Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
domingo 25 de octubre del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

En España hay más dinero y riqueza que nunca; la cuestión está en el justo reparto del dinero y del trabajo

veces visto 3512 Veces vista   comentario 0 Comentarios

En España hay más dinero y riqueza que nunca, con un pueblo empobrecido y sin poder adquisitivo. El dinero equivale y determina la riqueza, y esta viene determinada por lo que se produce. en este momento de máximo avance tecnológico, que podría ser infinitamente mayor si no primaran los negocios y los intereses de los super-ricos y sus multinacionales mientras no se agote su nivel de beneficios, se produce más que nunca, por lo que lo expuesto queda ratificado y obvio. Se puede producir cada vez más, con menos mano de obra, y en menos tiempo.

Por lo tanto aquí la cuestión es establecer las prioridades de en cómo se reparte esa mano de obra (el trabajo y el empleo), así como en donde se invierte el dinero y de donde se saca. Es necesario invertir lo máximo posible en servicios sociales, como por ejemplo educación, sanidad, ayuda de dependencia, pensiones, salario mínimo interprofesional, I+D+I, transporte público, energías limpias y renovables etc. con lo cual se crea el auténtico estado de bienestar al tiempo que se generan muchos puestos de trabajo y aumenta fuertemente el poder adquisitivo, al mismo tiempo que se compra mucho más por parte de todos de cuanto es útil y necesario y se reactiva la producción y por lo tanto el empleo; a menos que queramos jubilarnos a los 75 años como dice Felipe González, o queramos trabajar 12 ó 14 horas diarias con un salario indigno mientras los demás se buscan la vida en los contenedores de la basura. ¿De dónde se saca? De la subida de los impuestos directos a la clase alta de verdad y los super-ricos, aumentándolos paulatinamente según vaya aumentando el nivel de los ingresos. Con el aumento de los impuestos a las grandes empresas, que en España tributan menos que en todos los demás países capitalistas, con el aumento de los impuestos a los artículos de lujo, el impuesto a las grandes fortunas, a las grandes transacciones financieras, multas ejemplarizantes a los grandes evasores de capital por el valor de lo evadido, el fraude fiscal de los ricos, pues la mayoría del pueblo no evade nada, y menos nada que no le sea legítimo y le pertenezca. Si esto no es cierto pregúntenselo a Julio Anguita o a José Mújica (a los cuales no soy digno de atarles los cordones de sus zapatos). Incluso si por quién vamos a estar definitivamente gobernados es por Merckel (la misma Alemania imperialista y déspota de siempre que manda de nuevo en toda la UE), la Troika y U.S.A., la ultra globalización capitalista, el Ibex 35, y con el TTIP y el CETA aún por encima no va a gobernar en España ni ningún gobierno elegido por los españoles ni mucho menos el pueblo español, a quién debe de informarse adecuadamente, y lo cual no es ni más ni menos que la auténtica democracia, podemos plantearnos salir de la UE actual y también de la Otan estableciendo un referéndum vinculante. La gente dice, llena de miedo, que si se aumentan los impuestos a las grandes empresas estas se marchan fuera... por una parte, ¿acaso en Suecia, Finlandia, Noruega, Dinamarca u Holanda, que son mucho más cultos y tienen muchísimo más poder adquisitivo que nosotros y hay mucha más justicia e igualdad y se vive mejor que aquí?, ¿no hay grandes empresas ni multinacionales? ¿acaso las fábricas del admiradísimo y santísimo Amancio Ortega no están en Camboya, Vietnam, la India, el África subsahariana, en donde niñas de 8 años trabajan 12 horas diarias por un sueldo de menos de un euro, mientras que aquí y en otros países con mayor poder adquisitivo están esencialmente los puntos de venta, aunque en España comienza a servir de bien poco, pues no hay dinero en el bolsillo del pueblo, sino en el de los banqueros y los grandes empresarios?

Por último voy a tratar otro tema sin ningún pudor. A mí me dolería mucho que ese presunto 52% de catalanes que quieren estar en España se marcharan, pero también por otra parte me duele que se quede ese 48% entre los cuales hay mucha gente que nos menosprecia y lleva un siglo utilizándonos y sirviéndose de nosotros (recordemos que las alianzas de poder entre CiU y el PSOE y el PP han sido constantes, y únicamente por su parte para su provecho particular), no ahora mismo, pero en su momento debe de haber pues un referéndum sobre la independencia, es justo y legítimo, para los catalanes y para el resto de los españoles, y además eso es en definitiva y definitivamente democracia, y lo demás es imponer por la fuerza las circunstancias de los ciudadanos. ¡Reflexionen!

Aunque no tengo apenas tiempo para debatir ni ganas de hacerlo, estaré dispuesto a leer los comentarios que de buena fe se dignen a hacer. ¡Muchas gracias! Evidentemente, aunque a la mayoría de los españoles les encandile el “centro ideológico y político", yo no me siento cómodo en él, no soy ningún exhibicionista ni acaparador de atenciones ni encuentro la virtud en esa falacia de los políticos de la neutralidad y la moderación. A mí, con que me dejen un huequecito pequeñito a la izquierda de la mayoría, me conformo. ¡Perdonen!

Clasificación: 3.7 (22 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

José Ángel Graña Abad

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.