Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
martes 07 de abril del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Perras en celo. Todo lo que necesitas saber sobre su ciclo estral

veces visto 1161 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Perras en celo. Todo lo que necesitas saber sobre su ciclo estral

Las perras en celo y en general  las hembras de la mayoría de los mamíferos atraviesan por estados cíclicos de fertilidad en los cuales su organismo se encuentra en el momento idóneo para quedar preñadas. 

Estos cambios internos de ovulación tienen un símil externo que funciona como una señalización que atrae y predispone al macho de la especie que, por regla general, puede aparearse durante todo el año.

Cuando nuestra perra entra en celo, muchas veces no sabemos identificar dicho estado, y menos aún cómo actuar al respecto.

Por eso hoy vamos a aprender a detectar las señales físicas y de comportamiento del celo en nuestras mascotas.

¿Cada cuánto entrará en celo mi perra?

En primer lugar, si tu perra está esterilizada, dejará de tener celos. Así que si comienza a desplegar comportamientos propios de éste, llévala de inmediato con el veterinario, porque no es normal.

Normalmente, una hembra canina tiene su primer celo pasados los siete u ocho meses desde su nacimiento, y entrará en uno nuevo aproximadamente dos veces año, pero, dependiendo de la raza y la edad del animal, tres celos o incluso un solo celo son perfectamente normales.

Para saber cuáles son los tiempos de inicio y frecuencia esperados del celo de tu perra, revisa las particularidades de la raza. Si tu perra entra en celo más de tres veces por año, consulta a tu veterinario pues podría tener un desajuste hormonal

¿Los machos entran en celo?

No. Los machos pueden aparearse en cualquier momento y su ímpetu sexual dependerá de su edad y de su jerarquía  en la “manada” o de la raza. Lo que sí es un hecho es que los machos detectan y reaccionan al celo de las hembras con mucha intensidad.

¿Cuáles son las señales de las perras en celo?

 

Las perras admiten  sin agresividad que un macho las monte sólo durante los días que duran en celo.  Además, aunque un macho pueda intentar montarlas en otras fases del ciclo estral, si la perra está en celo, mostrará una insistencia bastante acusada por hacerlo.

Una perra en celo que sale a pasear con su dueño puede atraer con su olor a los machos a muchas cuadras a la redonda.

Aunque no haya machos cerca para detectar por su comportamiento si la perra ha comenzado a emitir las señales hormonales del celo, existen otras  formas de identificarlo:

  • El primer síntoma de las perras en celo o que están por ingresar a él, es una búsqueda mucho más marcada de contacto corporal con otros animales o humanos. Esto lo podemos interpretar como una conducta cariñosa pero en realidad para ella es un preámbulo sexual.
  • Si no hay machos a la mano,  nuestra perra comenzará a adoptar la postura de lordosis, o de monta cuando esté cerca de una persona que le ponga atención.  Esta postura se caracteriza por dejar expuesto el ano y los genitales para la penetración.
  • También es común que las perras en este estado muestren menos interés por la comida o por sus juguetes habituales, e incluso que pasen mucho más tiempo durmiendo.
  • Comienzan   a orinar con más frecuencia de lo normal. Esto se debe a un intento fisiológico de esparcir su olor lo más posible para atraer a un macho.
  • La perra mostrará genitales hinchados y enrojecidos y les prestará mucha más atención que de costumbre llegando a lamérselos con frecuencia. A la par, pueden aparecer descargas sanguinolentas, aunque no hay que confundirlas con un símil de la menstruación humana.

¿Cómo debo actuar si mi perra está en celo?

 

En primer lugar, la preocupación principal que debe tenerse con las perras en celo es que no entren en contacto con un macho si no se desee expresamente que tengan una camada.

También hay que tener en cuenta que cualquier animal en celo estará ansioso por encontrar compañía del sexo opuesto y en este estado pueden verdaderamente llegar a sorprendernos con su creatividad para el escapismo.

Además, si tenemos más de un perro que conviva con esa hembra, es una buena idea aislarlos entre sí, no sólo para que la hembra no quede preñada, sino también para evitar que la agresividad natural de su respuesta al celo provoque peleas entre los machos o entre las mismas hembras.

En la parte de la higiene, y aunque cada perra es distinta, debemos recordar que no es poco usual que aparezcan sangrados que pueden variar desde sólo unas gotas que pasan desapercibidas, hasta cantidades que ponen en peligro  de mancharse los muebles o la alfombra.

Aunque hay  productos especiales para contener la sangre de las perras en celo, esto les dificulta el acceso a los genitales y las pone más ansiosas.

Por lo cual lo más recomendable es tenerlas en un sitio donde se pueda limpiar la sangre con facilidad, o proteger con plástico los muebles. Recordemos que también pueden llegar a orinarse en sitios inadecuados.

Cuando termina el celo de la perra, debes poner especial cuidado en revisar que no padezca una infección del útero que es  una de las dolencias más frecuentes de estos animales y puede tener consecuencias graves. Si notas descargas de pus de sus genitales o con trazas de de sangre, llévala al veterinario.

¿Qué debo hacer si deseo que mi perra quede preñada?

1: En primer lugar, debes estas cien por cien seguro de que absolutamente todos los cachorros de la camada tendrán asegurados un buen hogar y los cuidados pertinentes.  Los cachorros son adorables, pero no son juguetes.

2: Considera que la perra no esté en su primer ni segundo celo. Crúzala por lo menos a partir del tercero, antes es peligroso para ella.

3: Elige al macho adecuado. Siempre será preferible uno de la misma especie, pero si vas a cruzar, asegúrate de que sea de tamaño similar. Un macho muy grande puede lastimarla y traerle grandes problemas en el parto.

4: Nunca juntes a ambos animales sin supervisión. Aunque una perra en celo tiende a ser receptiva, a veces puede actuar de formas agresivas o muy inesperadas,  lo mismo con el macho.

Como puedes ver, las perras en celo requieren una atención y unos cuidados especiales para concluir sin problemas esta etapa de su ciclo estral. Si no tienes planes de cruzar a tu mascota, lo mejor es que la esterilices justo después de su primer celo. 

Clasificación: 2.3 (10 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Lee collar eléctrico para perros y eutanasia perros

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.