Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
martes 27 de octubre del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

COVID - 19. 24.- Pandemio.

veces visto 59 Veces vista   comentario 0 Comentarios

COVID - 19. 24.- Pandemio.

Serie Cuentos de Cuarentena

Escribir es lo mejor que puedes hacer cuando estás en cuarentena. Dejar volar la imaginación para salir del aburrimiento cotidiano. Mezclar lo real con lo fantástico es un buen ejercicio para la mente: estimula el cerebro y las neuronas dejan de morirse por falta de uso. Éste es un resultado positivo – creo – de la cuarentena entre marzo y agosto de 2020.

24.- Pandemio.

Pandemio nació en un tiradero de basura de pobres. Los niños pepenadores que vivían y trabajaban ahí lo rescataron. Un muchacho habilidoso le conseguía los botes de leche. Sorprendentemente, el bebé aguantó y creció muy bien, casi nunca se enfermaba ni lloraba. Eso sí, sonreía mucho. La vida había sido buena con él: tenía muchos papás, hermanas y hermanos.

Al año ya trepaba las montañas de basura. A los 2 años ya hablaba y ayudaba en el trabajo. Le enseñaron a buscar cosas valiosas para vender y para usar, le decían que era un juego. Él no supo de sarampión, varicela, rubeola, zika ni nada. De hecho, los niños lo bautizaron con ese nombre porque había nacido al inicio de la última pandemia; ellos se protegieron en la basura y tampoco se enfermaron. Le conseguían ropa o le regalaban de la que ya no les quedaba. Comían de lo que llegaba en los camiones. Así era su vida.

Se comentaba que sus papás biológicos debían ser altos y fuertes, tal vez una pareja de atletas muy jóvenes que no pudieron “lidiar con el problema”. El caso es que Pandemio creció alto y fuerte también y, desde pequeño, se convirtió en un líder que ayudaba a los demás cuando los niños mayores o los adultos los agredían si encontraban algo realmente valioso. Él ya conocía los gritos de miedo o de angustia de sus amigos y acudía a ayudarlos. A veces, él también resultaba todo golpeado pero eso no lo arredraba.

Aunque nunca fue a la escuela, otros niños lo enseñaron a leer y escribir, era bueno para las matemáticas y …para la música. Era un cantante natural que alcanzaba notas altas y también bajas por lo que se le daba bien todo tipo de canciones populares. A veces, los niños y los muchachos hacían alguna fiesta de cumpleaños y Pandemio era el cantante oficial. Todos estaban a gusto con él.

Una de las características especiales de Pandemio era su olor: como había nacido y vivido todo el tiempo entre la basura (y sólo se bañaba con la lluvia), su olor era realmente fuerte, tirándole a papa o cebolla podrida. Los demás se habían medio acostumbrado a su hedor. Precisamente ese hedor fue el que lo salvó cuando aparecieron los primeros Covidolocos: atacaron primero a los adultos. La gente joven se escondió entre la basura pero como quiera localizaron a algunos. Otros adquirieron la enfermedad. Pandemio se la pasaba tratando de ayudar a los demás pero eran demasiados enfermos. Hasta consiguió que viniera un médico pero sólo traía paracetamol, aspirinas y unos pocos antibióticos que se acabaron muy pronto.

Ya se sabe que los Covidolocos tienen muy buen olfato - parecían perros o lobos los desgraciados; así localizaban pronto a la gente sana. A Pandemio le rehuían porque no aguantaban su olor. Un covidoloco, más listo que los demás, se puso doble cubrebocas N95 para poder atacarlo. Sin embargo, Pandemio era más fuerte y lo controló. Él no quería matarlo porque había sido uno de sus mejores amigos pero no se aplacaba. Lo sofocó con un pañal usado de adulto.

¡Cómo cambió su vida! De la felicidad a la tristeza de quedarse solo.

Clasificación: 0.0 (0 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Cuentista Chido

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.