Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
miércoles 22 de mayo del 2019
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Crónica de un Terremoto en Lima

veces visto 731 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Pedrito es un médico cincuentón –ahora anónimo- , que aquella noche, como la mayoría de noches, llegaba a casa-que no era suya-, se echaba indigesto, atragantado de Historias y diagnósticos y dormitaba entre anhelos, recuerdos, esperanzas y pesadillas y tuvo una

Espantosa pesadilla-justamente-, soñaba que había un Concurso Público limpio, transparente para ocupar una plaza de Médico y más aún soñó que él ganaba dicha plaza, su estima y su destino se inflaron de alegría y cuando  se hallaba en la sastrería

Ordenando sus nuevos Uniformes…el timbre de su antiquísimo móvil lo devolvía a la realidad, eran las 5.30 am… ¡No había habido Concurso limpio…¿limpio?...-Que va-¡No había ganado dicho Concurso…¿ganado?..-Estas loco-! …¡Que entupido soy!-pensó Pedrito-olvidé que gobierna el APRA-.

Eran apenas las 6.30 am, el frío no perdonaba nada y vestido de Cesar Vallejo-triste, muy triste-, como dijera Ciro Alegrìa, Pedrito con sus ya huesudas manos iba colgado

De los fríos y viejos hierros de un viejo Bus, era el 15 de Septiembre del 2007, y  a eso de las 8 am llegaba al Hospital,  todos lo saludaban,  todos lo querían, ahí era la estrella, afuera era anónimo, empezó a devorar historias, procedimientos, ínter consultas y

Operaciones; y casi sin darse cuenta cayó  la noche, con mortaja de luceros melancólicos, de frío y humedad……. ya casi eran las 7 de la noche,

Cuando la tierra cansada de escupitazos, meadas, bombazos,  mítines, desfiles de tanques apaches…cansada de tantos golpes, testigo de tantas injusticias, de tanto hambre en medio de la abundancia…cansada de tantos abortos en medio del cinismo…cansada de tanta hipocresía y falsedad… empezó a TEMBLAR, al inicio.parecían camiones de carga, vagones de un tren despistado, la pista de aterrizaje de un aeropuerto fantasma, al principio parecía mentira o una broma de la naturaleza…

Pero NO…¡ la tierra seguía temblando! y los primeros gritos se empezaron a escuchar… ¡TEMBLORRRRR…!... ¡TERREMOTO!....ese grito que en la Historia

Ha generado terror , espanto, cataclismos y muertes, Pedrito-mientras tanto- atendía a sus últimas pacientes, en el Hospital Solidario de Puente Piedra, conciente del Sismo, con voz firme  ordenó abandonar el recinto,en el preciso momento que rodaban por los suelos,fluorescentes,extintores,cuadros, títulos, adornos, vitrinas, instrumental quirúrgico, sillas, etc.al salir,Pedrito y sus pacientes corrieron al canchòn de tierra que rodea el Hospital, donde  los ocupantes de 22 consultorios se hallaban en el lugar, muchos  abrazados entre si,rezando,llorando.mientras Juan Carlos-el Director-trataba de alejarlos de los cables de alta Tensión que amenazaban venirse abajo y achicharrarlos, mientras esto ocurría los pacientes salían corriendo rumbo a sus casas, algunos podían ser retenidos,otros con fuerza inusitada vencían a los vigilantes, ganaban las salidas y atravesaban temerariamente la Panamericana Norte,donde los buses ,camiones y coches avanzaban a velocidad ¡Y la Tierra seguía Temblando…! en el pueblo, al igual que en todo Lima,la gente se abrazaba, rezaba, perdonaba, incineraban su hipocresía, falsedad y

