Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
miércoles 28 de octubre del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

El Capital Intelectual como base del Éxito

veces visto 3042 Veces vista   comentario 0 Comentarios

En estos días donde la tecnología ha alcanzado al mundo y cada vez es más accesible para cualquiera, el capital intelectual será el tesoro más preciado para las empresas que pretendan competir en el mundo globalizado, empresas comprometidas con el desarrollo de sus empleados, donde más que esto, se les distinga como colaboradores del éxito, serán ellas y sólo ellas las que estén a la vanguardia y sean punta de lanza en el mercado en el que se desenvuelvan.

 

Hace años, el mejor indicador de poderío empresarial era el número de máquinas que se tenían en el taller y que estas trabajaran a su máxima capacidad, hoy en día esto ha cambiado, si bien no deja de ser importante el que, el quién y el cómo ha tomado una gran importancia, personal capacitado representa menores costos de producción, menor desperdicio, mayor aprovechamiento de la materia prima y por ende mayores ganancias, entonces, ¿Invertir en capacitación es un gasto? Para los empresarios de hace años, efectivamente si, capacitar a alguien representaba el riesgo latente de que se fuera con el conocimiento que tu habías pagado, el empleado solicitaría un mejor sueldo o bien podría desear tu puesto en un momento determinado, los tiempos cambian y los empresarios y jefes actuales consideran la capacitación como un proceso fundamental en el día a día de la empresa,  reconocen que a mayor capacitación y especialización de sus empleados mayores dividendos obtendrán como organización, hoy, es común que las empresas paguen becas para que sus colaboradores se profesionalicen y si, también es sabido que el colaborador tendrá un mayor ingreso en función de su preparación, pero también se generará un gran sentido de pertenencia con la organización, trabajadores contentos no piensan en mudar de trabajo.

 

Si bien el capital intangible es de vital importancia, la mezcla exacta de diversos factores crearan la sinergia necesaria para progresar, no puedes tener un personal sumamente capacitado y un nivel organizativo deficiente, o un nivel de tecnología nulo, o bien tener una buena mezcla de capital intelectual, organizativo y tecnológico pero no tener las relaciones necesarias para establecer puntos de acuerdo con tus clientes y proveedores, por ello entendemos la mezcla perfecta a la que se da con un buen capital intelectual, una estructura solida y bien definida, con manuales de procedimientos e indicaciones claras que indiquen el rumbo de la organización, de la mano de un desarrollo tecnológico importante, y las relaciones suficientes para satisfacer la demanda de tu mercado de manera que puedas ofrecer en cantidad, precio y oportunidad la mejor opción en relación a tu competencia.

 

La Estructura del Capital Intangible, rondara sobre tres aspectos básicos de la Dirección Estratégica por Competencias:

-Las actitudes o valores que la empresa busca en sus empleados (podrás enseñarlos a utilizar la maquinaria, pero tener actitud y valores, es algo mucho más caro que eso) es mejor un principiante honesto y  habido de conocimiento que un experto sin valores y actitud.

-Los conocimientos (comprobables y que den valor a la empresa, niveles de especialización) saber hacer lo que se te pide es comprobar el conocimiento.

-Las capacidades (experiencia, resolución de conflictos, trabajo bajo presión) la suma de las actitudes y los valores más los conocimientos da como resultado las capacidades del capital intelectual y por consecuente las capacidades de la empresa, aquel que trabaja bajo presión toda la vida, es porque no tiene las capacidades necesarias que el puesto requiere. ¿Qué soy capaz de hacer? ¿Cómo expresar lo que sé hacer? ¿Lo que hago es mejor que lo que hacen mis competidores? Estas son algunas preguntas básicas para medir nuestras capacidades contra nosotros mismos pero también contra el entorno en el que nos desarrollamos.

 

Es por ello que una empresa con dirección convencional necesitará indudablemente una reingeniería, que le permita reorientarse y buscar la gestión del conocimiento como base del éxito, para ello se deberán tomar en cuenta los siguientes aspectos:

-¿Qué hacer? ¿Cómo crear algo nuevo?  ¿Cómo difundir el conocimiento adquirido?

- ¿Cómo identificar la importancia de cada una de las competencias a lo largo del proceso productivo?

- ¿Cuáles son los valores requeridos por la empresa de sus colaboradores?

- ¿Cómo crear y documentar el conocimiento para generar un estándar basado en los conocimientos individuales?

¿Cómo desarrollar y mantener las capacidades que ofrecen la ventaja competitiva de la organización?

-¿Cómo compartir las lecciones aprendidas?

.-¿Cómo difundir las ideas, valores y resultados de la integración del capital intelectual al resultado de la organización con respecto al ámbito interno y al de su competencia

.- ¿Cómo hacer que los empleados comprender y compartan su conocimiento a lo largo de toda la estructura de la organización y se generé una organización inteligente?

 

 Al responder estos cuestionamientos sin duda estaremos generando el aporte necesario para pasar de una organización convencional a una orientada a la dirección basada en competencias estratégicas y sin duda se dará el paso necesario para dejar de ser un competidor más y convertirse en punta de lanza del ramo en el que se desenvuelve, la importancia de los colaboradores es tal que sin ellos la empresa no existiría y los colaboradores identificarán que sin la empresa su capacitación y desarrollo también se vería sumamente limitado, con ello se generará una relación de colaboración mutua, donde ambas partes se beneficiarán de las bondades de este modelo.

 

Con ello se podrá observar y corregir el mundo, dejar de ver la capacitación como algo costoso y pasar a verlo como algo necesario y de gran aporte, dejaremos de pensar en la organización como un conjunto de maquinas trabajando a todo vapor, para verla como el conjunto de individuos capacitados en las competencias que la empresa requiere operando de forma consiente la maquinaria, para generar valor, ahorrar recursos, maximizar ganancias y minimizar esfuerzos, en el momento que esto suceda nos daremos cuenta que el capital intelectual es y siempre será la base del éxito para cualquier organización que se llame pionera, moderna y competitiva.

Clasificación: 2.8 (13 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

PAULO CESAR CISNEROS NERI MAESTRIA EN ADMINISTRACIÓN UNIVA LA PIEDAD

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.