Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
viernes 21 de febrero del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Vajes a Marruecos

veces visto 1982 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Marruecos, el país más occidental del Maghreb y también el más exótico, está ahí, apenas a un tiro de piedra de Europa. Una extensa red de autopistas conectan cualquier lugar del viejo continente con ese pequeño paso marítimo que abre la caja de las maravillas. El exotismo real, incontaminado a veces. La fascinación de un mundo que se mueve a emboladas de una tradición que le llega desde una cultura extraña para quien venimos del norte. La contradicción interna que implican sus intentos de modernización. Sus paisajes esplendidos, tan diversos en ocasiones como sus habitantes, como las gentes que le dieron forma. Las ciudades, los pueblos, las aldeas. Glorias del Islam, junto a minúsculas poblaciones en el nivel mínimo de subsistencia. Un mosaico humano que permanece unido por propio equilibrismo circense. Bereberes, árabes, seres originarios de todo el ámbito mediterráneo que alguna vez en algún tiempo, llegaron aquí y aquí se quedaron. La primera universidad del mundo y gentes que nunca vieron un papel escrito. Montañas, desfiladeros, ríos, desierto, arena y piedra, playas infinitas, mar bravo y aguas mansas, nieves y sol abrasador. Y todo, en un área manejable, en una superficie asequible, humana.

Pero descubrir Marruecos, el Marruecos real, no es fácil. Ocurre como casi siempre: El viajero que desembarca sus ilusiones en el país, lo hace bien a través de un viaje organizado, bien en solitario, pero siempre temerosos del descubrimiento, siempre dejándose llevar de ideas ajenas, de imágenes tópicas, permitiéndose pocos espacios a la imaginación. Y Marruecos exige dedicación, esfuerzo, salirse de lo convencional, para comprenderlo, para amarlo, para simplemente detectar la magia que contiene. De ahí el automóvil. Porque hay lugares, ambientes, situaciones, que sólo son accesibles desde la libertad que otorga desplazarse por cuenta propia. Y si ese vehículo es capaz de trasladarnos más allá de los límites impuestos por el asfalto, alcanzaremos la plenitud, la posibilidad única de conocer lo que otros sólo estarán en condiciones de intuir.

http://www.elsurtours.net

Clasificación: 1.9 (21 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor
No hay información sobre este autor.
¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.