Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
viernes 28 de febrero del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Un ejercicio sencillo de motivación

veces visto 2232 Veces vista   comentario 0 Comentarios

La motivación es una de las más importantes claves en el desarrollo del ser humano, es la energía que nos lleva a estar en contacto con todo el mundo tanto interno como externo y que nos exhorta a realizar cualquier actividad que requiramos hacer llenos de alegría y entusiasmo. Pero, ¿qué es la motivación?

Usualmente nos imaginamos que para sentirnos motivados requerimos de una porra o de un llamado a la acción: "¡Vamos, tú puedes!", "¡Ánimo!", "¡Échale ganas!" Y sí, esta es una de las formas de motivación aunque es muy poco duradera y superficial. La verdadera motivación reside en nuestras creencias asimiladas sobre el porqué llevamos a cabo una acción u otra, y qué esperamos recibir de eso.

Hay una historia muy bella, que me gusta platicar, sobre una persona que solía trabajar como electricista en una compañía, al cabo de 2 años de colocar instalaciones eléctricas, esta persona comenzó a repudiar su trabajo, una situación común para todos en muchas ocasiones, ¿no?, muchos de nosotros al cabo de 2 años o semejante empezamos a aburrirnos de realizar la misma operación una y otra vez, de modo que esta persona no era diferente, así que acudió con su esposa para decirle: "Estoy harto, no puedo más, renunciaré" Su esposa lo miró fijamente comprendió la fatiga de su esposo y le susurró al oído: "Muy bien, entiendo que estás cansado, pero déjame decirte que si no fuera por ese trabajo que sostienes, no podríamos sentirnos agusto con esto: ¡Estoy embarazada!" Al escuchar estas palabras el señor brincó de alegría pues deseaba mucho tener un hijo, así que al día siguiente fue a trabajar y ya no miró las instalaciones eléctricas como un mero trabajo, sino que era el medio por el cual el alimento llegaría a la boca de su hijo, al encontrar esa motivación su trabajo se transformó en una bendición y logró continuar con él durante más tiempo. 

Así como él, la motivación correcta es una cosa que nos puede llevar a pintar de colores cualquier acción que desarrollemos, y no tenemos que tener hijos para sentirnos motivados, siempre hay algo bueno que sacamos del lugar en el que estamos, solo hay que aprender a verlo. Así que, qué hay de bueno en lo que haces, que te gusta hacer a ti. Frecuentemente hay que soltar nuestras motivaciones falsas para encontrar algo realmente profundo. 

Clasificación: 2.3 (8 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor
No hay información sobre este autor.
¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.