Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
jueves 12 de diciembre del 2019
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

¿Tiene el trabajo sentido?

veces visto 989 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Muchas veces nos preguntamos si el trabajo tiene un sentido en la persona. Hay gente que afirma que podría vivir sin trabajar (siempre y cuando tuvieran dinero, claro), mientras que hay otros que defienden que el trabajar va más allá de ganar dinero.

Pongámonos a pensar! ¿Qué nos aporta el trabajo? Por supuesto dinero, y con ello poder permitirnos poseer o adquirir cosas, además de autonomía e independencia (aunque con el mil eurismo, esto no está totalmente garantizado), un orden y estructura, un sentido de pertenencia a “algo”. Estas son cosas muy valoradas en nuestra sociedad, aunque pensándolo mejor, todo esto ¿no podríamos tenerlo solamente con la primera, el dinero? Es decir, con dinero puedo independizarme, organizar mi vida (por la mañana gimnasio y sesión de belleza, por la tarde clase de pintura), además puedo sentir que pertenezco a mi club de ajedrez.

Volvemos al punto de partida. Entonces ¿trabajar no tiene un sentido real? Si vamos a la parte más humana de la persona llegamos a la auto-realización, esa palabra infinita. Eso que está ahí, que llegado un momento de nuestra vida, cuando nuestras necesidades primarias se ven cubiertas, necesitamos alcanzar y nunca terminamos de lograrlo. ¿Puede el trabajo ayudarnos en este sentido?

Volvamos a pensar que nos aporta el trabajo en esa parte más personal y humana. Nos enseña a escuchar (o bien, nos obliga a callarnos en algunos momentos), a negociar, dialogar, ceder, a que no podamos llevar siempre la razón (aunque a veces la tengamos), a gestionar nuestra rabia (en general a controlar y dominar nuestros sentimientos), nos obliga a aprender a decir las cosas de otra manera (y no como dictan las entrañas), nos llena de responsabilidad y tenemos que aprender a trabajar tanto solos como coordinarnos con un equipo.

Por otro lado, en otros momentos llegamos a experimentar lo que es sentirnos “capaces de”, sentir como nos superamos y evolucionamos (sobre todo si miramos atrás), o valorar (o que incluso nos valoren) nuestros méritos “de eso has sido capaz tú”, escuchar un “felicidades” o “enhorabuena”, levantarnos ante las dificultades y llegar a saber que si quiero, puedo. Esto influye en nuestra autoestima y va moldeando la percepción que tenemos de nosotros mismos. En estos momentos de éxito laboral es cuando utilizamos el dinero para salir a cenar y celebrarlo con nuestra familia y amigos.

Pues bien, llegar a desarrollar esas capacidades, encontrar el equilibrio entre los buenos y los malos momentos laborales, aprender de lo “negativo” y saborear lo “positivo” es todo un aprendizaje de la vida. Este aprendizaje se va incorporando a nuestra personalidad y va formando parte de nosotros dando forma a nuestra madurez. Con ello no quiero decir que sólo nos formamos como personas a través del trabajo, ¿pero ayuda?

Beti Martínez

Jobs.as

Web de empleo, bolsa de trabajo, ofertas de empleo

Clasificación: 2.2 (20 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor
No hay información sobre este autor.
¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.