Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
miércoles 28 de octubre del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Para pensárselo

veces visto 2800 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Para pensárselo

Solo unas pocas palabras para entender el nivel de indefensión en el que nos encontramos como consecuencia de la invalidez e ineptitud de aquellos que pretenden ser nuestros representantes erigiéndose como salvadores o adalides del cambio, frente a los inmovilistas conformes con el status quo político que paraliza y congela la evolución de este fantástico país.

He tenido la oportunidad de seguir, aunque parcialmente debido al somero aburrimiento, el anunciado debate a 4 de los aspirantes a ser presidentes de gobierno de nosotros, los españoles.

El resumen es sencillo:

EL SALIENTE: El Sr. Rajoy, que sólo admite dos calificativos que no quiero escribir por aquello de la presunción de no culpabilidad, pero con el nivel de corrupción visto en el partido en el que milita sólo hay dos opciones posibles, o es una más de la tribu o le toman el pelo sistemáticamente y no se entera de lo que se mueve debajo de sus pies. Mal gestor puede ser quien no controla.

EL EX-ASPIRANTE: El Sr. Sánchez, empeñado es demostrar lo malos que son todos los demás y sin enseñarnos ni una sola de sus bondades, aspirante por tanto a ser el tuerto en el país de los ciegos, y aquí, Sr. Sánchez, ciegos no hay porque todos vemos. Ha jugado al buenismo, al victimismo y al voluntarismo, no tiene ni experiencia, ni capacidad, ni conocimientos como para poder tomar el timón de la mayor empresa de este país, que no es otra que la propia España. Hace usted que echemos de menos a antiguos representantes de su partido, y eso que el que escribe no tiene una gran memoria y lo recuerda todo muy borroso.

EL ASPIRANTE: El Sr. Rivera, que nos da lecciones de moral, claro, que eso puede hacerlo cualquier ciudadano, porque lo creamos o no aquí hay mucha gente preparada, capacitada, honesta y conciliadora. No tiene experiencia en nada, ha vivido de un nicho político en el que encontró su encaje porque ser no nacionalista entre los nacionalistas hace que uno aparezca distinto, diferente y parezca, por tanto, un avezado entre ignorantes. No genera confianza, no aparenta experiencia en gestión y no propone grandes cosas salvo aquello que se convierte en recurrente cuando uno hace el menor análisis sobre las grandes partidas de gasto del Estado.

EL IDEÓLOGO: El Sr. Iglesias, que nos engaña a todos, que nos dice que va a arreglar el mundo, que lo único que hay que hacer es repartir los peces pero que no nos dice si enseñará a pescar, el que vende democracia pero ahoga la voz de los que intentan llevarle la contraria, el que nos vende que todo va a ser mejor y que a él no le pasará como a Grecia y que todo lo que ocurre en Venezuela no es más que una mentira que interesa contar para meter miedo, como si hiciera falta que nos advirieran de algo viéndole venir con sus maneras cambiantes de ahora radical ahora conciliador. No engaña absolutamente a nadie, salvo aquellas que desean ser engañados y que ya están cansados para analizar, comparar y opinar.

Ante estos cuatro, vaya por delante mi opinión:

España ha vivido en armonía desde hace 40 años en un estado democrático a pesar de nuestros gobernantes, hemos demostrado la capacidad de convivir en paz, respetándonos, compartiendo espacios y no encasillando a las personas en función de sus religiones, ideologías, razas o tendencias afectivas y sexuales, siempre hay excepciones, siempre hay descerebrados, intolerantes y mentes enfermizas, pero por lo general somos un pueblo alegre, social, trabajador y solidario. Mejor prueba no puede haber, seis meses sin que nos gobiernen y aquí seguimos, saliendo adelante por la capacidad, voluntad y calidad de todos los habitantes de este país.

No encuentro ningún momento histórico en los que alguno de los gobiernos que hemos tenido haya hecho algo que haya mejorado la vida de este país, funcionamos bien cuando no intervienen, y cuando hemos sido vulnerables a los ciclos económicos o sociales de origen internacional, siempre que han intervenido han agravado la situación.

