Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
sábado 20 de julio del 2019
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Hipertensión Arterial y Alimentación

veces visto 1254 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Hipertensión Arterial y Alimentación

La alimentación es la clave para prevenir muchas enfermedades tales como la hipertensión arterial y otras. Por eso, es crucial adquirir una buena formación en dietética y nutrición.
 
En el interior del organismo hay una renovación aún más grande y recurrente, aunque complicado de ver. por ejemplo, se cree que toda el agua del organismo se cambia en precisamente una semana. poseemos siempre el mismo volumen, la misma cantidad de agua, pero ahora es la que hemos bebido recientemente. la vieja la hemos eliminado al exterior. 
 
Otros componentes del cuerpo tardan más en reemplazarse, como es la situacion del hierro. Este mineral es el ingrediente más relevante de los glóbulos rojos o hematíes y tarda alrededor de tres meses en cambiarse completamente. también el calcio de los huesos se moderniza, pero con un ritmo muchísimo más lento, de manera que tarda años en llenar el desarrollo. Por esa razón, un individuo que no toma nada de hierro en su nutrición no tendrá ningún signo de su carencia hasta que pasen numerosos meses. En cambio si no bebe nada de agua, o muy poca, notará próximamente su falta y a veces, como en las épocas calurosas del año, en solo unas horas. 
 
En las grandes catástrofes como terremotos, con personas enterradas a lo largo de los derrumbamientos, o naufragios con los supervivientes en una balsa a la deriva del mar, se prueba claramente la jerarquía de lo que requerimos ingerir a corto o a medio plazo. En esas situaciones excepcionales de carencia, sin acceso al agua y a los alimentos, unicamente se puede sobrevivir durante unos días, muy pocos, sin beber nada de agua. sin embargo si se tiene la posibilidad de beber agua abundante, aunque no se disponga de ningún alimento, oséa sin comer nada pero bebiendo, se puede subsistir a lo largo de numerosas semanas. El cuerpo usa las «reservas» acumuladas de nutrientes, más que nada en la grasa ubicada bajo la piel. Se consume del propio cuerpo. Cuando se le salve, la persona afectada habrá adelgazado considerablemente, va a existir «consumido» sus reservas. En cambio el cuerpo tiene escasas reservas de agua, o dicho de manera más precisa, las agota muy rápidamente. 
 
A unque es el mecanismo del hambre el que nos impulsa a comer, la finalidad de este instinto básico no es solo saciar el apetito sino aportar al cuerpo las sustancias, los nutrientes, que requiere. en consecuencia, no se puede comer «cualquier cosa» sino lo adecuado, lo más favorable para nuestra salud. Esta es la definición más sencilla de lo que se llama «alimentación saludable», nutrición que no solo sacia el apetito, sino que estimula el bienestar del cuerpo tanto a corto como a largo plazo. 
 
Comer es una necesidad tan acuciante para todas las personas que gran parte de la historia de las sociedades a lo largo de los siglos se explica por la necesidad de conseguir comestibles. Las civilizaciones primitivas evolucionaron desde sus ocupaciones nómadas como cazadores y solo recolectores de los frutos que crecían espontáneamente, hasta hacer labores de cultivo de vegetales seleccionados, creando la agricultura, así como la crianza selectiva de animales domesticados, la ganadería. Cuando las invasiones ponían en riesgo sus tierras, y por lo tanto las cosechas necesarias para la alimentación de un pueblo, se defendían con las armas y había guerra. también las emigraciones masivas en épocas de enormes sequías, de epidemias o de catástrofes poseían como motor primordial el asegurar a la gente el soporte necesario. 
 
Las técnicas de cocina, es decir, la elaboración de los alimentos para que sean más sabrosos, más apetecibles o incluso más digestivos, fueron conquistas básicas de todas las sociedades, y también ingresaban a conformar parte de su proceso de «civilización». Transmitidas de generación en generación y cada vez más desarrolladas, aprovechaban más que nada los alimentos más simples de conseguir en su ámbito geográfico (el arroz en China y en otras civilizaciones asiáticas, el pescado en las regiones árticas, la vid y el olivo en los países mediterráneos, etc.). La cocina habitual coincidía con la temporada de las cosechas y se unía a otras tradiciones, convirtiéndose en un verdadero patrimonio cultural. 
 
Algunas de estas tradiciones culinarias que utilizaban los productos naturales del entorno, elaborándolos sabiamente, han llegado a constituir verdaderas señas de identidad de muchas zonas, como es la situacion de la «dieta mediterránea», una de las más saludables de todo el mundo, que contribuyó claramente a incrementar la salud y la longevidad de sus pobladores. 
 
Actualmen te nos parece habitual relacionar la alimentación con la salud, es un hecho bien popular. Pero en realidad es un hallazgo reciente, que tiene menos de un siglo. Pensemos que la nutrición actualizada surgió a principios del siglo xx, etapa en que comenzaron a identificarse y aislarse las vitaminas entre otros hitos importantes. Los entendimientos investigadores sobre el colesterol, hoy tan popularizados, se iniciaron hace apenas medio siglo, en la década de 1950. 
 
Raramente, el investigador de las virtudes favorables de la dieta mediterránea, y también el que la bautizó con este nombre, fue un investigador estadounidense, el biólogo y fisiólogo Ancel Keys (1904-2004). Aunque no era médico, abrió un camino muy importante en el saber de la relación entre la alimentación y la salud. murió recién cumplidos los 100 años, pero antes nos contó en su autobiografía la primera gran aventura científica sobre epidemiología cardiovascular, sobre el origen de las patologías del corazón. Sus estudios permitieron mostrar la relación entre el tipo de comestibles que se toman habitualmente y el estado de salud, sobre todo en relación con el infarto de miocardio. 
 
En el año 1948, poco después de acabada la Segunda Guerra Mundial, la Fundación Rockefeller patrocinó el primer estudio científico sobre la dieta de algunas zonas de Grecia, que entonces aún no se designaba como dieta mediterránea. Cuando llegaron a la isla griega de Creta médicos ingleses y norteamericanos, han quedado impresionados por la baja mortalidad de sus pobladores, más que nada por enfermedades cardíacas y coronarias. El índice de infartos era muy bajo y próximamente se relacionó la buena salud de sus habitantes con el tipo de alimentación, rica en alimentos vegetales y en aceite de oliva. En contraste, los griegos consumían muy escasas grasas animales.
 
 

Puedes leer más artículos sobre esta temática en las siguientes direcciones:

Hipertensión en el embarazo

Síntomas de hipertensión

 

Clasificación: 2.7 (6 votos)

Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor
No hay información sobre este autor.
¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.