Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
martes 25 de febrero del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

La desaparación del Hombre

veces visto 455 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Antes de nada aclarar que doy todo mi apoyo y respeto a la lucha contra el derecho a la igualdad de la mujer y al respeto y condeno cualquier acto de agresión. Además del agradecimiento por traer conciencia a un plano de oscuridades que beneficiará además a todas las generaciones de cualquier género. Dicho esto, creo que, para que haya un avance real a la conciencia y la liberación, la mujer y el hombre deben ir de la mano desde el respeto mutuo. El respeto real se produce cuando cada uno es escuchado y respetado por como es. De esta forma damos cabida a su realidad y no es “fagocitada” por nuestros prejuicios, miedos o exigencias. Es difícil entender que un niño de 16 años levante la mano a su novia si no es porque algo está fallando en la educación. Hace poco, dos chicas de 13 años me dijeron que su aspiración era echarse un novio rico y narcotraficante. No sé que me preocupó más de esto pero, podrían haber dicho ser ricas, o cantantes famosas, pero decidieron decir que un hombre rico las sustente y además que sea narcotraficante. Esto nos muestra que, el hombre tiene mucho que cambiar con respecto a la mujer, pero que la mujer también tiene bastante trabajo que hacer para coger el lugar real de poder que le corresponde. Parece que hay un miedo a decir que hay comportamientos innatos al sexo, igual que lo hay en los animales, que también somos. Y en esta lucha de la mujer y cada vez más de los hombres afortunadamente, se está olvidando que antes de ser hombre y mujer debemos ser macho y hembra. La diferencia entre ambos sexos no es solo que uno tenga un pene y el otro un vagina, como es de esperar. El hombre viene del macho, y su estructura física y biológica es completamente diferente a la de de la mujer, es por ello que su comportamiento será una manifestación de esa estructura. Si nos fijamos solo en la testosterona, aunque está presente en ambos, se encuentra mucho más prominente y de forma continuada en el varón. El varón tiene una temperatura basal que le hace estar preparado para fecundar a una mujer sin preámbulos. Hay un estudio de science daily https://www.sciencedaily.com/releases/2018/06/180625122437.htm que relata como la testosterona provoca grandes cambios en los varones físicos y la libido. También relaciona el nivel de testosterona con el aumento de agresividad. Con esto no estoy justificando la agresión, la cual condeno rotundamente, sino poniendo en un contexto que parece pasar desapercibido o que no se quiere ver. La carga de hormonas masculinas, provocan que el varón tenga una necesidad latente constante de satisfacción sexual que le llevó, desde tiempos antropológicos, a buscar la forma de satisfacerse, manejados x una realidad que es la herencia genética, y asegurar así la especie. Esa necesidad del hombre que ahora llamamos civilizado, ha llevado a lo largo del tiempo a ingeniárselas para conseguir a la mujer por todos los medios. Esta situación, le lleva al hombre a tener que tomar la iniciativa y la propuesta para conseguir sus necesidades, cada uno con lo que aprendió, desde piropear, acercarse a la mujer, conseguir bienes para atraerla, etc. La mujer, cuando desea conocer al camarero del bar pues le echa unas miradas se acerca a hablarle o si está bailando en medio de una pista de baile, le roza su culo mientras baila a espaldas de él, etc . En ningún caso esto justifica usar la fuerza o la grosería. No estoy hablando de eso. Pero la mujer hace uso de sus recursos aprendidos y heredados, es decir, del “hembrismo”. La diferencia entre un cuerpo masculino y femenino va mas allá de lo físico. Existe una pulsión inicial de distintos centros que se expanden como una nota que guía el plano de lo biológico y lo físico, el principio femenino y masculino. Aunque ambos géneros tienen los dos principios, uno suele estar más presente que otro. El principio femenino da soporte al principio masculino, lo femenino es el cáliz de lo masculino, es la que pone los límites para que lo concreto pueda manifestarse. Desde el óvulo, o el vientre ya la madre está poniendo los límites al hijo, necesarios para la vida. En ambos principios hay una relación de equilibrio, pero si alguno se sitúa en la usurpación entonces se desequilibra, ya sea lo masculino desde lo físico o lo femenino desde lo biológico/ emocional. El principio masculino, al desviarse cae en la agresividad y estamos hartos de ver lo dañino que es. Pero el principio femenino, si se desvía también tiene sus consecuencias. Quizás la parte que le corresponda a muchas mujeres sea, la de escuchar quien es el hombre que tienen al lado y respetarlo tal como es, sin intentar hacerlo a imagen y semejanza de sí misma. Lo que muchos hombres están gritando es que no se les están tampoco respetando. Que hay mucho maltrato psicológico donde la mujer intenta con la manipulación vivir una experiencia, aunque eso implique no aceptar al marido o chantajearle emocionalmente. La mujer que suele tener más habilidad en lo psíquico y emocional, ve al hombre y al niño que no se manejan bien, pero no entienden que el varón tiene otro principio, que será la magia de la cual la madre y la mujer se enriquecerán. Si vemos los dibujos de Disney de hace algunos años, veríamos actitudes muy machistas que veíamos normales antes. También se mostraba el estereotipo de hombre que no mostraba sus sentimientos. Pero nadie apuntaba, que en esas películas, al hombre se le colocaba como alguien que tiene que amoldarse a la idea de ella y cumplir sus expectativas de princesa. Es decir, un “proveedor” que debía renunciar a su vida para satisfacerla y crear una vida familiar en el