Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
martes 21 de enero del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Con el odio a cuestas

veces visto 6528 Veces vista   comentario 1 Comentarios

 

Nuestra sociedad necesita con urgencia fuertes revoluciones ideológicas y culturales. Sin embargo, el terreno de la Religión exige otros cambios que el compromiso de una minoría honesta empieza a cumplir. Es más, la Iglesia Católica ya chirría, porque ha soportado durante más de mil años el curso irregular de la historia y pide que alguien le ayude a cargar con su cruz. Pero ella misma se ha buscado este calvario que el odio y la mentira le han impuesto. Ahora su mensaje de humanidad y misericordia se ha convertido en un reflejo donde se miran las ambiciones más rastreras del hombre; por consiguiente, su casta de avaricia cicatera parece olvidar aquel espíritu sencillo y humano sobre el que se fundó un día esta maquinaria oxidada.

Las personas exageramos a menudo las palabras amables o crueles. Quizás por eso, hemos juzgado con nuestra insolencia la imagen de Dios a lo largo de la historia. Unas veces, quisimos elevar al cielo nuestra grandeza para alcanzar la Suya y caímos con todas nuestras aspiraciones. Así obró la Iglesia Católica y así ha terminado. Otras veces, pensamos que se podía descubrir el rastro divino sin la necesidad obsesiva de clérigos santurrones; entonces nos comportamos como templos vivos en los que habitaba la Luz celestial. Con todo, la historia ha demostrado que estas vías hacia Dios estarán destinadas al fracaso hasta que no iluminemos nuestra inteligencia corrompida. Porque si apartamos la primera piedra del camino, el resto caerá por sí solo. Pero el catolicismo continúa en su estupidez sagrada. ¡Qué bueno es predicar el amor y la caridad y llenarse al mismo tiempo los bolsillos con dinero y alabanzas!

A menos que la auténtica revelación religiosa llame a las puertas del Vaticano, las barbaridades tan discutidas por la cúpula católica no se esfumarán ante el mensaje original del Evangelio: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”. Sin embargo, los “santísimos” ministros de Dios en la Tierra no pueden o no quieren despertar de su alucinación rancia y ridícula sobre el cristianismo. Parece que sus sotanas y sermones adornados con hipocresía les obligaran siempre a caminar con el odio y la venganza a cuestas.

Clasificación: 3.0 (33 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Abraham Ferreira Khalil

Comentarios
made 25 de Jun, 2012
+2

Es tremendo ver, oír y escuchar que abusan de la fe y del nombre de Dios, es tiempo de un verdadero cambio dentro de los hombres que solo puede ser provocado por el acercamiento a Jesús. Saludos

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.