Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
martes 14 de julio del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Rosas para los enamorados

veces visto 1701 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Rosas para los enamorados

Las diferencias entre Occidente y Oriente son numerosas. Una de ellas ha sido señalada por el profesor D.T. Susuki, mediante un ejemplo literario: el poeta inglés A. Tennyson tiene al frente una rosa, quiere acceder a su misterio y cree conseguirlo arrancándola. El poeta japonés Matsuo Bashó también se halla ante una flor y siente el hálito de su misterio pero se conforma con observarla perdida en los confines del campo.

Nosotros no somos japoneses, por lo tanto podemos cortar las flores y lucirlas donde mejor nos parezca. Y también venderlas al que no tiene tiempo para cultivar un jardín. Es un negocio de aromas, totalmente inocente al lado del oficio de quienes recurren a la trampa para garantizar el éxito de sus empresas.

Y aunque los incrédulos piensen lo contrario, el negocio de las flores es rendidor. La prueba está en que muchos países latinoamericanos —principalmente Colombia— las exportan en grandes cantidades.

Bolivia también se ha sumado a ese grupo galante. Desde hace algún tiempo una asociación de floricultores llega a Miami con ramos de rosas para ayudar a los norteamericanos a festejar el Día de los Enamorados (o Día de San Valentín).

Resulta cuando menos curioso que los países tenidos por productores de drogas también exporten flores hacia la nación que los acusa de ser demasiado permisivos en materia de narcóticos. (Hace algunos años Estados Unidos atajó la entrada de rosas procedentes de Colombia en represalia por la supuesta complicidad de sus autoridades, que habrían impedido la extradición de un narcotraficante.)

Es indudable que el negocio de las rosas es infinitamente más puro al lado del comercio de estupefacientes. Pero hasta en la actividad más inocente, o inocua, se esconde un mortal peligro.

¿Acaso no sucumbió Rainer María Rilke al pinchazo de la espina de su rosa preferida? ¿Tenía sus razones Basho, aquel maestro del haiku, para pensar que ciertas bellezas del mundo sólo consienten la felicidad de la mera observación?    ¿En lejanos tiempos, qué secretos motivos llevaron al aymara a convertir en ritual compartido —en ceremonia colectiva— el sencillo acto de masticar la hoja de coca?

Clasificación: 2.5 (31 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Jesús Urzagasti, Escritor

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.