Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
miércoles 28 de octubre del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

¿Por qué se habla tanto del core?

veces visto 2311 Veces vista   comentario 0 Comentarios

A modo introductorio estableceremos que el core significa núcleo, y se utiliza para denominar nuestro centro de gravedad (situado en el abdomen), origen de todo movimiento del cuerpo.

Para comprender este concepto vamos a hablar brevemente sobre los dos tipos de fibras musculares que existen y su función:

*Fibras tónicas: Son fibras musculares con poca potencia y velocidad de contracción baja, pero con una elevada resistencia a la contracción prolongada, por lo que su función es predominantemente postural.

*Fibras fásicas: Son fibras de contracción voluntaria, gran potencia y fuerza, pero sufren una elevada fatigabilidad.

 

Si bien la musculatura de nuestra anatomía contiene una mezcla de ambos tipos de fibras, en cada músculo habrá más predominancia de una u otra. Así, para músculos grandes, poliarticulares, la mayoría de fibras serán fásicas, ya que los usaremos para levantar grandes cargas o realizar movimientos voluntarios de mayor o menor intensidad. Sin embargo, la musculatura más profunda, generalmente monoarticular, más encaminada al control postural, tendrá una mayor prevalencia de fibras tónicas (ya que tienen que mantener la acción durante horas).

 Bien, ahora veamos cómo se comporta nuestro cuerpo ante una acción de movimiento.

Cuando el cerebro da la orden al cuádriceps de que se contraiga para lanzar el paso (movimiento voluntario), existe una activación previa de toda la musculatura encargada de estabilizar la pelvis, la columna y la pierna de apoyo, de manera que al realizar la acción, nuestro cuerpo no pierda estabilidad y vuelque. Esta activación estabilizadora se hace a nivel involuntario (si bien es cierto que puede aprenderse a contraerla de forma activa para su reentrenamiento).

Pues bien, el famoso core o núcleo, está formado por la faja abdominal, diafragma y suelo pélvico. Es la musculatura postural central, que se ve involucrada absolutamente en todas las labores de estabilidad, ya sea de tren superior, inferior, o simplemente postural. De aquí su gran importancia. Si el core falla, habrá descompensaciones lumbares, pélvicas, de cintura escapular, etcétera, que acabarán traduciéndose en lesiones de mayor o menor gravedad. Un claro ejemplo son las hernias discales, muy sensibles a la inestabilidad lumbar.

¿Por qué es importante trabajar el core?

Retomemos la lección de fisiología muscular. Hablábamos de fibras tónicas y fibras fásicas. Existe otra diferencia fundamental entre ambas, y es la manera de “enfermar” que tiene cada una:

Ante una patología, las fibras fásicas tienden al acortamiento, a aumentar la tensión muscular y generar bandas tensas y contracturas (por eso es tan necesario realizar estiramientos). Sin embargo, la patología de las fibras tónicas se suele traducir en una inhibición muscular, es decir, que dejan de funcional, de contraerse.

Cuando la musculatura postural deja de activarse, suceden principalmente dos cosas: por un lado, una inestabilidad funcional, que puede acarrear problemas articulares. Por otro lado, como el cuerpo no quiere lesionarse ni luxarse, el cerebro da la orden de que sea la musculatura fásica la que realice la función estabilizadora, es decir, de que mantenga una contracción a baja intensidad, pero durante horas (recordemos que este tipo de musculatura en seguida se fatiga, por lo que se traducirá en las típicas contracturas, dolores musculares, puntos gatillo...).

Ejemplo básico que todos hemos padecido alguna vez: después de horas sentados frente al ordenador, nos damos cuenta de que nuestra postura no es la adecuada, que estamos “medio doblados” (inhibición de musculatura postural). Cuando somos conscientes, nos erguimos voluntariamente (activamos la musculatura fásica para una función postural), y a los cinco minutos volvemos a estar como al principio. ¿Por qué? Porque hemos utilizado un músculo que no sirve para esa función. ¿Qué nos ocurre? Que nos duele la espalda, nos salen contracturas y tenemos que ir al fisio a que nos cure. ¿Cómo evitar esto entonces? Con una reeducación de la musculatura postural, que tiene su base, su centro de operación y mando, en el core.

 

De ahí que todo fisio y todo entrenador físico le dé tanta importancia a la faja abdominal.

Clasificación: 3.3 (6 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

https://clinicaaxisfuenlabrada.com

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.