Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
viernes 15 de febrero del 2019
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Ti(em)po

veces visto 238 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Ti(em)poEstamos contaminados. Llenos de prejuicios, llenos de hipocresía, llenos de rencor y al mismo tiempo estamos tan vacíos... Contradictorio ¿Verdad? Pasamos más de la cuarta parte del día, y seguramente me quede corta frente al móvil, sin darnos cuenta de un pequeño detalle. Son esos números que aparecen en la parte lateral izquierda (en mi caso) y que no se mantienen... Cambian constantemente. Creedme amigos, que esos insignificantes dígitos lo marcan todo. Creemos tener el poder, el control de nuestra vida, cuando ignorantes de nosotros, tenemos todo programado ya. Mi padre siempre dice "un día más es un día menos". Muchas veces (demasiadas) hago caso omiso a sus palabras, pero cuanta razón tiene... Lo peor no es que el tiempo vuele, que la verdad, va mucho más rápido que eso. Sino que siendo conscientes de ello, no hacemos nada por hacer que merezca la pena cada minuto de nuestro juego. Muchos me criticaran, pero si, es un juego, con sus niveles, con sus nuevas oportunidades (dependiendo del jugador, por supuesto), con su start y su game over. Mi sueño, es que el tiempo se marque en esas arrugas que espero tener algún día. Sí, yo no pretendo ocultar algo, que considero lo más bonito de la vida. Ojalá, y digo ojalá bien alto, luzca como mis abuelos el día de mañana. Esa belleza creedme, no hay dinero en el mundo que pueda comprarla. Yo solo le pido al tiempo eso, mientras observó la pantalla de mi móvil, y ese 032 que ahora mismo me parece la combinación más bonita del mundo y que ojalá no fuese a cambiar nunca. Vaya... 033. Le pido que me deje observar esas arrugas por mucho más tiempo, esas manos que reflejan el trabajo de toda una vida, esa sonrisa que, dios mío, es capaz de cambiar el mundo entero en un segundo. Porque a mí, no me importa que pases... Es algo que es inevitable y que se que tiene que pasar, pero permíteme solo eso. Me he dado cuenta algo tarde, soy consciente, de que no me hacía falta nada, que todo lo que me hacía feliz ya estaba a mi alcance. Gracias por esta lección de vida, de verdad que te lo agradezco, porque me ha enseñado más este año que mis 20 años de vida restantes. Pero ahora te pido, que aflojes un poquito... No que vayas más despacio, porque sé que no va a ser posible, pero si te pido que pases de una forma más suave. Porque mantengo el tipo, tiempo, pero quiero seguir jugando este juego con los míos por mucho más.

Clasificación: 0.0 (0 votos)

Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor
No hay información sobre este autor.
¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.