hogar, además de casarse, utilizando lo emocional para manipularlo y que ella pudiese vivir su cuento de princesa sin tener interés en saber quién hay realmente a su lado. Los niños son seres encarnados que están intentando encontrase constantemente, se buscan a través de la referencias. Los padres, sin embargo, los bombardean con imposiciones, quejas y exigencias que nada tienen que ver con nuestra naturaleza, sino un ambiente artificial creado a exigencia de los padres. Por ello, un niño/a que no es respetado/a, aprenderá que para ser aceptado primero deberá ser escuchado, y por eso empieza a gritar. En vez de acompañarlo, le imponemos que no lo haga, en vez de escucharlo le imponemos una identidad y un futuro. El implicarse y acompañarlos en su educación de una forma consciente requiere esfuerzo, y los padres derivan su responsabilidad a la televisión y tecnologías. Si la madre, heredera del principio femenino, no respeta al hombre desde la escucha de estar dispuesta a saber quién es, tampoco respetará al hijo y lo adoctrinará sin respetar su principio masculino, se sobreexcederá en su poder limitante, buscando de una forma inconsciente el control sobre los hijos. El varón que una vez se sintió uno con la madre, vuelve a sentirse controlado por la mujer y con la necesidad de amoldarse para poder ser aceptado, pasando a la adolescencia sin haber madurado la certeza de que la madre no tiene control sobre él. El hijo aprenderá, que para ser aceptado debe amoldarse en la matriosca que la madre le creó, y se relacionara en el futuro con las demás mujeres como hijos y las mujeres como madres, amoldándose. Ellas no entienden q es solo el padre del varón el q puede darle la seguridad para liberarse de esos límites, siempre que él este liberado claro. Es fácil ver los tópicos de mujeres y hombre en la tele y anuncios. La mujer guapa que esta con un hombre no tan guapo pero medio “tonto” que se comporta como un niño interesado solo en que le permitan jugar a la consola o ver el futbol. Son relaciones madre-hijos, nada que ver con el abismo al que se acerca uno con una pareja en la que la tratas al mismo nivel, donde te acerca a lo desconocido y experimentar así el misterio de lo que llamamos vida. Los dibujos de actualidad como los Simpson, Padre de familia, Gumball, etc, ponen al hombre como a un niño descerebrado, irresponsable que simplemente está ahí para satisfacer las necesidades de la esposa, que trae la cordura y coherencia y le dice a los hijos lo que no deben hacer. Es como si dijeran, mejor un niño que un hombre, al niño se le puede controlar. Creo que tanto unos dibujos machistas como los otros no nos hacen ningún bien. En el ejemplo anterior del narcotraficante rico, tenemos bien reflejada la cuestión. A las mujeres seguirán llamándoles la atención los “malotes”, aquellos que no fueron adoctrinados y eran capaces de revelarse de la madre si era necesario. Pero tampoco cualquier malote de barrio, sino como lo del narcotraficante rico, alguien con poder, y al ser malote quiere decir, alguien que se salte las normas, que arriesgue, es decir, la figura de un padre que se salta los limites y toma la responsabilidad de ellas como hijas. Quizás sea momento de replantearse las relaciones y de aprender a respetar, y a estar dispuesto a abandonar nuestra posición a la que tanto nos aferramos. La historia nos muestra como el hombre colocó a la mujer en la represión. No eran respetadas por sí solas pues no las dejaban trabajar, disfrutar, votar ni ser libres. El disfrutar libremente de su sexualidad estaba condenado de tal forma, que hasta su propia familia podía repudiarla. La única salida que tenían la pareja adolescente era la de casarse y crear su propia familia. El hombre desde tiempo atrás se encargaba de salir a la caza o a a fabrica y proveer a los hijos y a la mujer que trabajaba en casa. Por fortuna, y aunque aún queda mucho por hacer, todo esto está cambiando, la mujer puede hoy en día trabajar y disfrutar de la vida libremente, como no puede ser de otra manera. Hoy en día, la mujer ya no necesita que la provean. Pero el hombre no sabe aun cual es su lugar, si antes su deber era la de ser un príncipe que debía de rescatar, ahora se encuentra con el síndrome del nido vacío. Se está arrojando al saco del machismo todo lo que el hombre fue. Se le está arrinconando contra las cuerdas sin que nadie haga distinción de una forma justa y respetuosa, y le reconozcan su contribución a la vida, que también la tuvo al igual que la mujer. Que cada uno tomemos la responsabilidad que nos toca, empieza respetar y agradecer lo bueno que uno ha heredado, que gracias a lo que otros sufrieron uno pudo recibir. Hubo mucho sufrimiento, pero por otro lado, hubo bondad en muchos actos en una situación que la pareja adolescente heredó. En este tira y afloja de la cuerda q nos une en este momento que llamamos vida, está compuesta de muchas hebras. Algunas hebras nunca debieron estar ahí, otras fueron útiles en su tiempo, y otras eran puro amor. Si tiramos de toda la cuerda sin hacer distinción, nunca saldremos del bucle y seguirá manifestándose la injusticia a través de los hijos hasta que se repare. La mujer en su camino, se está cerrando al encuentro para evitar proveedores, ya que descubrió su propia mentira de que no necesitan que la provean, y el hombre, desubicado, sigue buscando (en el mejor de los casos) los malabares necesarios para que lo acepten, por lo que, desde un nivel mental, no se produce el encuentro, y si no hay pie al encuentro no hay intercambio, y si no hay intercambio no hay vida. Todo mi apoyo a la mujer con su lucha por la igualdad, derecho a la libertad y la vida.

Clasificación: 1.3 (3 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor
No hay información sobre este autor.
¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.