Apostasía, se hermanaban-así como Dios lo soñó varias veces-,los pies temblaban y la tierra parecía una alfombra persa que no podía levantar vuelo, era como estar parado sobre un piso de  gelatina mal cuajada, había perdido consistencia –la tierra-parecía convulsionar en los pies del doctorcito  …¡Dios Mío…!-musitaba Pedrito----¿ a que hora para esto?, ¡En la maldita hora que me vine a Lima!...,¡falta que  se  abran zanjas ,como aquellas, en el rostro mas fiero!, desde los cerros ,del Km. 30 de la panamericana norte  y desde el puente Doña Josefina, alguien avistó que se había salido el Mar de Ancon y Ventanilla y comenzaron a oírse voces……¡EL MAR…EL  MAR ¡ ¡MAREMOTO!...¡MAREMOTOOOOO!,la gente ya no sabia a donde correr y lo hicieron a los cerros, abandonaron sus casas y las dejaron a merced de los rateros…¿Rateros?...quien piensa en robar en estos momentos de indecible Pànico,Pedrito corrió y corrió, al igual que todo el personal de salud,en medio de caídas y tropiezos, corrió… pero hacia los paraderos de buses y colectivos, atravesó los puentes peatonales, callejones vacíos, casas abandonadas  y llegó al cruce con zapallal,la gente seguía orando y suplicando, nunca había escuchado, ni visto tantos rezos y hermandad…,sarcásticamente pensó -¡que bien que haya estos terremotos, la humanidad se humaniza!... pero  nuevamente voces aterradas empezaron a gritar ¡INCENDIO, FUEGO!,se habían caído varios postes,originando,fogonzos y apagones, la tierra poco a poco dejó de temblar,se fue tranquilizando, como si le hubieran inyectado valium…y Pedrito corría hacia los colectivos, donde ,fornidos pasajeros lo desplazaban constantemente,hasta que consiguió sentarse en uno de ellos, el

Chofer triplicó el valor de pasaje… ¡Señores el pasaje cuesta 20 soles! ¿Queee?

El que no quiere se baja por favor, nadie bajò, Pedrito pensaba en tantas cosas, la Hermandad, los rezos, las súplicas…pero de repente, ¡la tierra dejó de temblar y la hermandad, los Rezos, los Abrazos, el Perdón y tantos valores acabaron también!

En tanto el colectivo avanzaba  desde Zapallal ,atravesando, Pro, Independencia, Los Olivos, San Martín, plaza Ramón Castilla, observando caos, apagones por zonas, ausencia de policìas,serenos,personas corriendo por los cruces con la Panamericana, paraderos atestados de gente…hasta que por fin llegó Pedrito a la Plaza 2 de Mayo, estaba con las luces apagadas, el paradero a Comas al lado de los Baños Públicos-normalmente llenos de gente-ahora estaban sobresaturados de gente aterrada, angustiada por llegar a sus casas, personas dispuestas a todo con tal de alcanzar un lugar en las pocas Combis que circulaban, al cruzar la Avenida A Ugarte un “Choro” le arrebató su maletín lleno de Notas médicas y revistas especializadas…¡oye hermano, por el amor de Dios devuelve mi maletín!-le suplicaba Pedrito-…el ratero se sobreparo y lo miro con lástima…”este está fumado”-habrá pensado el ratero…y siguió robando, en tanto la Tierra seguía temblando…aunque suavemente ,al llegar a la av. Tacna, seguía el caos, gente que entraba a golpes a las Combis, rateros que merodeaban como Zopilotes, unos cuanto policías que eran de provincias y que trataban de ordenar el tráfico-sin éxito-ambulancias,patrullascon el ulular a todo volumen,tratanado de abrirse campo en la selva motorizada de una noche en que Lima fue caótica…mientras tanto

Pedrito pensó que como iba a San Borja, por la Javier Prado, habia mas respeto, mas civismo…pensó…nada  mas…pues a la hora de subir también habían empellones e

Improperios al final se metió a una sardinera y atravesó toda la Arenales-algunos sectores no tenían luz-, la gente estaba en las esquinas y parques, con frío y miedo, ya serían las 11 de la noche, la Javier Prado era otro Caos (normalmente lo es) sin guardias,

Sin serenos, imperaba la ley de la selva, choques de baja intensidad(como diría Fuji)y lentamente avanzaba el vehiculo, la esquina con Aviación era una Universidad de Rateros…¡Siga Señor,Siga,Por Favor…!le imploraban al chofer, los rateros asaltaban  coches, Cousters, transeúntes, a media noche Pedrito llegaba a los suyos, fue recibido como Héroe…la Tierra tembló a la 1 am, a las 3 y luego a las 5 am,Pedrito durmió sentado en un parque vecino y empezó un nuevo día, dicen que había un Fondo para reconstruir el Sur, ¡que nunca funcionó!, las donaciones iban a parar a  casas de  funcionarios,- algunos fueron presos-,dimes y diretes entre el pueblo y el gobierno…¡la Humanidad  siguió viviendo! Alan era pifiado, del Castillo era repudiado, Laura era desenmascarada, Pedrito seguía  indigestándose de Historias y Diagnósticos y a pesar

Que era considerado buen Médico, mejor Cirujano, seguía sin dormir en las noches, seguía con pesadillas de concursos  limpios y transparentes, seguía siendo un tipo triste, muy triste que una noche creyó que el Mundo había cambiado…  

Clasificación: 2.3 (19 votos)

Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Miguel Palacios Celi

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.