Mantenemos un sistema político, basado en ayuntamientos, diputaciones, comunidades y gobierno central que ningún modelo económico puede soportar, por obsoleto, caro, lento e improductivo, siempre he pensado que sólo sirve para crear ocupaciones ficticias y que determinadas familias de políticos se perpetuen en el ejercicio de su profesión, duplican, duplican y vuelven a duplicar las estructuras impactando negativamente en la gestión y en el ahorro, aunque casi uno lo da por bueno si con eso están entretenidos y no urgan en otras cosas.

La economía, nuestra gran lacra por dependiente y débil, siempre ha funcionado sola y sólo se deteriora rápidamente cuando estos señores intentan intervenirla. El nivel impositivo está probablemente alto, pero casi todos lo damos por bueno, casi todos sabemos que no sería deficitario si estuviera bien gestionado, no hubiera despilfarro y no hubiera corrupción. Casi todos sabemos que si aumenta la presión impositiva se deteriorá la recaudación como consecuencia directa de la huída de capitales, la no llegada de inversiones, la deslocalización de la producción y un mayor fraude fiscal para evitar una tributación exagerada, pagarán los de siempre, y nos siguen engañando porque eso no creará empleo sino todo lo contrario. Pero todos contentos porque nos cuentan que se lo quitarán a los que tienen mucho, cuando todos sabemos que los que de verdad tienen mucho ya se habrán ido porque pueden, que ahora los ricos son los que ganan 60.000 €, que parece mucho dinero, pero que después de imputestos se quedan en 3.500 € mensuales que ya no es tanto, que si les aumenta la presión fiscal no podrán gastar lo que gastan y que al final lo perderán todo pero que ese todo ya no valdrá nada. Al final repartiremos, sí, repartiremos miseria, pero si somos inteligentes no puede valernos con estar conformes porque todos estemos mal.

Como ejemplo, si aumenta la presión fiscal muchas familias no podrán pagar a sus empleados del hogar, y sus puestos de trabajo se perderán, tampoco podrán consumir en restaurantes y habrá menos camareros, no podrán pagar sus seguros sanitarios privados y cargarán al sistema sanitario, no cambiarán de coche cada cinco años y no pagarán el impuesto... Y así. Y alguien dirá, quitémosle la casa, que sólo vale lo que alguien pueda pagar. No hay riqueza sin ricos, y está bien que paguen impuestos pero sin llegar a la inquisitoriedad fiscal, que hará que se vayan, y repartir miseria no arregla nada salvo que seamos miserables todos.

Voten ustedes, en conciencia y pensándolo bien, los españoles les hemos dicho a estos señores que no nos parecen tan mal las cosas como están, que sólo queremos que no haya corrupción y que no puedan tomar decisiones que sólo favorezcan a los suyos sino que beneficien a la mayor cantidad posible de ciudadanos, que se vigilen los unos a los otros, que no somos ni de derechas ni de izquierdas porque no nos interesa, porque los españoles lo que queremos no es echar a los ricos, lo que realmente queremos es que no haya pobres, o al menos que todo el mundo tenga la oportunidad de esforzarse para no serlo, que creemos en la equidad, algo básico, que es que todos tengan las mismas oportunidades, luego cada uno estará dónde su esfuerzo y a veces la fortuna los lleve.

Yo no se ustedes, yo quiero un país dónde ganar una fortuna sea un mérito y lo que de verdad sea castigable sea robarla o apropiarse de ella sin esfuerzo, que admiremos a los triunfadores y odiemos a los advenedizos mediocres que quieren aprovecharse de las grietas de un sistema que funciona si todos queremos que funcione. No hay sistemas buenos o malos, sólo hay malas o buenas personas.

Sean felices, pero no olviden ser inteligentes.

 

Clasificación: 2.0 (6 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Angel Español y solidario.

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.