Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
domingo 29 de noviembre del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Contenidos que no movilizan: ¡Qué problema!!

veces visto 2272 Veces vista   comentario 0 Comentarios

La  motivación y el interés por aprender son elementos esenciales para un proceso de enseñanza-aprendizaje realmente eficaz y enriquecedor. Para ello, los contenidos programáticos de las asignaturas escolares a impartir, deben movilizar al alumno, despertar y promover su criticidad y creatividad, atrapar su interés y prepararlo para que sea un ciudadano crítico, capaz de problematizar y a la vez resolver los problemas o situaciones que se le presenten en la sociedad en la cual está inserto; pero lamentablemente esto no ocurre, como sostiene Freire que : “frente a temas y contenidos generalmente desvinculados de los intereses, expectativas y necesidades de los educandos, lo que ocurre es el “extrañamiento”. Los alumnos sienten esos contenidos como “extraños” a sus intereses y deseos de aprender, lo que los desmotiva severamente”. Y realmente, es muy notoria la falta de interés de los alumnos en aprender.

Para lograr una educación verdaderamente crítica, creativa y democrática debemos comenzar con el diálogo desde la elaboración y selección de los contenidos programáticos de las asignaturas escolares, como lo sostiene Paulo Freire en Pedagogía del Oprimido: “el  diálogo comienza con la discusión respecto de los contenidos programáticos de la educación”. ¿Qué diálogo se puede sostener como tal, cuando los contenidos programáticos de la educación son impuestos verticalmente?

Es tan importante el tema de los contenidos, que podríamos decir que aquí está la esencia de la crisis de la educación desde una óptica progresista. ¿A qué se debe?, a la verticalidad de los contenidos.

Verticalidad de los contenidos programáticos

La bajada al Sistema Educativo de los contenidos programáticos,  NO resulta del diálogo, porque para su elaboración y selección no se invita a participar a la comunidad educativa(directivos, docentes, alumnos, padres), sino que se trata de una tarea encomendada casi exclusivamente a expertos, la mayoría de las veces,  sin experiencia docente; entonces son CONTENIDOS que bajan en forma VERTICAL, por ello podemos decir que es una bajada autoritaria. ¿Qué hacer frente a esta situación en la cual los contenidos ya nos vienen dados?, ¿Cómo superarla cuando la desverticalización tiene una raíz política?.

No obstante, siempre desde posiciones progresistas, la dificultad puede ser atacada por lo menos desde dos perspectivas:

-La primera, por ejemplo, cuando se está en condiciones de realizar una reforma del currículum.

- La otra posibilidad,  es la de la lucha cotidiana en las instituciones y sus aulas. Y acá nos encontramos con el condicionante de que los contenidos ya nos vienen dados, pero sin apartarse de los mismos, debemos hacer algo desde una posición propia, como implementar estrategias de mejora, complementar con otros contenidos de acuerdo a los intereses de los alumnos, con lo que estaríamos ante la batalla de los contenidos.

La batalla de los contenidos

La batalla será contra el carácter no democrático de la selección de los contenidos programáticos de la educación, contra su “verticalidad”. Será  una lucha  permanente de los educadores y educadoras progresistas. Usando una bella fórmula expresiva de Paulo Freire, valdría decir que, así como la libertad es libertad “conquistándose”, los contenidos críticos y problematizadores lo serán “reformulándose”.  &n bsp;       &nbs p;     

La estrategia que se propone tiene dos instancias:

• La investigación temática 

• La problematización de los contenidos

-La investigación temática fue planteada por  Paulo Freire en Pedagogía del oprimido, y consiste en  que educadores y educadoras realicen  una indagación respecto de los temas  y contenidos que les interesan a los educandos, lo cual es esencial para enseñar y aprender, pero no suficiente porque también debe estar presente  aquellas necesidades objetivas, las colocadas por educadores, llamados “contenidos bisagras” por el autor antes mencionado.

