Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
domingo 22 de septiembre del 2019
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Horarios de oficina

veces visto 1316 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Hace un tiempo me preguntaba el primer jefe que tuve (en relación con temas de consultoría), cómo me había ido en un reciente encuentro de trabajo en una firma de ámbito regional, de reconocido prestigio en ciertos sectores.

Le comenté que fue muy larga, kilométrica diría, pero que tuve una sensación bonita y similar a la que registré la primera vez que entré en su despacho para la entrevista de selección, a principios de la década de los ochenta del siglo pasado.

¡Dios mío!, cuánto tiempo ha pasado; si parece que fue ayer.Este primer empresario, del sector servicios financieros y fiscales, que me contrató no podía pagarme mucho, ya que, además de que yo estaba inmaduro total en temas administrativos y contables, el hombre, junto con su socio, emprendía el camino de la consultoría, la auditoría y la asesoría fiscal.

El sueldo era reducido pero, aunque había meses que el presupuesto se ajustaba, siempre cumplía su palabra. Sin embargo, años después concluí que el paquete de retribuciones que recibí era mucho más importante. Sí, porque esta persona tuvo la paciencia de enseñarme, de instruirme, de permitirme aprender y evolucionar.

También tuve otros beneficios que hoy pueden considerarse relativos pero que entonces tenían otro valor. Por ejemplo, me hizo un contrato indefinido, sujeto al convenio de oficinas y despachos. De junio a septiembre teníamos jornada intensiva y los viernes por la tarde no trabajábamos.

En síntesis, creo que fui muy feliz en esos años en su empresa y deseo haber aportado valor a su proyecto profesional.

Todo esto viene porque recordé los titulares de un periódico gratuito, “Qué” con el siguiente titular en portada: “Salir a las tres nos gusta y es rentable”. “No trabajar por las tardes nos hace más felices y mejora la productividad” Creo que sobran más palabras. Gracias, jefe (mejor, gracias, amigo). Te estoy agradecido. Cuídate.

Manuel Velasco Carretero 

Clasificación: 2.7 (33 votos)

Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

www.blogdemanuel.com

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?
Artículos recomendados
Libros de superación personal para ser Millonario
Escrito por Juan Camilo Cano, Añadido: 09 de Ago, 2010
Muchas personas sueñan con convertirse en millonario a corto plazo. Y también algunos de ellos realmente trabajan muy duro para lograrlo. Obviamente, estas personas creen que el secreto para salir adelante es empezar. Pero este es solo el comienzo de los sueños y es importante, pero lo más importante es trazar...
veces visto 1730 Veces vista:   comentarios 0 Comentarios
Cuestión psicológica
Escrito por andresarbulu54, Añadido: 04 de Feb, 2011
Mi amigo Dante me escribe: Estimado Andrés: Un brevísimo comentario: Ayer leí en un periódico – con referencia al padre que violó a su hijita de 7 meses de nacida – la opinión de un “especialista”, que, al igual que los que tratan de explicar el origen del homosexualismo, decía que eran producto...
veces visto 1296 Veces vista:   comentarios 0 Comentarios
Renunciemos a estos dos pecados: etiquetar y generalizar
Escrito por Alejandro Rutto Martínez, Añadido: 16 de May, 2014
Alejandro Dumas (Hijo): "Todas las generalizaciones son peligrosas, incluida ésta". Una buena tarea para mañana y, por qué no, para hoy mismo es hacer lo posible por no etiquetar a las personas con las que habremos de encontrarnos en cualquier circunstancia de la cotidianidad. Vamos por el mundo  
veces visto 7683 Veces vista:   comentarios 0 Comentarios
Con el paso cambiado
Escrito por Paco Arias, Añadido: 07 de May, 2011
Si hacemos un pequeño ejercicio de creatividad mental, y nos imaginamos que en el interior de nuestro cerebro, tenemos un reproductor de música (formato a libre elección), con un ligero esfuerzo, podremos escuchar la melodía que suene en su interior, solo hace falta tener el suficiente sentimiento, la...
veces visto 973 Veces vista:   comentarios 0 Comentarios
En construcción
Escrito por Paco Arias, Añadido: 21 de Abr, 2011
En demasiadas ocasiones las personas se convierten en títeres de las circunstancias, y se dejan manejar de forma incomprensible por los hilos manipuladores de otros individuos, que se cuelan sigilosamente en sus vidas, ejerciendo una personalidad dominante y controladora, que se aprovecha de la debilidad propia...
veces visto 953 Veces vista:   comentarios 0 Comentarios