Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
sábado 31 de octubre del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Naufragios inminentes y gobiernos decadentes

veces visto 23393 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Causa auténtico estupor que un sólo hombre tras los muros de la cárcel consiga poner en jaque no sólo a su propio partido, sino al gobierno de toda una nación. Pero de Luis Bárcenas, aprendiz de las víboras más letales, cabe esperar ese temor y mucho más si me apuran. De hecho, como el extesorero llegase a arrojar luz sobre toda la corruptela que planea sobre él y su partido, el Estado, el Gobierno e incluso el sistema actual estallarían de inmediato, lo cual empieza a ser una verdad tangible para muchos de nosotros.

Tanta demora en los juicios, en las evidencias contra Bárcenas y en los dictámenes del tribunal sólo puede obedecer a la debilidad del Ejecutivo de Rajoy; un Ejecutivo que barre sus inmundicias con una escoba hecha pedazos y que, por tanto, ensucia más que limpia. Es este gobierno, en definitiva, una turba de títeres manipulados por intereses diversos, llámense estos poder financiero, Unión Europea o dedo amenazante de Bárcenas. No en vano las cloacas del PP ocultan residuos que de salir a flote salpicarían a toda la sociedad y darían paso a reacciones violentas totalmente justificadas. He aquí, pues, la causa por la que Rajoy y sus acólitos temen a Bárcenas. Al menos en prisión su libertad de movimiento queda mermada; o eso es lo que creen…

Verdaderamente los últimos casos de corrupción política,-inclúyase también la barahúnda de los ERES andaluces-, vienen a insistir en esa necesidad creciente de transformar las cosas. Sin embargo, mientras los necios crean que viven en un sistema transparente y eficaz, mientras la balanza de la Justicia no se equilibre de nuevo y mientras el desencanto siga latiendo entre la multitud, imposible es hablar de una perfecta democracia. En todo caso, podríamos considerar al régimen español una masa caótica de derechos y libertades que manos misteriosas cercenan poco a poco.

Así las cosas, uno llega a cavilar sobre cuanto ve y siente; uno llega a preguntarse si es la sociedad quien maltrata a todos sus integrantes o si son todos los integrantes quienes maltratan a la sociedad. ¿Qué será, por tanto, de los chantajes y amenazas de Bárcenas a su propio partido? ¿Cómo terminará esta parafernalia que han organizado a expensas del sistema? Probablemente, como empezamos a ver, los dos grandes partidos se turnen los ataques. Unas veces reprocharán los populares los excesos de los socialistas y otras los socialistas reprocharán los excesos de los populares. ¡Así de pintorescas serán sus actitudes! ¡Así desviarán las miradas que los más indignados clavan en ellos!

Mas este vaivén no puede ser contemplado desde la indiferencia, sino que hay que hacer cuanto esté de nuestra mano para cambiar el rumbo de los acontecimientos. Hay que optar por un justo medio cuya elección permita liberarse de esta lepra política, económica y social. En efecto, el justo medio es la virtud, no nos cansaremos de recordarlo. Porque si conciliamos posturas, dialogamos con las partes enfrentadas y obramos conforme el bien común, todos los Bárcenas, Marianos y Griñanes dejarán de maltratarnos con sus palabras y con sus hechos. Un esperado amanecer vendrá repleto de oportunidades. Oportunidades que agradeceremos cuando, ya en la prosperidad, volvamos la vista atrás y podamos proclamar con alivio que hemos salido indemnes de este catastrófico naufragio.

Clasificación: 2.9 (32 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Abraham Ferreira Khalil

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.