Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
viernes 30 de octubre del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Marcos Coll, de figura mundialista a técnico en La Guajira

veces visto 2508 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Marcos Coll vino a La Guajira en 1.979 a dirigir las selecciones del departamento que por aquel entonces tenían sede en Maicao, por determinación del órgano rector del fútbol, un Comité Provisional integrado por Hernando Urrea Acosta, Hernando Maldonado, Maximiliano Moscote y otros reconocidos dirigentes locales.

La llegada del ídolo barranquillero causó revuelo en los medios de prensa de la Costa Caribe, en donde gozaba de gran prestigio por su carrera como futbolista y especialmente por su actuación en el mundial de 1962 en el que le anotaría a Lev Yashin, La Araña Negra, el único gol olímpico de todos los mundiales  en el mítico juego que Colombia y la URSS empataron 4-4 en Arica, Chile.

Eran los días de julio y la selección Guajira debía afrontar compromisos muy importantes para terminar el campeonato sub 20 e iniciar su preparación para el campeonato sub 23. 

Los dirigentes locales pensaban en grande, querían perder el miedo a ganarle a los mejores y, de paso, demostrar que el futbolista guajiro no tenía nada que envidiarle a los de otras regiones del país. Querían además un técnico que infundiera respeto y se constituyera en un atractivo para que los aficionados llenaran el viejo estadio San José en respaldo a los colores verde y blanco de la Península.

A su llegada “El Olímpico” solo tuvo tiempo para dejar la maleta y lavarse un poco la cara en la habitación 101 del Hotel Familiar antes de partir para la cancha en donde ya lo esperaban los jugadores y una multitud de aficionados todos ellos emocionados por conocer de cerca a uno de los más famosos futbolistas de la historia de Colombia.

Entre los jóvenes muchachos se encontraban el portero Nilson Martínez, el defensa Jairo Pinto, el volante Geobildo “Santico” Carrillo y los delanteros José Manuel Blanco Cera y Wilson Bocanegra.  Eran muchachos jóvenes, algunos de los cuales estaban cursando la secundaria en el colegio San José y dueños de un estilo alegre en el que se imponía el gran despliegue físico, la abundancia de gambetas y jugadas preciosistas y un gran respeto por el balón.

Nilson Martínez, uno de los jugadores más emblemáticos de aquel proceso recuerda a Marcos Coll como un entrenador muy humano. “Sus charlas estaban llenas de motivación. Después del entrenamiento se nos acercaba y comenzaba a hablarnos de nuestras cualidades individuales, siempre tenía algo que destacar de nuestro desempeño. Nos decía cosas muy buenas sobre nuestro presente y futuro. Cuando terminábamos de hablar con él, estábamos convencidos de que éramos grandes jugadores y ansiábamos que llegara el domingo para ganarle al rival de turno”

La motivación se reflejaba en la cancha cada domingo.  El estadio San José parecía un hormiguero en el que medio pueblo se reunía para apoyar a su equipo. Maicao era un territorio multicultural, como hoy en el que cada uno respaldaba al de sus preferencias: los barranquilleros llegaban a apoyar a la selección Atlántico y los samarios al Magdalena y los vallenatos apoyaban al Cesar hasta rabiar. Pero las cosas comenzaron a cambiar de manera que un puñado creciente de hinchas de la selección animaba también a los locales.

Por entonces solo existía la grada de sol que se llenaba de inmediato. Los demás aficionados se acomodaban como podían cerca de la raya de cal que demarcaba el campo de juego y de una manila que se constituía en la única protección para los protagonistas del juego.

La Guajira obtuvo importantes victorias de local y aún de visitante, pero no le alcanzó para clasificar a las finales. Sin embargo, la presencia de Marcos Coll fue vital para despertar en Maicao una fiebre de alta temperatura por el fútbol y un gran amor por los equipos de La Guajira.

El Olímpico Marcos Coll ha iniciado su viaje a la eternidad y sus biógrafos recuerdan su gol olímpico el recordado Mundial de Chile 1962 y su paso por varios equipos del fútbol profesional colombiano. Pero pocos recuerdan que en 1979 hizo parte también de los sueños del fútbol guajiro y de las esperanzas de los maicaeros de convertirse en un lugar en donde el fútbol se vive en cada esquina, en cada  rincón, como ese vértice de la cancha de Arica desde donde  pateó el balón que lo alojaría por siempre en la historia del fútbol mundial.

 

Foll ow @AlejandroRutto

Clasificación: 2.0 (11 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor
No hay información sobre este autor.
¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.