Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
sábado 17 de noviembre del 2018
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Depende

veces visto 9919 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Después de procurar ser receptivo en la reunión, me preguntan: ¿Qué piensas Manuel? Pues mirad. Llevo una hora escuchando que la solución pasa por formar un equipo y creo que lo mejor es distribuir y asignar los objetivos a tres personas, independientes entre sí, ya que son tareas que se deben realizar autónomamente, por la abstracción y la reflexión privativa, concreta y original que demandamos. Hemos considerado desde el inicio que se debe realizar la actividad en equipo, pero no es en realidad una labor de grupo coordinado de colaboradores, sino de trabajo privativo.

De las cuatro personas que estaban en el encuentro, tres de ellas lo más suave que me llamaron es antediluviano, trasnochado, fayoliano, en resumen, pasado de moda. La cuarta permaneció en silencio, supongo que porque me conocía de otros proyectos. Hay que formar un equipo para resolver este problema. Un equipo profesional. Trabajo en equipo. Mi equipo, etc. etc. Y dale con el concepto “equipo”, como si fuera una dignidad y honradez particular y el remedio para solventar conflictos o generar alternativas. Nada, que se ha puesto otra vez de actualidad y que está fatalmente contemplado pensar de otra forma.

Cierto que la diversidad y dificultad de los procesos de trabajo y de toma de acuerdos y resoluciones implican la conformación de equipos, donde la aportación individual y coordinada procura conseguir el objetivo grupal. Cada miembro limita su capacidad de decisión personal en aras de los objetivos comunitarios, ya que están sugestionados de que es la opción más preferible para conseguir la meta. El equipo increíble es el que sea más apropiado para conseguir los propósitos empresariales del modo más eficaz, en el ambiente donde se mueve.

Ahora bien, debemos tener claro que el trabajo en equipo no es la medicina que se deba aplicar en todos los escenarios organizativos y que, por ejemplo, en algunos casos se utiliza consciente o inconscientemente para tapar ineptitudes, desavenencias, incompetencia, reciclaje formativo, etc. de algunos de los miembros propuestos. Por otro lado, emplazar para colaborar a técnicos exclusivos, famosos o excepcionales, no certifica un equipo increíble. Finalmente, en otros casos, existen personas deslumbrantes que resplandecen en solitario y se apagan en grupo. El equipo increíble es, sencillamente, aquél que consigue los objetivos con el trabajo eficiente y coordinado de todos sus miembros.

Clasificación: 2.3 (36 votos)

Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

www.blogdemanuel.com

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.