Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
sábado 05 de diciembre del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Convivencia posterior a una ruptura o separación familiar.

veces visto 3620 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Es muy común que lleguen a nuestras oficinas padres, madres o abuelos que piden asesoría por que posterior a un proceso de separación se ven limitada la convivencia y derecho de visita. Sin embargo últimamente nos hemos dado cuenta que los adultos no alcanzamos a comprender que los niños/as tienen derecho de visitar, convivir y estrechar vínculos afectivos con su familia extensa, ya sea materna o paterna. Si los padres posterior a un ruptura no asimilan que la relación entre hombre y mujer concluyó y que la relación como padre y madre deberá subsistir y comenzamos a boicotear esa relación, pensamos que la venganza será para con el otro padre, pues le hablamos mal al hijo, le decimos que fue su culpa la ruptura y transformamos la realidad en una historia de nunca acabar, provocando en el hijo/a un sentimiento de enojo, frustación, angustia, etc. a tal grado que se sienta culpable de querer al otro padre o madre.

Debemos de tener en claro que los hijos no son botin de guerra, que tienen derecho de crecer en un ambiente sano y que si desarrollo sea lo más pleno posible, recordar que los padres son los primero que deben de garantizar ese interés superior que se habla en los instrumentos internacionales y en toda la legislación en materia de Protección a la Infancia.

Es triste cuando los adultos no comprenden que los hijos no de divorcian, ellos no son quienes han concluido el matrimonio, que el vinculo familiar subsiste y que nadie absolutamente tiene el derecho de impedir que un niño/a conviva con su familia extensa o con su padre/madre no custodio.

El hecho que las mujeres ejerzan la guarda y custodia no les da la propiedad de los hijos/as, ni las hace ser las únicas que pueden decidir sobre la vida de sus hijos, de la misma manera los padres que tienen la custodia efectiva de los hijos/as. Tampoco los abuelos maternos y paternos según sea el caso son los guardianes impenetrables para que el otro padre/madre pueda ver a su hijo/a, cuando les dejan bajo su cuidado al nieto, sintiéndose también dueños del niño/a y opinando sobre si puede o no llevarse a convivir un padre a su hijo.

El día que realmente cada adulto actué como un verdadero padre o madre, y posterior a una separación o divorcio puedan separar la relación de hombre y mujer de la relación padre y madre, creo que será el día que realmente analicen y ambos valoren el verdadero sentido de ser padres, actuando maduramente en beneficio de sus hijos/as.

Clasificación: 2.5 (12 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

MDF. Anaid Farid Munoz Cerdá.

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.