Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
viernes 30 de octubre del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

¿Y Cómo Llegó el Café a Francia?

veces visto 12399 Veces vista   comentario 0 Comentarios

 

En los principios del siglo 17  el café era aún una bebida exótica y que igual que otras bebidas desconocidas para la época como el azúcar, el chocolate y el te, inicialmente era empleado como un elemento medicinal por las clases altas esencialmente. Luego los siguientes 15 años los Europeos fueron develando poco a poco las características y beneficios ya en lo social como en lo medicinal de la bebida procedente de Arabia.    El café se comenzó a comerciar en las ciudades italianas por los que se conocían como traders de limonada que también tenían chocolate y licor.    Las primeras barras de café que se establecieron en Venecia lo hicieron por ahí del año 1683, y de hecho a la que se tiene detectada como la primera, tenía el nombre de la misma bebida, es decir, café,  velozmente se convirtió en un sitio sinónimo de un establecimiento para compañía amistosa, entusiasta conversación y comida, que de hecho son bases sociales que cotidianamente se relacionan con la acción de tomar café.    Curiosam ente, a pesar de la subsecuente preferencia y parcialidad que habrían de desarrollar los franceses hacia la oscura bebida, en un inicio se dilataron en adoptarla, quedando por atrás de italianos e ingleses. El café habría de ser popularizado en Francia gracias a un funcionario Turco, que facilitaba a sus contrapartes francesas la novedosa bebida, pero en realidad les seguía pareciendo una simple novedad, tendría de pasar algo de tiempo hasta que fuera verdaderamente de consumos popular.    Los galenos franceses, al sentirse amenazados por las mencionadas características medicinales del café, arrancaron un contraataque para tratar de impedir su consumo y evitar la mayor propagación de barras de café para su consumo.    En un primer intento empezaron una propaganda que decía que se percibía con horror el hecho de que el consumo de café interfería en el gusto por el vino que era de hecho la bebida nacional. Posteriormente en un intento de ciencia falsa, un joven médico calumnió al café diciendo que dañaba fluido espinal y que daba convulsiones, parálisis y hasta impotencia. Obviamente estos argumentos eran definitivamente falsos y no tenían evidencias científicas.    A fortunadamente unos años después otro científico francés de nombre Phillippe Sylvestre, habría de escribir un libro defendiendo el café con mucha inteligencia.    Este libro habría de lograr una amplia difusión, lo cual, definitivamente iba a impulsar el consumo de café aunque no habrían de acabarse aquí los obstáculos a los que se habría de enfrentar.    Dado a este nuevo impulso que recibió, un inmigrante italiano inició su propia barra de café justamente enfrente de la Casa de la Comedia Francesa, un lugar clásico, lo que propició que los actores comenzaran a frecuentar, pero también personas como escritores, músicos, dramaturgos y demás, para comprar café y tener pláticas interesantes y literarias. Ya después el café habría de conquistar a famosos personajes como Voltaire y Rousseau. De esta forma el café empezaba a cobrar suma trascendencia con el apoyo de tan importantes personajes.    Ciertamen te como mencionamos en un inicio, el café causó que declinara un poco el consumos de alcohol mientras aumentaba el número de barras de cafe donde se sucedían horas de convivencia e interacción que terminarían por transformarse en el gestor de la revolución francesa.    Los franceses en realidad no consumían el café como inicialmente lo hacían los Turcos, que era tostando  e hirviendo el café, sino que lo hacían mediante el método de la infusión que era molerlo y luego filtrar agua atreves de el y luego sabrían lo que pasaba si endulzaban la bebida y le agregaban leche.    Había claramente entusiastas del original sabor amargo y fuerte del café pero definitivamente con estas nuevas versiones se lograba que el café tomara más fanáticos y más apoyo para las situaciones que habría de seguir peleando a lo largo de la historia. 

Clasificación: 2.6 (17 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Portte cafe, expertos y entusiastas del café. Conocedores de temas relacionados al café, recetas, servicios, historia, etc. Conoce nuestros servicios en http://porttecafe.com

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.