Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
domingo 25 de agosto del 2019
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Crónica de una ablación

veces visto 1346 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Día tras día soportaba con una heroicidad desconocida, todas las pruebas que me hacían

¡Es que uno no se conoce hasta que la Vida no lo pone a prueba!

El valor en la sangre…agonizaba Y el fervor en los pechos se extinguía

Los labios se juntaban lentamente; En una simbiosis de Sufrimiento y agonía

Goteaba el miedo, sin horas lenitivas; Haciendo de su Historia una elegía

Ese día estaba citado para la Ablación por Radio Frecuencia, estaba en ayuno, con Hambre y miedo, el día avanzaba lento, aún el Sol no se hundía en las aguas del Océano, apenas casi empezaba la tarde, parecía un esplendor pero fatigado y en Cielo se conjugaban geometrías de nubes, vientos y rayos solares como queriendo demostrar la existencia de Dios, que las legañas ideológicas de los hombres les impedía ver.

¿Qué Onda ?...preguntó Karin, ¡Bien Karinita… ¿está todo listo?- pregunté-, tratando de irradiar Valor y tranquilidad, ¡Si Papá…Vamos a Sala!- sentenció-…y nos fuimos

Era una sala de procedimientos menores, reglamentaria en sus medidas, sobrepasaba los 30 m2, recubierta de finas losetas, pulcramente aseadas. En medio había una camilla quirúrgica, al lado un moderno Ecografo Siemens, grande, completo,… ¡Hola!- saludé a todos los presentes- ¡Hola Miguel!- contestó Manuel, Te presento a la Dra. Sandra Castro, es Anestesióloga

¡Hola Doctorcita!-le dije muy a la peruana-Además me presentó a un Técnico y a otro señor encargado del Equipo de Radiofrecuencia

Fui al Vestidor, que me indicaron, me despojé de la ropa, me puse Bata de “Médica Sur” y sandalias

Orine por Favor… ¡Oriné!...Acuéstese en la camilla Por favor… ¡Me acosté!, La doctora Castro se acercó y sonriendo, amigablemente me explicó: le voy a poner un venoclisis y un Cloruro de Sodio, luego le voy a inyectar a la Vena Propofol y Ud. Se irá quedando dormido poco a poco, casi sin darse cuenta, Ud., ya sabe como es esto… ¿no?

¡Claro!, Si sabía…me iré durmiendo poco a poco, a pesar de mi voluntad , Luego llegó Manuel y me explicó…Mira Miguelito, una vez dormido voy a introducir una aguja que era la Coaxial 17 G que es la mejor aguja para estos casos y una vez que hemos alcanzado el Nódulo del segmento VII del Hígado ayudado por guía ultrasonográfica, voy a introducir la aguja Leveen de 3 cm para así abarcar toda la lesión daré algunos Impactos , luego supe que dio 3 impactos, de radiofrecuencia alcanzando el Noll-Of. Con tiempos de 6:50, 3:46 y 2:53 y Energía de 120, 84,8 E W respectivamente,

Estuvimos muy cerca de la arteria hepática, a unos 2 a 3 mm, me diría rato después, el Nódulo en el Hígado, el maldito Hepatocarcinoma de 3 cm. Estaba a 3 mm de la arteria hepática derecha, estaba a 3 mm de diseminar sus células gigantes, de grandes núcleos, cancerosas, llenas de veneno al torrente sanguíneo…

¿y, lo quemaste Manuelito?, ¿ lo destruiste?, ¿completamente?...¡Dime la Verdad!¡Por favor no me mientas!, Somos Médicos, somos amigos, ¡Dime la verdad ¿lo destrozaste?- gritaba enardecido-

Si Miguelito…¡Tranquilo!, hemos ganado unos meses, ahora hay que luchar por el Trasplante de Hígado, ¡Gracias Manuelito…Gracias en nombre de mis siete hijos!, ¡Ahora el Trasplante!...casi nada ¿no?, ¿dentro de cuantos meses como promedio?-pregunté-,

No me respondas –grité en vano-

hay tiempo Miguel… tal vez 3 o quizás 6…¡No Más!- sentencio Manuelito.…

Ahora descansa Nos vemos en un rato Estreché su Mano en agradecido

Tan luego Manuel, salió de la habitación… Me miré el abdomen, busqué y rebusqué por los hipocondrios y los flancos y ¡Uf! Que alivio…No había cicatrices recientes, fibrina, ni gasas, De haber lesionado la arteria hepática hubiesen abierto el abdomen-

Ya no Había nada… ¡El Nódulo estaba Quemado, destruido!...¡Que alegría que sentía!,…las dudas no me robaban esta alegría, el Hígado compartió mi gozo, no importa lo que pase mañana o pasado…¡El Nódulo Canceroso del Hígado había sido destruido gracias a la Radiofrecuencia!, yo sabía que nuevos Nódulos vendrían a vengarlo…¡No me importaba!, aquel que amenazaba con diseminarse había sido Calcinado….esa noche dormí feliz.

Clasificación: 2.6 (18 votos)

Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Miguel Palacios Celi

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.