Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
miércoles 08 de diciembre del 2021
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Aquí te explicaremos las diferencias entre excitación, deseo y placer sexual

veces visto 283 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Aquí te explicaremos las diferencias entre excitación, deseo y placer sexual

¿Qué es la excitación sexual?

La excitación sexual, una de las sensaciones más agradables para el ser humano, es la acción de provocar cambios mentales y físicos en el cuerpo que preparan y facilitan a la persona para que se produzca una relación sexual.

¿Qué es el deseo sexual?

El deseo sexual es la motivación o interés en las relaciones sexuales mientras que la excitación es la respuesta física que acompaña la actividad sexual. Dicho de otra manera, el deseo sexual está relacionado a lo que nos gusta de la otra persona como son las características físicas o de personalidad, sus atractivos y las situaciones, lugares, caricias, movimientos y olores que nos parecen sensuales. El deseo es el primer paso en la respuesta sexual humana, pues esto inicia la relación sexual. Ambos están muy relacionados, pero distinguirlos es muy útil, sobre todo cuando algo no funciona bien.

¿Y qué es el placer sexual?

El placer sexual, por su parte, aparece con la excitación sexual, y es la respuesta del cuerpo a la estimulación. El ser humano puede excitarse por estímulos que oye, ve, huele, saborea o toca. El estímulo puede ser real, o sea, estar presente en el mundo real, o ser fruto de la imaginación e incluso del sueño. La excitación se produce cuando acariciamos nuestras zonas corporales erógenas y/o se comparten las caricias con una pareja. Pero si, además de estimular nuestro cuerpo, somos capaces de hablar con nuestra pareja sobre lo que nos gusta o no en las relaciones sexuales y podemos no aceptar las prácticas que no nos gustan, si tenemos en cuenta lo que deseamos y dedicamos atención a los deseos de nuestra pareja, si nos sentimos a gusto con determinadas relaciones, si nos sentimos seguras y seguros de no estar corriendo riesgos que no deseamos, hasta capaces de afectar a nuestra salud; si damos importancia a todo lo que nos parezca significativo a cada una, a cada uno o a ambos, el placer se incrementará porque trascenderá el cuerpo y se llegará a alcanzar la plenitud en la satisfacción psíquica y emocional. Todo nuestro cuerpo, bien sea de hombre o de mujer, está preparado para darnos un placer que comienza con una estimulación que puede ser física, psicológica o una combinación de ambas a través de la vista, oído, olfato, tacto, gusto, el pensamiento o las emociones. En términos fisiológicos, se relaciona con fenómeno vasocongestivo como son el flujo de sangre hacia ciertas regiones del cuerpo, particularmente los órganos pélvicos. Sus expresiones primordiales, que pueden no ser instantáneas ni duraderas, son la erección del pene y del clítoris, así como la lubricación vaginal.

¿Cómo el pene logra la erección?

La erección del pene es producida a los pocos segundos de iniciada la estimulación. La sangre fluye con rapidez llenando los tejidos esponjosos y cavernosos de esa zona, lo que endurece y agranda el miembro viril. Otro de los tejidos externos donde se observa una transformación son los pliegues del escroto, pues ellos se alisan mientras los testículos se acercan más al cuerpo y aumentan ligeramente de tamaño. Los músculos del perineo se contraen rítmicamente y generalmente aparecen en la punta del pene gotas conocidas como líquido preseminal.

¿Y cuáles son las señales de la estimulación sexual femenina?

En las mujeres la señal inicial es la lubricación vaginal, que comienza de diez a treinta segundos después del principio de la excitación sexual. Se presenta en forma de gotas aisladas que acaban por humedecer toda la superficie interna de la vagina, así como la zona vestibular por la acción de las glándulas de secreción externa, las llamadas de Skene y de Bartolino. La densidad, cantidad y olor varían en esa secreción lubricante no sólo de una mujer a otra, sino en función de las diferentes etapas de la vida. Los dos tercios interiores de la vagina se expanden, el cérvix y el útero son empujados hacia arriba, mientras los labios genitales se aplanan y abren. El clítoris y los labios vulvares aumentan de tamaño lo mismo que los senos, mientras los pezones se tornan rígidos a consecuencia de las contracciones de pequeñas fibras musculares e incluso las venas de la mama se hacen más visibles.

Algunas técnicas de estimulación sexual en una pareja

Puede hacerse excitante una conversación por teléfono cuando uno o los dos miembros de la pareja se encuentran desprovista totalmente de ropas y se lo dice a su compañero/a sentimental para que imagine l total desnudez. La conversación tomará caminos excitantes y con seguridad se quedarán con ganas de más cosas para cuando se encuentren pues la imaginación trabajará a favor de una tremenda relación sexual. La tanda de excitación puede comenzar en la habitación de ambos, por supuesto, pero no para una relación sexual insípida sino caminando ambos o uno de ellos como modelo en pasarela, pero llevando solamente los zapatos puestos, si los de ella son de tacones altos mejor, y nada más acompañado de una música para la ocasión. El comienzo, el intermedio y el final, todo feliz, están garantizados. La cocina es un magnífico sitio para realizar experiencias de desnudo por parte de los dos, solo cubriendo la parte delantera del cuerpo con un delantal. Limpiar los platos sin ropa hará que esta tarea sea mucho más gratificante y pudieran terminar el fregado en una de las sillas del comedor con los cuerpos ya sin delantal. También se puede colocar sobre el cuerpo, incluso sobre los genitales, un poco de una sabrosa mermelada, pero invitando a la otra parte a lamer directamente sobre la zona dulce, logrando estimular así los cinco sentidos. La temperatura en la cocina se elevará aún más que el de la candela, aunque se debe evitar freír desnudos para evitar inoportunas salpicaduras del aceite. También se puede utilizar un jueguito sencillo de competencia estando desnudos en la cama y aquel que pierda tiene que obedecer a su pareja en cualquier fantasía sexual que se le ocurra, pactadas previamente como una simple apuesta, aunque la parte inteligente tratará de hacer trampas y siempre ser quien pierda. Se puede utilizar una esponja húmeda para frotarse el cuerpo mutuamente, primero ella y luego él Puede que al principio de la relación todo esto dé un poco de vergüenza, pero si antes de quitarte toda la ropa, piensas en dos zonas de tu cuerpo o del de la pareja que te gusten, se potenciarás el ego y hay más seguridad para comenzar el espectáculo.

Clasificación: 1.5 (2 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

http://www.libreriavirtualcuba.com/productos.php?producto=16  

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.