Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
domingo 05 de abril del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

La química del amor, ¿por qué nos enamoramos?

veces visto 7207 Veces vista   comentario 2 Comentarios

Cuando nos enamoramos estamos más guapos, somos más felices y el mundo nos parece más bonito. Y es que ese gran sentimiento, el amor, es una de las sensaciones más maravillosas del mundo. ¿Quién no se ha enamorado alguna vez? Sus síntomas son inconfundibles: nudo en el estómago, felicidad, insomnio, falta de apetito, pulso acelerado ante la visión del amante… Pero, ¿tenemos tan claro por qué nos enamoramos? Se trata, simplemente, de una cuestión química.

Los que se aferraban a la idea de las flechas de Cupido y la visión romántica del amor, deben saber que éste no es otra cosa que bioquímica. ¡Una simple explosión de hormonas! El enamoramiento provoca que un entramado de reacciones químicas se activen y aparezcan los comportamientos propios del amor. De este modo es como miles de neuronas mandan descargas eléctricas al cerebro que desatan la expulsión de hormonas, las cuales mantienen a flote la pasión, la fidelidad o el enamoramiento.

Una de las primeras hormonas que segregamos cuando nos enamoramos es la feniltelitamina, (familia de las anfetaminas) que es responsable de la pasión, la euforia y la ceguera – cuando pensamos que esa otra persona es perfecta – propia del amor. La norepinefrina y la serotonina son las que hacen que nos acelerare el corazón ante el ser amado.

La dopamina es la hormona del placer y la recompensa. Ésta está presente al inicio de las relaciones y es la que provoca el impulso sexual. Se segrega a través del orgasmo y nos proporciona sensación de felicidad.

Pero al cabo de los meses el cuerpo deja de segregar dopamina, ya que no puede asumirla en grandes cantidades y es cuando aparece la oxitocina, también llamada la hormona del amor. Ésta es la responsable de la monogamia y es parte esencial de la concepción (se segrega durante el orgasmo, el embarazo y el parto) y estrecha lazos entre la pareja o entre las mamás y sus recién nacidos. Aquellos animales que más oxitocina segregan son monógamos, mientras que los que menos, polígamos.

Por suerte o por desgracia, estas reacciones químicas son adictivas, y por eso cuando nos abandonan y dejamos de segregarlas, tenemos síndrome de abstinencia, como con las drogas – de ahí el fuerte dolor y la tristeza tras una ruptura sentimental.

Aún así, la educación, el entorno social o el propio momento personal de cada uno, son importantes a la hora de enamorarse. ¿Quieres buscar el amor? Si es así alquila Apartamentos en Venecia y pasa unos días en la ciudad de los enamorados.

Clasificación: 2.4 (29 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Diana Pérez Roig- Gironella

Comentarios
NOEL 18 de Sep, 2009
0

EL AMOR ES LIQUIDO

NOEL 18 de Sep, 2009
0

EL AMOR ES LIQUIDO

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.