Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
sábado 19 de septiembre del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

La gestión basada en actividades

veces visto 11265 Veces vista   comentario 0 Comentarios

La razón de tomar las actividades como la base de gestión no es otra que el hecho de que la gestión por actividades proporcionaría a la empresa una mejor visión de la forma en que se emplean los recursos y de la suficiencia de la actividad para alcanzar los objetivos corporativos.

Es un modelo de gestión cuyo objetivo es permitir de manera permanente el control de la actuación y de los costes en, y a través, de las distintas áreas funcionales.

En mi opinión, generalmente la información basada en actividades es la ideal para la empresa, puesto que su atención se centra tanto a nivel de actividades como a nivel de procesos empresariales. Además, las actividades poseen un nivel adecuado de información para soportar un sistema contable continuo.

La información a nivel de función es demasiado global como para ofrecer una asignación exacta de costes, mientras que, por ejemplo, los informes a nivel de tarea constituyen un nivel demasiado localizado difícilmente controlable.

Ello supone que la definición de actividades debe ser lo más exacta posible, realizada bajo unos requisitos y criterios que permitan cumplir este objetivo. Podemos, y es necesario, seguir manteniendo tanto la información global como la información a nivel de ejecución de tareas, pero catalogada como información complementaria a la documentación por actividades.

Desde un punto de vista contable, las dos principales ventajas de la contabilidad por actividades consistirían en: permitir obtener un coste del servicio, producto o proyecto preciso; y posibilitar una mejor percepción de las oportunidades para la reducción de costes y la mejora del rendimiento.

Antes de entrar en el estudio de cada uno de los pasos para la implantación de la gestión basada en actividades, se debe indicar que el orden en que se establecen dichos pasos y, dentro de cada uno de ellos, las actividades a desarrollar, no tienen por qué ser necesariamente cronológicas, puesto que, por ejemplo, el análisis de las actividades y de los procesos de negocio pueden irse definiendo de manera simultánea.

E, igualmente, dentro de las tareas en que dichos pasos se dividen, puede suceder lo mismo e, incluso, la finalización de uno de ellos puede suponer una vuelta atrás para la redefinición de alguno de los pasos: por ejemplo, para definir las actividades debemos de tener en cuenta las posibles entradas y salidas de las mismas para determinar si están correctamente precisadas o delimitadas.

Manuel Velasco Carretero

Clasificación: 2.7 (42 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

www.blogdemanuel.com

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.