Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
miércoles 23 de septiembre del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

El piso, ¿dónde está?

veces visto 710 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Presentamos, a continuación, fragmentos elegidos del capítulo que forma parte del libro "O Capital de Deus" ("El Capital de Dios"), de Paiva Netto lanzamiento de la Editora Elevação (Editora Elevación), en los originales.

En este artículo — inspirado en una improvisación en la radio y en la TV hecha en 1991 — el autor hace una observación histórico-espiritual del torbellino de veloces transformaciones por la cuales pasa el mundo, con la caída de paradigmas, de procesos e incluso de arraigados conceptos sociales, religiosos, artísticos, económicos, administrativos, entre otros.

De ahí la pregunta: El piso, ¿dónde está? Para el escritor y periodista, Paiva Netto se revela, en este momento, la oportunidad divina de cuidar de aquel que es generador de todo progreso: el Ser Humano y su Espíritu eterno, que lo denomina también “el Capital de Dios”.

Nos encontramos ante una realidad planetaria forjada por múltiples intereses, que no siempre tiene el bienestar del Pueblo como objetivo. Derecha, mercado soberano; izquierda, estado centralizador; ¿centro, de qué?

Sin embargo (...), un marcado hecho ocurre: los parámetros antiguos no son más utilizados para casi nada; nuevos paradigmas, nadie sabe bien aún cuáles son. ¿Por qué?! Lord Keynes *1 tiene una buena respuesta:

— La dificultad no está en las ideas nuevas, sino en liberarnos de las antiguas.

(...) En verdad, estamos por el mundo asistiendo al anuncio de un potencial conflicto, por cuanto muchedumbres pobres se vuelven cada vez más pobres y la violencia se esparció por la Tierra de forma nunca vista. A pesar de existir modelos aislados, verdaderas islas de excelencia, donde hay progreso promovido por la globalización, lo que se comprueba es el crecimiento de la miseria en muchos países, incluso en los más desarrollados. Ante la abundancia de pocos, nunca estuvo tan despreciado el Capital de Dios, el Ser Humano y su Espíritu eterno.

Por ejemplo, vivimos el imperio del desperdicio, que es la comprobación de la intensidad del egoísmo preponderante. No obstante, el espíritu de Solidaridad prevalecerá, por fuerza del corazón o del irrefrenable instinto de supervivencia (...).

Es evidente que no soy un implacable adversario de la globalización, pero estoy firmemente en contra de sus manipulaciones, cuando interfieren en los pueblos en desarrollo. No es sabio oponerse a la marcha de la Historia, pero es preciso valernos, con provecho, de su curso. Desde que existe el mundo, pasamos por varios tipos de mundialización (...).

El momento actual, en cierta forma está retratado en el capítulo 16, versículos de 17 a 21, del Apocalipsis de JESÚS, según San Juan:

El Séptimo Flagelo

17 Entonces derramó el séptimo Ángel su taza por el aire, y salió una poderosa voz del Templo, del lado del trono, diciendo: ¡Hecho está!

18 Luego sobrevinieron relámpagos, voces y truenos, y hubo un estruendoso temblor de la tierra, como nunca hubo igual desde que hay gente sobre el mundo; tal fue el terremoto, fuerte y vasto.

19 Y la gran ciudad se dividió en tres partes, y cayeron las ciudades de las naciones. Y Dios recordó la gran Babilonia para darle la copa de vino del furor de Su ira.

20 Toda la isla huyó, y los montes no fueron hallados;

21 también, del cielo cayó sobre los hombres, terrible lluvia de piedras que pesaban cerca de un talento (aproximadamente 34 quilos). Y, a causa del flagelo de la granizada, los hombres blasfemaron contra Dios, por cuanto su tormento era grande sobremanera.

Babilonia y Montesquieu*2

19 Y la gran ciudad se dividió en tres partes, y cayeron las ciudades de las naciones. (...)

Hay quien se queda esperando que los predios caigan durante un temblor sísmico aterrador, como tantas veces ha pasado infelizmente en el Planeta. Sin embargo, no es solamente eso. Se trata, antes que nada, de la caída moral, de la falta de respeto para con la criatura humana, de la falta de ética, que, luego, todo hace caer, diezmando o alterando intensamente lo que antes sería impensable.

El versículo destacado arriba tiene que ver, con los tres poderes prefigurados por Montesquieu, en su libro El Espíritu de las Leyes, Ejecutivo, Legislativo y Judicial*3, que no quedaron aparte de las espantosas transformaciones anunciadas por Jesús en su Apocalipsis. Perciban la expresión que van asumiendo las empresas, en la Tierra, cada día más potentes, con o sin las mega fusiones. Hay carteles cuyo presupuesto supera el PIB (Producto Interno Bruto) de países enteros, aislada o conjuntamente.

La gran ciudad sería todo el mundo. Y su poder significa lo que hay de más avanzado materialmente en los poderes ejecutivo, legislativo y judicial, interactuando con la Economía, la Ciencia, la Religión, el Arte, la Educación, la Salud, la Seguridad, el Deporte y otras ramas del conocimiento humano exaltado.

