Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
viernes 15 de febrero del 2019
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

¿Cuándo despedir al jefe? 3 casos en los que el jefe debe irse…¡YA!

veces visto 212 Veces vista   comentario 0 Comentarios

¿Cuándo despedir al jefe? 3 casos en los que el jefe debe irse…¡YA!

Una empresa y un barco tienen muchas similitudes. Ambas son formadas por una tripulación, cargan consigo pasajeros y mercancías y son comandadas por un Capitán.

 

Mayoritaria mente, navegan por aguas tranquilas, con viento de cola y con un puerto en el cual atracar. Pero cuando aparecen factores adversos, es cuando se necesita de un buen Capitán, del mismo modo en una empresa el jefe es factor determinante para conseguir el éxito

 

Cuando el jefe no tiene la capacidad de lograr los objetivos, genera inconvenientes con el recurso humano o se niega a evolucionar, su presencia se convierte en un elemento perjudicial a la empresa y debe ser despedido.

 

Muchas empresas han prescindido de los servicios de su Presidente, CEO o Director General.

 

Incluso ha habido ocasiones en los que se ha despedido al propio fundador. Más adelante, conocerás algunas ocasiones en las que los jerarcas tuvieron que pasar por la oficina de desempleo.

 

3 tipos de jefes que se deben despedir

Aunque hay muchos ejemplos, veamos los más frecuentes y notorios en el mundo empresarial.

El Mal Heredero.

 

Un emprendedor tiene una idea que sigue hasta convertirla en realidad, corre riesgos y se esfuerza dia a dia, para que su pequeño sueño se materialice.

Años de esfuerzo, habilidad, perseverancia y suerte, en muchos casos, hacen que un negocio determinado florezca hasta llegar a su esplendor.

Sin embargo, muchas veces los negocios prevalecen pero sus creadores no. Bien sea por retiro o por fallecimiento, muchos emprendedores deciden heredar las riendas de sus empresas a sus hijos, sobrinos o hermanos.

Esta romántica visión del legado y de la sucesión, muchas veces se materializa de manera acertada e incluso, sobreviviendo y aumentando el tamaño de la empresa de generacion en generacion.

Hemos visto empresas familiares de mucho éxito y que incluso han sido traspasadas de padres a hijos por 3 y más generaciones. Obviamente, estos delfines son el fruto de años de preparación académica y del negocio por parte del grupo familiar, hasta que tiene los suficientes atributos para asumir las riendas.

A veces, los padres, abuelos y tíos se quedan como parte de un consejo asesor, directivo y de control.

No obstante, existe una cantidad aún mayor de ejemplos de empresas heredadas, que han sido llevadas a la ruina a una velocidad exponencialmente superior a lo que el antecesor tardó en consolidarse.

Muchos empresarios prefieren mantener a raya a sus hijos del negocio familiar y éstos, bien sea por conveniencia, rechazo, pereza o apatía, prefieren no inmiscuirse en nada relacionado con el mismo.

Otros pertenecen a aquellos que han preferido disfrutar de las mieles del éxito familiar y, al no ser exigidos, no toman ninguna iniciativa para aportar valor al oficio de empresario.

Pero, muy a su pesar, a estos herederos les llega el momento de asumir el mando del negocio familiar.

Estos jefes son desastres gerenciales que, si no son contenidos a tiempo, llevan a la empresa a un punto de quiebre en el cual su permanencia resulta perniciosa para el negocio.

En muchas oportunidades, deben intervenir otros miembros de la familia que hayan permanecido dentro de la composición accionaria, la junta directiva o una junta interventora externa.

La mayoría de este tipo de jefes sentirán un alivio absoluto al sentirse liberados de una pesada carga con la que no pueden lidiar, es por ello que por lo general no existe mucha oposición a rescindir del cargo directivo.

 

¿Te suena familiar?

 

Este próximo puede ser visto en muchas empresas…

 

El Obsoleto.

 

A diferencia del anterior, en la gran mayoría de las veces, este tipo de jefes suelen ser los fundadores, arquitectos, constructores y lobos solitarios de sus negocios.

