo y me pide una serie de vestidos, blusas, faldas, chaquetas, en definitiva, moda infantil para niñas, ¿es posible mantenerla al margen del sufrimiento por la estética?, la respuesta es clara…, NO. No la puedo tener en una burbuja y aislarla del mundo, por lo tanto lo único que puedo hacer es enseñarla y educarla, estar a su lado, ayudarla en su caminar por la vida. Aconsejarla e intentar que se dé cuenta de lo que es lógico y de lo que no.

Todas hemos sufrido por cuestiones de la moda, pero hay modas y modas. Una moda que te impide caminar cómodamente o te puede causar grandes lesiones, no sé hasta qué punto es conveniente seguirla, por mucho que tus amigas  sean fervientes seguidoras de ella.

¿Estamos locas o qué?.

      ;        & nbsp;       &nb sp;         ;        & nbsp;       &nb sp;         ;        & nbsp;       &nb sp;         ;        & nbsp;      bambolara

Clasificación: 2.3 (10 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

bambolara

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.