Algunas preguntas para Usted

1) ¿Los tres poderes establecidos por el autor de Cartas Persas se sustentarán, sin mutaciones profundas, en una era como esa que se avecina? Son sólo poderes humanos.

2) Y, cuando la gran ciudad se quiebra, ¿todo aquello que significa comando también se parte?

Como expuso Alziro Zarur (1914-1979), en los primeros años de la década de 1960:

— El poder se volverá fluídico en las manos de los hombres.

Comparemos la afirmación del autor de Poemas da Era Atómica con la advertencia del Libro de las Profecías Finales, en su capítulo 16, versículo 20:

— Toda isla huyó, y los montes no fueron hallados (...).

Ante el cataclismo de tamaña grandeza, bajo ese impacto, los comandantes de los pueblos y sus subordinados podrán inquirir así:

— El piso, ¿dónde está?

Esto es, ¿dónde se encontrarán las certezas, las doctrinas irrefutables?

3) ¿Cómo subsistirán los “reyes de la Tierra”, citados en el Libro de la Revelación (“El Sexto Sello”, 6:15, y “Los lamentos de los admiradores de Babilonia”, 18:9)?

(Conviene recordar que rey, hoy, tiene una connotación más amplia. Existe “realeza” para todo, desde el rey del juego de bolitas de vidrio hasta los magnates del petróleo.)

Otras preguntas

1) ¿Dónde el antiguo y extenso espacio para afirmar los pies?

2) ¿En los antiguos continentes estructurales?

3) ¿Cómo, si hasta la última isla huyó, para simbolizar que hasta el pequeño territorio que quedara también les fuera arrancado?

4) ¿Significará decir que no hay más sostenimiento definitivo, sea religioso, filosófico, ideológico, político, social, económico, artístico, y así en delante?

5) ¿Todo eso quedaría con área cada vez más restricta para el fundamento de sus doctrinas y actividades, por cuanto toda isla huyó, y los montes no fueron hallados?

6) ¿No habiendo base, las construcciones humanas, en todos los sentidos, mucho menos las físicas y mucho más las laicas o religiosas, por más estupendas que sean, no podrían permanecer más de pie?

Es del pensamiento que resultan todas las cosas.

¿Ni aun el “mercado soberano”, un día, continuará tan soberano, por cuanto la “caída de Babilonia” es también la ruina de todo lo que, desde hace milenios, ha servido para hipnosis y opresión de las personas?

Cabe, aquí, esta reflexión de Mikhail Gorbachev*4:

— El mercado no es una invención del capitalismo. El mercado es muy anterior a él.

La advertencia de Jesús

Jesús ya advirtió: (...) sin mí, nada podréis hacer (Evangelio de Jesús, según San Juan, 15:5). La advertencia, pues, fue dada desde la Buena Nueva del Cristo y, también, en el Apocalipsis.

Además, en lo relativo a profecías, se encuentran ampliamente distribuidas en diversos libros sagrados de otras respetables creencias, así como en el pensamiento de muchos dialécticos, creyentes o ateos. Ellos también hacen sus previsiones. Las oyó quienes lo quisieron...

P.S.: En cuanto a las formas de gobierno, estoy de acuerdo con lo que, con buen humor, decía Winston Spencer Churchill*5: "La democracia es el peor de los regímenes, a excepción de todos los demás."

*1 Lord Keynes (1883-1946) — John Maynard Keynes, Barón de Tilton, nació en Cambridge, Inglaterra. De influencia mundial, es considerado como el más importante economista teórico de la era post-Karl Marx.

*2 Montesquieu (1689-1755) — Su nombre completo era Charles de Secondat, Barón de Montesquieu, este escritor y filósofo francés publicó, en 1721, Cartas Persas, trabajo que le significó un enorme prestigio. Pero su obra más importante fue El Espíritu de las Leyes, en dos tomos, editado en 1748, en la ciudad de Ginebra, Suiza (para evitar la censura), convirtiéndose en un inmenso éxito, al predicar su teoría de la separación de los poderes.

*3 Ejecutivo, Legislativo y Judicial — ¿Y en el caso de regímenes en que estos poderes no existen armonizados o de forma alguna? La explicación se encuentra en otro capítulo de O Capital de Deus (El capital de Dios).

*4 Mikhail Gorbachev — Ex-presidente de la Unión Soviética. En su gobierno, inició reformas que resultaron con el fin de ese bloque político, denominadas perestroika (reestructuración económica) y glasnost (apertura política).

*5 Winston Spencer Churchill (1874-1965) — Famoso estadista británico. Fue también militar, periodista y escritor. Tuvo una posición destacada en los dos grandes conflictos mundiales, notablemente, en la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), cuando se convirtió en Primer Ministro en el reinado de George VI.

Ante la abundancia de algunos pocos, nunca estuvo tan despreciado el Capital de Dios: el Ser Humano y su Espíritu eterno.

Clasificación: 2.4 (25 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

José de Paiva Netto Presidente de la Legión de la Buena Voluntad.

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.