Éstos, fueron ganando tamaño, estructura, empleados, servicios y clientes; pero siempre adolecen de un mismo mal: las decisiones pasan siempre por el jefe.

Y no es que este tipo de jefes sean autoritarios per se, es que no están acostumbrados a trabajar en equipo, a delegar y a confiar en sus empleados.

A medida que el negocio se consolida y evoluciona, crece pero las ideas del jefe se mantienen incólumes. Entonces, este tipo de jefes, convierten al negocio en la consecución monótona de acciones  repetitivas basadas solo en su voluntad.

“Aquí se ha hecho así por N cantidad de años y nos ha ido bien” suele ser un mantra de estos caudillos, sumado con: “Usted es muy joven para dar consejos”, “¿Me va usted a decir cómo llevar mi negocio?” etc, etc, etc.

Las nuevas tecnologías, los nuevos paradigmas, mercados emergentes, modelos de negocio u otra cosa que huela a nuevo, es como mostrarle una cruz a Drácula.

Suelen ser empresas que ostentan un glorioso pasado y ahora solo aspiran a mantenerse a flote en la marginalidad.

Generalmente, estas empresas, tienen un periodo de vida asociado directamente a la vida útil del jefe y su sustento se basa en clientes fieles a muerte e igual de renuentes al cambio.

 

Ya este último abunda mucho más de lo que creemos…

 

El Dictador.

 

Igual que todo estereotipo de dictador de película, este jefe se siente amo y señor de todo lo que concierne a su empresa.

Todo lo sabe, su opinión es la única valedera y aplica el concepto de la microgerencia al calco.

Actúa como un policía dentro de su organización, controla desde el mínimo detalle, nunca se complace y su recurso humano son meros súbditos que deben rendirse a sus pies y dar gracias a la providencia por trabajar bajo el mando de semejante portento.

Sus relaciones con los clientes no son muy distintas. Nunca aplica la máxima de que “el cliente siempre tiene la razón” y les subestima constantemente.

¿Servicios al cliente?¿Para qué? Sus proveedores, clientes y empleados deben sentirse honrados de que él les presté un minuto de valioso tiempo y sus formas son dignas de un texto universitario.

Usualmente este tipo de jefes, lideran por coerción, el miedo los nutre y sus relaciones con los empleados son casi inexistentes.

Corrige en público y siempre desde el objetivo de ejemplarizar, nunca lo hacen para mejorar.

Conceptos como reingeniería, autocrítica o introspección están fuera de su diccionario.

Suelen salir de la empresa cuando el cúmulo de quejas internas y externas llega al hastío y la junta directiva suele despedirle casi a patadas.

Sin embargo, hay casos en los que es el dueño del negocio y sus prácticas administrativas suelen hundir al negocio junto con su carrera.

 

A pesar de ésta clasificación, estos 3 jefes pueden combinarse en un cóctel muy explosivo para la empresa y sus empleados.

 

¿Los fundadores echados? No les he olvidado...aquí está lo prometido:

 

7 Fundadores despedidos de sus propios proyectos.

Nadie puede decir que está seguro en su puesto de trabajo y menos en el dinámico mundo de los negocios. Aquí te muestro una lista de 7 fundadores de grandes corporaciones que fueron echados a la calle:

  1. George Zimmer: Fundador de Men's Wearhouse

  2. Andrew Mason: Creador de Groupon

  3. Jerry Yang: co-fundador de Yahoo!

  4. David Neeleman: Artífice de Blue Jet

  5. Rob Kalin: Fundador de Etsy

  6. Mike Lazaridis: Research in Motion

...y por último el caso más famoso:

  1. Steve Jobs: Arquitecto, constructor y alma de Apple

 

Hemos repasado los 3 tipos más frecuentes de jefes que merecen la calle:

  • El Mal Heredero

  • El Obsoleto

  • El Dictador

 

¿T ienes algún otro ejemplo de jefe que deba ser despedido?

Pues, déjame conocer a estas estrellas del liderazgo en la caja de comentarios

 

.


 

r  


 

 

r
 

Clasificación: 4.3 (6 votos)

Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Agustin Gutierrez Pulido

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.