Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
miércoles 11 de diciembre del 2019
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Resignificando nuestra práctica docente

veces visto 1911 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Es el docente un profesional que tiene un rol fundamental en la sociedad, por lo menos es lo que la sociedad interpreta. Bajo esta premisa, el docente cumple su rol si en lo personal logra liberarse para dar esperanza.

Así como explica Paulo freire, que la práctica docente es sin duda una acción liberadora, dependerá del grado de libertad que haya conseguido el docente. La libertad es la forma de defenderse del opresor. De alguna  forma los docentes son también oprimidos por los opresores sociales, los cuales están incluso dentro de la formación docente. La resignificación de lo aprendido es la acción concreta para modificar y transformar una realidad. No se trata de que el docente tenga una continua capacitación y acuda a todos los cursos basados en una formación tradicional, porque no significa un motivo válido para lograr una educación liberadora. Se trata de decidir voluntariamente y poder transformar lo aprendido en una metodología capaz de liberarse de lo recibido.

El método de Paulo Freire no enseña a repetir palabras, ni se restringe a desarrollar la capacidad de pensarlas según las exigencias lógicas del discurso abstracto, simplemente coloca al alfabetizando en condiciones de poder replantearse críticamente la palabra de su mundo para, en la oportunidad de vida, saber y poder decir su palabra. De modo que esa decisión no es exclusiva del educando sino que lo es de todo ser humano qué desea lograr su libertad.

Reflexionar la práctica docente es asumir un posible cambio, luego de ese trabajo interno y externo tomando en sí una posición crítica, que permita transformar lo aprendido en un pensamiento práctico trascendental.

Se comprende la práctica docente, según lo planteado por Paulo Freire, a una verdadera reflexión, a una crítica que se origina y se dialectiza la integridad de la praxis constitutiva del mundo humano. Entonces la reflexión es también praxis.

En este punto es importante preguntarse si nuestra labor docente lleva a una verdadera práctica reflexiva y si son los programas curriculares capaces de llevar a los educandos a redescubrirse a sí mismos. Tomar conciencia de esta realidad es también tomar conciencia de las limitaciones del sistema actual. Un sistema que involucra al pensamiento global, capaz de  transformar las necesidades que suponen un bienestar generalizado en cada uno de los países que intentan desarrollarse. Es un sistema que no libera, sino que oprime y regula su función en base a su objetivo final qué es asumir un consumo material e intelectual .

La hegemonía en este sentido es la ausencia de práctica ya que no pretende reflexión alguna sino que asume un solo condicionamiento. Cualquier criterio hegemónico es una opresión, salir de allí es pensar alternativas a esa hegemonía. En la práctica docente la hegemonía es la bancarización planteada por Paulo Freire, la liberación a la hegemonía sería una educación problematizadora que lleva reflexión. No existe una reflexión sin diálogo. En la actualidad, la  ausencia de diálogo oprime directamente el sistema democrático, ya sea en un estado o en el aula, no dialogar es deshumanizar y además provoca desesperanza.

Un proceso de transformación requiere, no solamente del esfuerzo de los docentes para resignificar sus prácticas, sino también, de los sistemas involucrados como: los institutos de formación, las escuelas, los consejos de educación, universidades. La acción es de alguna forma la modificación de todos los criterios conocidos hasta el momento y que involucran a todos.

Surge entonces una paradoja difícil de salir, la acción de la reflexión por parte de la resignificación no es completa si el cambio no puede realizarse por parte de las estructuras externas. Esto sucede por la relación directa con la sociedad y sus agentes, de modo que, si un agente no produce su acción reflexiva, limitará las posibilidades de transformación de sus prácticas.

La acción de cambiar implica esperanzas y las esperanzas van junto a las utopías. Transformar es una práctica que conlleva esperanza, un desafío que llevado al aula es una invitación a tomar una posición epistemológica.

 

Clasificación: 2.5 (14 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor
No hay información sobre este autor.
¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.