Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
domingo 20 de septiembre del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

La Palabra de Dios y el Espíritu Santo

veces visto 1362 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Tantas personas hablan sobre la Palabra de Dios, entro a las redes sociales y muchos mencionan versículos, pasajes de la Biblia sobre el amor, la esperanza y la fe, pastores y “lideres” religiosos predicando una y otra vez sobre tantos temas doctrinales, pero cuantos vivirán realmente la Palabra de Dios en sus vidas, cuantos saldrán de las iglesias transformados solo por una predicación el día domingo, puede que la predica haya sido sana doctrina (la Palabra de Dios escrita, por sí misma, está llena de sabiduría y conocimiento de Dios, con altos estándares morales para la vida, que alguien podría con sus propios esfuerzos humanos tratar de aplicar en su diario caminar, pero será al final lo que desea Jesús para nosotros), “líderes” que llevan seminarios teológicos y estudios bíblicos siguen atados, viviendo en incertidumbre por su futuro, “guían a otros” y ni ellos mismos saben por dónde están caminando, y no ven un cambio genuino en sus corazones. El Espíritu trae a mi mente a Jesús hablando con Nicodemo, un hombre docto de la ley, un hombre muy rico, fariseo, maestro israelita, miembro del Sanedrín y principal entre los judíos, conocía la Palabra de Dios, pero no la vivía, porque le faltaba algo, la palabra de Dios es viva y eficaz, corta más que toda espada de dos filos; penetra hasta partir el alma, el espíritu, coyunturas y hasta los tuétanos, conoce los pensamientos y las intenciones del corazón. A través de mi propia experiencia personal con Jesús, he entendido que el primer paso para que la Palabra de Dios sea viva y eficaz en nuestra vida, hay que dar un primer paso, cumplir una condición, un único requisito, Jesús le dice a Nicodemo es necesario nacer de nuevo. Definitivamente cada creyente debe nacer de nuevo del Espíritu como primer paso para que la Palabra de Dios sea viva y eficaz en su vida y experimente una transformación real y genuina. Otro ejemplo es Pablo, primeramente como Saulo asolaba a los cristianos, mataba a los creyentes, pensando que hacía la obra de Dios, conocía la Palabra de Dios, pero su corazón estaba muy lejos de su amor, hasta que nació de nuevo del Espíritu y fue lleno de la Presencia de Dios comprendió el verdadero significado de todo lo que había aprendido desde su niñez sobre las Sagradas Escrituras, en ese momento cada palabra escrita penetró su corazón de piedra hasta lo más profundo, partió su alma y su espíritu, sus coyunturas y sus tuétanos y cayó de rodillas ante la mirada y el amor de Jesús. Pablo le dice a Timoteo desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras y te pueden hacer salvo por la fe de Jesús. Pablo hace mención de manera indirecta de lo que le dijo Jesús a Nicodemo, la Palabra de Dios te puede hacer sabio y alcanzar la salvación que es por la fe de Jesús, eso sí, si naces de nuevo del Espíritu Santo. El Espíritu Santo es el que produce en nosotros el querer como el hacer, el que te va a dar las fuerzas para leer la Palabra de Dios, porque te quiere instruir y enseñar, Él es quién nos ayuda a vencer el pecado, es el Consolador dijo Jesús refiriéndose a su Espíritu, el Espíritu Santo nos santifica, Pedro dijo que somos elegidos por Dios Padre y santificados en el Espíritu, para poder obedecer y que la sangre de Cristo sea regada sobre nosotros. Pablo dijo que los gentiles iban a ser ofrenda agradable, santificada por el Espíritu Santo. El Espíritu Santo nos llena de paz y gozo para vencer, los Tesalonicenses recibieron la palabra en medio de gran adversidad, con gozo del Espíritu Santo. Dios nos llena de todo gozo y paz en el creer, para que abundemos en esperanza por el poder del Espíritu Santo. La Palabra de Dios sin la comunión con el Espíritu Santo es incapaz de cumplir su propósito, porque el Espíritu Santo es quién regenera y renueva al hombre, la