Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
viernes 10 de abril del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

El Fuerte sentido de la Religiosidad

veces visto 909 Veces vista   comentario 0 Comentarios

En el tercer volumen de las Directrices Espirituales de la Religión de Dios, colección que viene publicando a lo largo de los últimos 10 años, Paiva Netto tocó una de las heridas más graves de la vida humana en la Tierra, y que necesita ser reconocida y tratada para que se evite la gangrena:

Es deber de la Religión, más allá de enseñar la existencia del Espíritu inmortal, hacer efectivos los resultados prácticos de ese indispensable conocimiento en la reforma del mundo. El paraíso social sólo se concretará mediante el progreso espiritual.

He aquí el pragmatismo que, a través de la Religión de Dios, el Brasil, a la luz del Nuevo Mandamiento del Cristo, ofrece a la humanidad, pues tales nociones harán madurar la conciencia de los pueblos hacia la realidad espiritual de la que nadie puede huir. No se puede impedir impunemente la manifestación de aquello que nace con el hombre, aunque sea ateo: el sentido de religiosidad que se expresa de las más variadas formas. Se trata de determinismo histórico y, por sobre todo, Determinismo Divino. Antes que la Ciencia lo concluya, fatalmente, en el laboratorio. Sobre la eternidad de la vida, compete a la Religión no sólo hablar con mayor objetividad sobre la existencia del Espíritu después de la muerte, sino también investigar el mundo todavía invisible. En cuanto a los ojos exigentes del Hombre moderno, las religiones, la mayoría de las veces, le han ofrecido una incertidumbre espiritual, llena de misterios — de ahí el miedo del futuro —, el materialismo, afirmado en los sentidos físicos, presenta al mundo una "realidad" de sus convicciones, que considera palpable. Eso ha arrastrado a los hombres al ansia del gozo de las cosas materiales: "Vamos a aprovechar ahora, porque no sabemos lo que viene después... si es que existe algo después..." se oye en cada esquina (cuando no por palabras, por actos que expresan ese exacto sentido).

De ahí el delirio y la violencia crecientes en no respetar nada más (...).

Clasificación: 2.0 (15 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

José de Paiva Netto Presidente de la Legión de la Buena Voluntad.

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.