Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
jueves 19 de julio del 2018
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

La broma macabra del bucle construcción-destrucción de Gaza

veces visto 3490 Veces vista   comentario 0 Comentarios

La broma macabra del bucle construcción-destrucción de Gaza

En los próximos días se empezará a reunir la conferencia de donantes para la reconstrucción de Gaza. El ministro de Exteriores de Noruega, Borge Brende, así lo ha indicado después de visitar la zona y decir, literalmente, que ésta ha quedado “como si hubiese sido golpeada por un terremoto”. No ha sido así, todos sabemos que el ejército de Israel (una vez más) es quién ha sembrado esa destrucción. Pero, se tratará por parte de todos los Estados como si algún fenómeno natural y letal hubiera sacudido la Franja. Nadie reclamará a Israel, ni siquiera una mínima donación para reconstruir esas viviendas, hospitales, escuelas e infraestructuras que ha destruido (una vez más). Ni tampoco a Estados Unidos, su mentor. Ellos ya han cumplido con su papel en la tragicomedia. El dinero para la reconstrucción saldrá de esos Estados “donantes” que se reúnan con tal fin; es decir, de los presupuestos públicos de esos Estados. Una vez más, se transferirá de lo público -del dinero aportado por los contribuyentes de los Estados que no han disparado una sola bala-, hacia los bolsillos privados de los llamados contratistas: esa legión que merodea para hacer negocio sobre las cenizas. Y ahora sí veremos, previo generoso pago, empresarios de todos los Estados, incluso israelíes y estadounidenses, levantar ladrillos entre los escombros.

Algunas veces, destacados líderes religiosos piden al mundo que rece, que encienda velas por la paz. Pero, por mucho que alguien a quien no le guste la Coca-Cola, ésta no dejará de fabricarse. Porque se vende, sin más. Como las armas, que se fabrican porque se usan y, es más, nadie realiza la tarea de fabricar armas, si no es porque tiene su mercado, porque las va a vender. Esa lógica del mercado no la frenan ni las plegarias ni la llama de las velas. Las armas fabricadas tienen ya su destino, esos pequeños infiernos predeterminados en el globo, con sus gentes a las que se les ha asignado el papel de víctimas colaterales. Como los judíos del criminal Hitler; como los japoneses de Hiroshima y Nagasaki del criminal Truman.

Eso es así, tanto como que mientras se escriben estas líneas, algunos afinan los tambores de guerra, preparados para destruir y bombardear (una vez más) todo lo que se reconstruya en Gaza después de esa conferencia de donantes. 

Clasificación: 2.7 (18 votos)

Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Javier Arribas, escritor      Blog - La hoguera de Savonarola       jav.arribas@

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.