Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
domingo 16 de junio del 2019
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Bioclimatización, una alternativa ecológica, económica y saludable al aire acondicionado

veces visto 1014 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Bioclimatización, una alternativa ecológica, económica y saludable al aire acondicionado

¿Conoces todas las desventajas de los sistemas de aire acondicionado?

 

¿Te identificas con quienes no soportan tener el aire acondicionado encendido durante demasiado tiempo? ¿Sientes las articulaciones doloridas y las vías respiratorios y los ojos resecos por culpa de este sistema de climatización? Cada día son más las personas que notan los efectos nocivos de los sistemas de aire acondicionado convencionales. Es cierto que cada vez los veranos parecen más insoportables. Pero nos hemos vuelto demasiado cómodos y extremistas.

 

Varios estudios han determinado que, para hacer un uso responsable del aire acondicionado -esto es, del gasto energético- y lograr una temperatura ambiente agradable, deberíamos situar el indicador de la temperatura en torno a unos 24 o 25 grados centígrados. Sin embargo, no es extraño acudir a nuestro lugar de trabajo y encontrarlo marcando los 20ºC e incluso menos. En locales comerciales y hogares pasa lo mismo. Incluso hay quien lo pone a 16ºC con la intención de emular el invierno y utilizar ropa de abrigo dentro de casa.

 

¿Sabemos realmente la cantidad de energía eléctrica que estamos consumiendo con estas prácticas? ¿Conocemos el gasto que implica en cada factura? Y, lo que es más importante… ¿Somos conscientes del perjudicial efecto que estos usos de los sistemas de aire acondicionado ejercen sobre nuestra salud y la del planeta?

 

Los sistemas de aire acondicionado no sólo resecan el aire, sino que lo envician al reutilizar constantemente el aire que ya se encuentra dentro de la vivienda y no permitirnos abrir puertas o ventanas so pena de dejar escapar el fresco. Esto hace, en primer lugar, que se nos resequen las vías respiratorias, los ojos e incluso la piel y, en segundo lugar, que los ácaros, olores y humos no se limpien, sino que circulen una y otra vez por nuestra casa y nuestro organismo.

 

Los grandes saltos de temperatura con respecto al exterior están altamente desaconsejados por la OMS (Organización Mundial de la Salud). ¿No has sentido nunca una jaqueca repentina después de entrar y salir de un local con una temperatura demasiado baja al calor asfixiante del sol de mediodía en verano? ¿Y dolor de huesos o articulaciones?

Acostumbramos a tomarnos estas cosas como si no fueran con nosotros y escuchamos a quienes las padecen como si fueran unos exagerados pero, en realidad, estos efectos existen y se dan en gran parte de la población. El aire acondicionado termina por pasar factura. Incluso si a día de hoy todavía tenemos la suerte de no habernos visto nunca afectados por ninguno de estos problemas.

 

¿Qu&eacut e; es la Bioclimatización y qué ventajas proporciona?

 

Pero, qué podemos hacer para aliviarnos del calor del verano cuando los ventiladores dejan de ser suficientes. La respuesta es muy sencilla: Bioclimatización.

 

Lo s sistemas de Bioclimatización se basan en el principio científico utilizado durante miles de años por la población de utilizar la evaporación del agua para refrescar el ambiente. Lo sabían los egipcios cuando tendían sábanas blancas empapadas en agua en puertas y ventanas. Y lo sabían también los árabes cuando nos dejaron en herencia construir patios interiores con fuentes en las fincas de Andalucía para combatir las altas temperaturas del verano.

 

A día de hoy, los científicos han utilizado este principio y lo han modernizado, dotándonos de la tecnología suficiente para poder aplicarlo en cualquier lugar, ya sea un hogar o una nave industrial y utilizarlo en cualquier momento durante el tiempo que nos parezca oportuno.

 

Tras una instalación sencilla en la que ni siquiera es necesaria la implantación de soportes, el sistema de Bioclimatización enfría el aire que recoge del exterior a través de unos filtros de agua fría, limpiando a la vez este mismo aire de impurezas tales como el humo, el polvo y el polen.

 

Esto no sólo nos proporciona una brisa fresca y continua en toda la casa, sino que nos permite purificar y renovar el aire evitando así la concentración de olores y el enviciamiento del ambiente. Además, los sistemas de Bioclimatización humedecen el ambiente, haciéndolo junto con la purificación del mismo más saludable para el organismo.

 

Por si esto fuera poco, los sistemas de Bioclimatización no utilizan gases refrigerantes para enfriar el aire y consumen menos energía eléctrica, por lo que ayudan a disminuir el efecto nocivo sobre la capa de ozono y el calentamiento global. En un hogar medio, su consumo de agua es el mismo que haría un lavavajillas con garantía de consumo responsable.

 

En resumidas cuentas, la Bioclimatización es una tecnología que nos permite ahorrar, contribuir a la disminución del calentamiento global y que además es bueno para nuestra salud. En cuanto a su capacidad para enfriar es muy superior a la del aire acondicionado pero va en función de la climatología local. Esto es, permite alcanzar una diferencia de 12ºC con respecto a la temperatura exterior, dando como resultado una temperatura agradable que nuestro organismo agradecerá.

Clasificación: 2.5 (4 votos)

Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Probablemente si has leído este artículo es porque estás buscando soluciones de bioclimatización alternativas al aire acondicionado e innovadoras

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.