Esta investigación nos brindará datos respecto del nivel de conocimientos previos, expectativas, problemáticas e intereses de nuestros alumnos, lo cual nos permitirá dimensionar el nivel de dificultad y complejidad de las tareas que tenemos por delante. 

-La problematización de los contenidos la podemos hacer:

1) Realizando una lectura crítica con los alumnos de los contenidos del programa oficial a dictar. 

2) Ampliando y enriqueciendo críticamente los contenidos del programa oficial en dos instancias: a) Selección de temas y contenidos complementarios críticos y b) Elaboración propia de contenidos complementarios críticos

Conclusión

Es evidente que para ser realmente coherentes con la lógica de la problematización de los contenidos, debemos practicar relaciones de enseñanza- aprendizaje verdaderamente dialógicas.

Curle: “ Para aspirar a una educación realmente democrática, dialógica, problematizadora y liberadora, es preciso darnos cuenta de que, los que primero debemos transformarnos, somos nosotros, los educadores y educadoras.     

En las instituciones y aulas debemos tomar el toro por las astas y asumir nuestro papel de intelectuales críticos, criticando los contenidos establecidos para ser dictados en los programas oficiales, así como seleccionando y elaborando otros   complementarios.     &nbs p;    

La  principal recomendación es, entonces, que los educadores y educadoras progresistas no deberíamos dejar de realizar las  investigaciones temáticas, que nos darán valiosos datos para encarar las  tareas: la selección y/o elaboración de contenidos complementarios, materiales textuales didácticos críticos,  que nos permitirán promover la problematización y desarrollo del pensamiento autónomo de nuestros alumnos. Y solo así podremos llegar a la escuela que muchos imaginamos como  el Dr. José Luis Lens, quién como todo educador transformador, sueña con otra escuela posible, que requiere ética y ciudadanía, cuando dice  en su  libro: "Educar para cambiar el mundo:  

 “En la escuela que imagino, los maestros y maestras, los profesores y profesoras desarrollan clases realmente dialógicas y participativas, estimulando en todo momento la interrogación por parte de sus alumnos, practicando una pedagogía de la pregunta más que de la respuesta.      &nbs p; 

En la escuela que imagino, los temas y contenidos no son sólo seleccionados y elaborados por expertos de gabinete, sino también son el resultado de una consulta popular.

En la escuela que imagino no se estudia de memoria, sino en forma crítica, incorporando realmente los conocimientos con el objetivo de comprenderlos para cambiar el mundo.

En la escuela que imagino, los alumnos aprenden las asignaturas dentro de los contextos: la matemática a partir de ejemplos de corrupción de funcionarios y políticos, así como en las lecciones que nos dejaron y dejan las privatizaciones de las empresas públicas; el castellano, en la lectura crítica de los medios gráficos y los programas de televisión; la geografía, en los suplementos de turismo y en los conflictos internacionales; la física, en el cambio climático, los accidentes de aviación y las investigaciones del espacio extraterrestre; la química, en los fertilizantes que explotan y arruinan la tierra, los alimentos y las armas de destrucción masiva; la historia en la conquista y explotación de los continentes del Tercer Mundo, como Asia, África y América; la educación democrática en el estudio de la reglas de juego del poder como marco para comprender las acciones políticas de quienes nos gobiernan. Y así con las demás asignaturas”….

 

Bibliografía empleada

 

o   Unidad 4: La      Problemática     de           los         ;  Contenidos      &nbs p; Programáticos  de           la             Educación

o   La batalla de los contenidos.

o   “Educar para cambiar el mundo” Los momentos de una transformación liberadora       . Dr. José Luis Lens.

o   Paulo Freire “Pedagogía del Oprimido”

o   CURLE, Adam, (1977) Educación liberadora.

Clasificación: 2.2 (10 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Escribió este artículo Rosalba Siares, Prof. de 1°  Y  2° Ciclo de la E.G.B, Docente en una Escuela Primaria. Actualmente cursando la Lic. en Tecnología Educativa. Trabajo realizado para la materia Epistemolog&ia

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.