Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
jueves 03 de diciembre del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Esa mañana...

veces visto 454 Veces vista   comentario 0 Comentarios

No pensé que se iba a sentir tan cómodo- Se dijo mientras contemplaba el cielo con las manos sobre su propio pecho. Aquel día no fue escogido por casualidad; se había despertado después de una noche donde apenas pudo dormir; los problemas la perseguían a donde quiera que iba; sus amigos la habían abandonado aunado al hecho de ser tan profundamente deprimente con sus palabras y tan cruel cuando se dirigía a ellos. -Aquí estoy, de nuevo... Hoy no me acobardaré; ni siquiera pensaré en en eso, hoy no. No ésta vez- Su cabeza giro a la izquierda en el frio y turbio riel. Era invierno y la luz del sol solo se había posado sobre la vía un par de horas; calentándolo lo suficiente para que fuese soportable el frio debajo de su nuca. Una lágrima corrió por su mejilla hasta perderse entre la gravilla y la madera. Estaba llorando; como las mil y un veces anteriores; como en su casa, en su cuarto, sobre la almohada, como las mil y un veces anteriores. Estaba cansada y molesta con sigo misma -¡Llega ya por favor!- Ahora lloraba más y más, se apretó las manos al pecho al momento en que el tren se asomaba al fondo de aquella vía con su corona de humo gris perdiéndose en la mañana -No te pares, no, no me voy a levantar- El tren creció en tamaño, la vía de acero debajo de su nuca empezó a vibrar, era reconfortante -¡Oh si, vaya que lo es!- Una pequeña sonrisa se dejó ver mientras una sensación de paz recorría su cuerpo; de repente se relajó, bajo sus manos y tomo la gravilla a su alrededor y su mirada ahora se dirigía al cielo, al gran azul bañado aun de estrellas. El tren con su indetenible fuerza se acercaba cada vez más; ya estaba allí a unos metros ya podía escuchar el mecanismo que mueve sus ruedas y el vapor saliendo de su chimenea, un estruendoso sonido salió de su trompa anunciando su llegada. Lo miró por ultima vez, a ese monstruo metálico, lo vio cara a cara, una brisa le hizo cerrar los ojos, apretándolos. Un grito; de felicidad de éxtasis salió del fondo de su garganta, lo soltó al cielo, se sentía flotar a través del grito cuando... Ahí estaba la enfermera sosteniéndole la frente con una mano mientras la otra le sostenía la muñeca en alto; la adrenalina le corría rápido por las venas, había despertado, la habían despertado, otra vez, como las mil y unas veces anteriores; y lloró, lloraba de tristeza y de felicidad, ella ya había terminado, estaba segura de su fin, pero no, quedaría para la próxima... Siempre habrá, entre esas blancas y acolchadas paredes, una próxima vez.

Clasificación: 1.0 (6 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

MONTENOZA

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.