Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
jueves 09 de abril del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

¿Por qué me gusta jugar al Ajedrez?

veces visto 11707 Veces vista   comentario 0 Comentarios

¿Por qué me gusta jugar al Ajedrez?

Amigos, siempre me ha gustado el Ajedrez y los íconos del mismo como Capablanca, Bobby Fisher, Kasparov, Karpov y otros tantos.

En mi adolescencia  fue Bobby Fisher con sus excentricidades quien cautivó mi atención. ¡Pretensión extraña para muchos pero comprensible para quien gusta de este juego ciencia!

Muchos quisieran tener como héroes a seres perfectos e idealizados, más caballeros, más deportistas, más santos, menos displicentes, más perfectos y al mismo tiempo, inteligentes. Fisher era muy inteligente, pero todo lo demás, no lo era. Fue un hombre de carne y hueso, con sus defectos y sus virtudes. Amado por muchos, odiado por otros, incluso por la potencia más grande del mundo: su patria.

Yo prefiero estos héroes porque son más humanos y se parecen más a mi… se parecen más a la vida, a la realidad cotidiana; se identifican más con la lucha diaria en que vivimos, con la derrota y con el triunfo; sus conductas son cuestionadas por los perfectos de este mundo, pero en el fondo se les admira porque son diferentes. Fisher fue de esta clase.

Y en cuanto a este juego ciencia, el Ajedrez, me gusta porque representa un modelo de la vida. Cuando conocí la Iglesia a la que asisto, algunos opinaban, y con justa razón, que como modelo cristiano era muy pobre, ya que este juego no toma en cuenta aspectos no combativos de la vida como la bondad, la misericordia, el perdón y la benignidad. Sin embargo, y es mi opinión, sí destaca las relaciones de poder en las que, queramos o no, estamos involucrados es esta vida de mortales.

La vida es lucha, y a diferencia de lo que un cristiano pueda pensar, lo que se exige para un seguidor de Cristo es precisamente eso, cualidades de batallador, de perseverancia, de planificación y análisis, de inteligencia y combatividad; de fortaleza y poder, de debilidad, pero de superación; de perseverancia y de VICTORIA.

En su libro Cómo la vida imita al ajedrez, el Gran Maestro Kasparov dice que “el ajedrez constituye un entrenamiento para desarrollar las actitudes necesarias para el combate, por lo que cualquier actitud defensiva que implique un debilitamiento de la actitud combativa, es perjudicial.”

O sea que este juego propende por el desarrollo de una actitud victoriosa en el individuo.

Aunque en el ajedrez muchas veces se pierde, para jugarlo se debe tener una actitud ganadora, de otra forma no se está practicando el ajedrez en su misma esencia.

No es verdad la afirmación de que lo que importa es el juego. Eso no va con el ajedrez que lleva implícita una actitud ganadora y de victoria. Así sucede en la vida. ¡Lo que importa es vencer, no  simplemente vivir!

Muchas veces en nuestra vida nos hacemos trampas para evitar la lucha y el combate. Queremos simplemente que nuestros problemas desaparezcan sin hacer nada para lograrlo. El ajedrez nos enseña que la mejor forma de derrotar los problemas es enfrentarlos. Nos enseña a entrar en el combate, pues demanda de nosotros una buena concentración…demanda vencer primero nuestra mente para después vencer en el juego. Nos enseña a no escapar de la presión de la partida que muchas veces es implacable.

El ajedrez, como en la vida, nos enseña a reconocer esas trampas que nos hacemos y a neutralizarlas cuando comienzan a ganarnos… cuando comenzamos a perder la partida.

Por eso el ajedrez, como la vida,  no es  un combate contra otros… es un combate contra nosotros mismos para sostener la fuerza del espíritu necesaria para el triunfo y la victoria.

Para mí, como decía Fisher, el ajedrez es la vida… nos enseña a reconocer las trampas que nos hacemos en nuestro interior para no triunfar en las cosas que hacemos o pretendemos lograr.

Este juego nos enseña a ser vencedores, no vencidos.

Por eso me gusta jugar al ajedrez.

http://jaimefrancogvo.com/%C2%BFpor-que-me-gusta-jugar-al-ajedrez/

Clasificación: 2.1 (36 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Jaime Franco G. Webmaster y Promotor de Negocios en Internet http://www.creandosuweb.com http://www.jaimefrancogvo.com http://transferdevideos.com

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.