Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
martes 24 de mayo del 2022
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Percepción del Color

veces visto 2009 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Por percepción o visión del color se entiende la capacidad de percibir y discriminar entre distintas luces con base en  su composición espectral o de longitud de ond. )El color es una característica omnipresente en el ambiente  que no sólo especifica  determinado atributo o rasgo fundamental de superficies y objetos, sino que también tiene en el ser humano profundos efectos estéticos y emocionales, y proporciona una experiencia altamente personal donde influyen asociaciones y preferencias. Es evidente que el color es una dimensión del ambiente espacial, por lo que la habilidad para diferenciar entre luces de diferentes composiciones espectrales, es una fuente de información. Debido a esto, la visión del color  forma parte de la capacidad más general para percibir la composición de superficies y objetos en el ambiente.    Ademá ;s  es un elemento que no solo es portador y transportador de información ambiental, si no que también, y por el efecto psicológico y asociativo que posee,  un recurso para la manifestación de  expresiones plásticas y mensajes visuales.    ¿Qu& eacute; es el color?  Naturaleza y fenómenos físicos y de percepción del color  El color, como tal, no existe, ya que este  no es propiedad física de los objetos,  ni tampoco de la luz, es decir, la superficie de los objetos no poseen un color propiamente dicho, y  mucho menos la luz que estos reflejan, esto último lo resalto  Sir Isaac Newton en  su tratado “Optiks”:   “los rayos no están coloreados” ( 1704/1952, página 124); el color, en sí, es una experiencia sicológica subjetiva  creada por el efecto  de  la luz de ciertas longitudes de onda, con la capacidad de  afectar  el sistema nervioso y visual. Wright, en su ensayo “Los rayos no tienen color”, (1963-1967),  dice al respecto:   el color es en realidad una sensación producto de la persona; los colores no existen  a menos  que algún observador los perciba. El color  no se produce  ni siquiera en la sucesión de eventos que tiene lugar entre los receptores retinales y la corteza visual, sino sólo hasta que la conciencia del observador interpreta finalmente la información     Lo que nosotros entendemos por colores, es una reacción física propiciada por una ganancia o pérdida de velocidad de la luz (refracción) que ocurre cuando el medio por el cual se propaga cambia. Esta reacción consiste en que ciertas magnitudes de onda cambien de dirección, propiciando así, que se forme el espectro de luz visible.   Así  pues, cuando un objeto nos parece de cierto color, lo que en realidad ocurre, es que la estructura molecular que conforma su superficie, está configurada de tal forma que es capaz de absorber ciertas longitudes de onda y de reflejar otras, siendo estas últimas la que crean la sensación de color. Ejemplo, un tomate rojo, tiene una configuración molecular que es capaz de absorber  las longitudes de onda que  van desde los 400 nm hasta los  649 nm, aproximadamente, pero de reflejar  aquellas longitudes que van de los 650 nm a los 700 nm aprox. y que  son, precisamente, las que propician la sensación de color rojo; esto es fácilmente demostrado cuando una superficie de un determinado color, es iluminada por una luz del color  complementario a dicha superficie, que, en términos de color luz, se refiere  aquellos colores que se forman por la combinación del resto de la longitud de onda complementaria del color reflejado, es decir, aquellas longitudes que si son absorbidas por la estructura molecular.    Ejemplo: En el caso del color rojo, el color complementario sería la combinación de longitudes que van desde los 400 a los 649 nm aprox. y que resultan en el color verde ;  retomando el ejemplo anterior, si el mismo tomate rojo es iluminado por una luz verde, el color de este, se percibirá como un gris oscuro, esto, como resulta ya evidente, por que la luz verde no cuenta con una gama de longitud que comprenda la sensación del rojo y que pueda ser reflejada por la superficie del tomate.    Cabe aclarar, que  la luz no absorbida , es decir, aquella que es reflejada por los cuerpos en donde recae la luz, no posee un color en si, ni mucho menos que son el color; estas se deben entender  solo como formas de energía, que al entrar en contacto por el órgano de la vista son interpretadas como información visual susceptible, a su vez, de ser  codificada para crear la sensación de color; en sí, el color solo existe  en donde esta interpretación y codificación se lleva a cabo, es  decir, en el cerebro del individuo que captó  y codificó el estímulo visual,  la energía remitida o reflejada por los objetos. A este respecto quisiera anotar lo que Harald Küppers menciona:    "Los rayos de energía del estímulo de color no son colores, sino trasmisores de información…   … tan sólo después de que la unidad de alimentación, el ojo,  haya efectuado y preprogramado la trasformación, puede aparecer la información propiamente dicha: la sensación de color. "  

Clasificación: 2.3 (23 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Que tal, mi nombre es Israel Vidriezca  diseñador , webmaster  y bloguero. Aquí encontraras algo de lo que publico  Escorts

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.