Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
miércoles 19 de febrero del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

LA DEPRESIÓN Y EL CONSUMO DE SUSTANCIAS DE ABUSO.

veces visto 1183 Veces vista   comentario 0 Comentarios

La depresión es una alteración en el estado de ánimo, que se expresa como un abatimiento de las emociones, donde existe una disminución de la energía vital, sentimientos de culpa, tristeza, ansiedad, aislamiento social, irritabilidad, trastornos del sueño y de la alimentación, y en algunas ocasiones se puede llegar a la ideación suicida y el acto suicida  propiamente dicho.  Estos pacientes tienen muchas dificultades para realizar sus actividades cotidianas, en  etapas críticas de la enfermedad.

Entre los factores que predisponen a las depresiones están, los biológicos, dentro de estos está la genética y la bioquímica del cerebro,  factores psicosociales productores de Estrés, y al parecer la dependencia a sustancias de abuso, por la gran ansiedad que esta produce en los individuos.  

En cuanto  a los factores genéticos, se ha encontrado una mayor frecuencia de pacientes con depresión en aquellos que han tenidos padres y hermanos con algún trastorno del estado de ánimo y alcoholismo.  

Los factores psicosociales está dados por, pérdidas significativas, muerte de un ser querido, hogares desintegrados, maltrato infantil, ruptura de relaciones amorosas, dificultades escolares. Etc.

La depresión no solo va estar dada por los factores antes descrito, sino también por el desarrollo  afectivo-cognitivo del niño y los mecanismos de afrontamientos con que cuenta.   

La Depresión es una enfermedad que presenta una alta morbilidad, mortalidad e impacto económico en nuestra sociedad y es frecuentemente motivo de consulta en especialidades como, Psicología y Psiquiatría.  

En nuestros tiempos con el desarrollo científico, se conoce un poco mejor la causa de esta enfermedad, no obstante la proporción de Depresión y Suicidio en la población, se ha incrementado y también vemos que cada vez comienza a edades más tempranas de la vida.

En la década de los 90, la depresión fue la 4ª causa de mayor discapacidad  y se proyecta que para el 2020 será la segunda, de acuerdo a los años de vida, solamente superado por la enfermedad de las arterias coronarias.

Se ha planteado, con un mayor control en las investigaciones, que las cifras de prevalencia se sitúan entre 8 % y 17,1 % y la de la prevalencia puntual en 4,9 %.

La Depresión en algunas ocasiones se presenta como diagnóstico primario, es decir como una enfermedad independiente, pero también puede presentarse como síntoma de otros trastornos mentales  tales como, el trastorno Depresivo Mayor, el Trastorno Bipolar, etc. También puede aparecer de forma secundaria a enfermedades orgánicas, como el Hipotiroidismo, Neoplasia de Páncreas o tratamientos específicos como antihipertensivos y corticoides. La depresión igualmente puede presentarse en comorbilidad con, el trastorno Obsesivo Compulsivo, los Trastorno de Ansiedad y las Dependencia al Consumo de Sustancias. Entre las que resalta el consumo de Alcohol. Lo que se le conoce hoy con el término de Patología Dual.

Los estudios epidemiológicos muestran una alta prevalencia y concurrencia entre los trastornos depresivos y el consumo de sustancias, especialmente el consumo de Alcohol.

La concurrencia de trastornos depresivos y trastornos por uso de sustancias en individuos consumidores se encuentra entre el 12 y 88 % en pacientes atendidos en régimen de tratamiento ambulatorio, en el caso de pacientes que no acuden a tratamiento el porcentaje oscila entre el 30 % de prevalencia.

La presencia o existencia de trastorno depresivo se ha asociado a peor curso clínico en pacientes con alguna drogodependencia de forma simultánea.

Estudios realizados por la Sociedad Española de Patología Dual estiman que casi un tercio de los pacientes  con patología dual (28,76 %) presenta criterios diagnósticos de episodio depresivo mayor, existiendo una asociación estadísticamente significativa entre la presencia de riesgo de suicidio y patología dual (41,35 frente a 13,52 %), esto hace que los pacientes con depresiones asociadas al consumo de sustancias sean objetivo de diagnóstico y tratamiento por el riesgo añadido que conllevan.

La terapéutica farmacológica marca un liderazgo claro en el tratamiento de pacientes con trastornos depresivos desde hace varios años, los avances neurocientíficos de la depresión nos han permitido acceder  al conocimiento de la depresión, de forma integral, acercando sus bases neurobiológicas  a los temas endocrino metabólicos, electrofisiológicos, neuroquímicos e imagenológicos, pero sin embargo, el tratamiento psicosocial ha ido cobrando mayor relevancia, tanto a nivel individual como a nivel familiar.

Existen en nuestro medio medicamentos que son muy efectivos en la sintomatología de la Depresión como son los antidepresivos tricíclicos e inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina) pero con escaso efecto sobre las conductas de consumo de sustancias, en el caso de los antidepresivos duales  con efecto sobre neurotransmisores noradrenérgicos y dopaminérgicos los estudios avalan mejores respuestas en cuanto a sintomatología depresiva y con relación al consumo de sustancias, teniendo en cuenta  que dicho efecto no resulta prioritario para sustituir el tratamiento de ambas patologías de manera independiente pero de forma integral.

Es importante aclarar que el tratamiento farmacológico para la depresión, puede tardar de 2 a 3 semanas en comenzar el efecto antidepresivo. Si es un cuadro de depresión profunda, se puede llegar a usar terapia Electro-convulsiva  (TEC).

Teniendo en cuenta que la evidencia científica no avala hasta el momento psicofármacos capaces de mejorar ambas patologías es decir la Depresión y el Consumo de Sustancia de forma simultánea, un aspecto importante a destacar en la terapéutica son las posibles interacciones  de los antidepresivos con las diversas sustancias de abuso, teniendo en cuenta que su interacción podría potenciar los afectos secundarios propios de los psicofármacos,  tanto como el de las sustancias en mención. Por tal motivo resulta necesario llevar a cabo tratamientos individualizados que permiten por un lado el abordaje de los trastornos depresivos y conjuntamente el del consumo de sustancias.

 

 

Clasificación: 2.7 (15 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Dr. Frank Pacheco Alvarez Departameto de Psiquiatr

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.