Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
jueves 03 de diciembre del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Las sanciones de EE.UU. contra BNP Paribas afectan los mercados globales

veces visto 5083 Veces vista   comentario 0 Comentarios

BNP Paribas, uno de los principales bancos de Europa c on sede en Francia, constituido tras la fusión de la Banque Nationale de Paris (BNP) y Paribas, ha recibido una sanción por parte del gobierno de los Estados Unidos. Este hecho de naturaleza político-financiera pone en riesgo el acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y EE.UU.

La sanción impuesta se debe a las relaciones comerciales que BNP Paribas ha tranzado con países que se encuentran bajo embargo estadounidense, a saber: Cuba, Irán y Sud án, entre otros. En el mes de mayo del año en curso los altos mandos ejecutivos de Francia y EE. UU. habían discutido públicamente el asunto. El presidente Hollande señaló en aquel momento las implicaciones desfavorables que acarrearía una sanción contra la banca francesa y calificó las intenciones del gobierno de Obama como medidas desproporcionadas.

Los meses de junio y julio, no obstante, han sido el escenario de la aplicación de una multa histórica que además de ser desproporcionada, de acuerdo con el ejecutivo francés, viola la soberanía del estado y menosprecia los estatutos del derecho internacional. Esta no es la primera sanción del año. En mayo EE.UU. multó al Banco de Crédito Suizo (Suisse Credit Bank), y ahora exhibe su siguiente hazaña contra Francia. La sanción consiste en una multa de 9 millardos de dólares y la suspensión temporal de la licencia bancaria para operar en territorio estadounidense.

 La acusación se remonta a las transacciones realizadas durante los años 2002 y 2009 entre BNP Paribas y los países embargados. Cuba, sin duda, ha sido víctima de uno de los bloqueos económicos más pertinaces por casi medio siglo. Las consecuencias no son exclusivamente bidireccionales, pues las sanciones de 1960 son de carácter extraterritorial y constituyen un obstáculo para el desarrollo de las relaciones comerciales y financieras entre Cuba y el resto del mundo.

El derecho internacional& nbsp;prohíbe aplicar la legislación nacional en el ámbito extraterritorial. Aun así, la usanza demuestra que la legislación sobre las sanciones económicas contra Cuba (y otros estados) procedentes de EE.UU. se aplica en todo el mundo y, por lo tanto, afecta a BNP Paribas.

A ciencia cierta, Francia no ha cometido ninguna irregularidad. BNP Paribas es un banco francés y no está bajo el domino legislativo de EE.UU. Las transacciones sometidas a escrutinio se realizaron en la jurisdicción financiera de las sucursales de BNP Paribas en Europa.

El sistema judicial estadounidense además de las medidas ya referidas ha abierto un juicio contra el banco francés y evalúa la posibilidad de prohibir de manera transitoria el acceso de BNP Paribas al dólar. Este proceso, que se lleva a cabo al margen de las provisiones internacionales y que parece contar con toda la legitimidad necesaria para continuar su curso, ha promovido una discusión de alcances planetarios acerca del rol que desempeña el euro en las transacciones comerciales internacionales.

El dólar es la divisa privilegiada para estos casos, sin embargo es posible suponer que las sanciones a BNP Paribas se habrían evitado si se hubiese utilizado el euro, cuya posición frente la hegemonía del dólar se potencia a la luz de estos acontecimientos.

Las negociaciones vigentes acerca del tratado de libre comercio entre EE.UU y la UE se tornan frágiles. Aunque no es posible presagiar con precisión cuál será el desenlace, bien podría entenderse que Francia exponga nuevas condiciones financieras y comerciales de injerencia política que, a las claras, no solo afectarían la multilateralidad regional de los acuerdos pertinentes. Las tendencias globalizantes de la economía mundial sugieren que todas las transacciones directas y subsidiarias recibirían los efectos.

La posición oficial de Francia, expresada a través del presidente Hollande, es paradójica: en lugar de defender sus intereses y la legalidad de sus transacciones François Hollande ha reconocido de modo implícito la ofensa y se ha limitado a denunciar la desmesura de las sanciones estadounidenses. 

Clasificación: 2.6 (21 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

¿Quieres ser un trader? Aqui puedes consultar una gama de materiales educativos que se ajustan a los diferentes niveles  en trading y tipos de aprendizaje, descubre los secretos del forex

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.