comunión del Espíritu Santo es clave para vivir en Cristo, sin ella es imposible. Es el lavamiento de la regeneración y la renovación en el Espíritu Santo la que nos transforma y nos hace nacer de nuevo, Jesús les dijo a los maestros de la ley lean bien las Escrituras; porque ustedes creen que en ella está la vida eterna y ellas dan testimonio de mí; y Pablo le daba a entender a los corintios que no era solamente hablar bonito, él les dijo no fui con excelencia de palabras o de sabiduría. No se engañen cuando les prediquen bonito, cuando su oído escuche lo que ustedes quieren oír, si no estás sufriendo la sana doctrina, entonces puede que no estés donde debes estar, puede estar en peligro tu salvación, no te dejes engañar con palabras vanas, escucha palabras de verdad, doctrina sana. Jesús siendo hombre y también Dios, no se fío de ello, y caminó con el Espíritu Santo para poder cumplir su misión, cuanto más nosotros necesitamos de su poder para vivir día a día como Cristo caminó, no se trata de portarse bien, de ser mejores cada día por nuestros propios méritos, es una relación de dependencia, de entrega genuina y total, en ese instante entenderás a Jesús cuando dijo que su yugo es fácil y ligera su carga, debemos sentir carga por las almas, pero no sentir carga por orar, por leer su Palabra, por adorarle y servirle, si es así examínate. Cuando la paz y el gozo del Señor te inunde como ríos de agua viva, podrás caminar lleno de esperanza, puesta la mirada en Jesús, puestos los ojos en lo que está por venir, en el galardón que nos espera y lo pasajero de este mundo será menos importante para tu vida, que es lo que anhelas, será que lo que anhelas es conforme a la voluntad de Dios, o esperas que lo que anhelas Dios lo apruebe, son dos cosas muy distintas, mi querido amigo, mi querida amiga, recuerda que sus pensamientos no son nuestros pensamientos, y sus caminos no son nuestros caminos, donde está tu corazón hoy, en que has puesto tu esperanza, en que has puesto tu fe, porque no se trata de que tengas fe en esperar cosas terrenales porque diste en la iglesia o en algún ministerio una ofrenda material, la fe que salva es la fe de Jesús, la fe que te da el mismo Espíritu de Dios para que creas que Jesús fue recitado de los muertos al tercer día y que de igual forma recitaremos con Él y la ofrenda que quiere el Señor de ti es una ofrenda viva, una ofrenda espiritual porque Él debe morar en ti para alcanzar su salvación. Que nadie te engañe haciéndote creer, que por aprender versículos bíblicos, que por ir a seminarios teológicos y estudios bíblicos, que por “guiar a otros”, por servir en la iglesia, que por ministrar la alabanza y la adoración porque tienes dones naturales en la música, ya todo está bien, que ya tienes asegurado un lugar en el reino de Dios, que eres salvo, recuerda hacer consciencia primero de tu propia condición espiritual, y valorar si de verdad has nacido de nuevo del Espíritu Santo de Dios, si estás siendo guiado verdaderamente por su Presencia, el mismo Espíritu te va a dar esa certeza y convicción, esa seguridad en tu corazón que eres salvo, si crees que no es así solamente tienes que hacer una pequeña oración con un corazón sincero y decirle Jesús hazme nacer de nuevo de tu Espíritu Santo, bautízame con el fuego de tu Espíritu, límpiame, Espíritu Santo hazme caminar conforme a la Palabra, Señor Jesús hazme caminar conforme a tu Espíritu, quiero caminar en tu verdad, llena mi vida de tu fe Señor Jesús. Espero que hayas hecho esta pequeña oración y tu vida comience a ser transformada por el poder del Espíritu Santo, recuerda que el Espíritu Santo es el mejor intérprete de la Palabra de Dios, porque la Palabra de Dios es su espada, y Él mejor que nadie sabe cómo utilizarla, porque el Espíritu Santo ejecuta la Palabra de Dios con poder en tu vida. Bendiciones, paz y gozo en el Señor.

Clasificación: 2.3 (12 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor
No hay información sobre este autor.
¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.