Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
martes 07 de abril del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Como crear una visión para la familia

veces visto 1130 Veces vista   comentario 0 Comentarios

La familia actual tiene una visión

El desafío para las familias de hoy no es el plantearse una visión familiar, el desafío se encuentra en aceptar la necesidad de este y darle la importancia suficiente para tomarse el tiempo y determinarlo.

Esta visión es claramente vista como una guía a corto, mediano y largo plazo que pueda permitir a los integrantes de la familia, en lo individual y como grupo alcanzar una integración de sus capacidades para poder desarrollarse en toda su plenitud como Seres Humanos Integrales.

Lo que implica que cada integrante de Su familia puede alcanzar la satisfacción de dar y recibir amor, considerando que dentro de la definición de amor se encuentran encerradas todas las virtudes y capacidades humanizantes de un Ser.

Esta visión tendrá sin duda que realizarse mediante un proyecto familiar que sea capaz de satisfacer todas las necesidades de sus integrantes, esto en todas las etapas de su vida y en los roles que desempeñe a lo largo de esta. Teniendo como objetivo el perpetuar a la familia como primer grupo de desarrollo del individuo y máximo proveedor de herramientas para el sano desarrollo físico, mental y emocional.

Este planteamiento lo he hecho a muchas familias, me refiero directamente a los padres, ya que son estos los que deben de plantear los primeros y básicos puntos a seguir para alcanzar el objetivo de vida familiar, pero me he encontrado con irrealidades y sus equivocas verdades ante sus diversas interrogantes como el ¿Para qué?, si mi Familia está bien… Pero me pregunto si eso es congruente con la realidad que se vive y se ve a través del desarrollo y comportamiento de estas y su final deterioro o desintegración, ya sea esta la separación física y/o emocional; o el voltear a ver a la sociedad que cada vez se convierte en un grupo de seres a los que hay que temer.

¿Entonces por qué los padres recurren a esas respuestas? ¿Acaso no viven preocupados y ocupados ante el comportamiento de sus hijos y ante la mala relación con sus parejas? ¿Acaso tanto divorcio, hijos no deseados, delincuencia, drogadicción, falta de respeto a la autoridad de ellos como padres… No les está indicando que existe un hueco en su sistema de educar?

¿Acaso no han comprendido que el resultado de lo anterior tiene sus raíces en la inadecuada e irresponsable educación y ejemplo que transmiten a sus hijos?

¿Realmente cree que su vida familiar está tan perfecta que no requieren mejorarla?

Pero aquellos que alcanzan un grado de lucidez en algún momento de su día no se preguntan o preguntarán ¿Sobre la certeza de haber educado como lo hicieron? ¿No caerán en la inseguridad de preguntarse y sentir que otorgaron algo más que herramientas necesarias para aprender a proveerse de bienes materiales?

Pues la respuesta la van a encontrar en el momento que vean en que se han convertido sus hijos, como son capaces de enfrentar la vida, si están capacitados para integrarse a otra persona para formar su propia familia y saber otorgar educación con afecto y amor, con conocimientos suficientes y necesarios para ver realizados a sus hijos y voltear a ver que aun tienen al lado a la persona a la cual eligieron para formar su familia, esa mujer o ese hombre que en algún momento de su vida los hizo sentir llenos de vigor para luchar por salir adelante y desarrollarse, superando todos los obstáculos que les presentaba la vida.

Pero a pesar de lo que viven muchos, extrañamente, incluso en aquellos hogares medianamente establecidos no existe el plantearse como pareja y para la familia de la necesidad de crear un proyecto de vida familiar en el cual se determine una Visión para esta.

He ahí la importancia de establecer una visión para la familia, de otra manera estarán sujetos a vivir el día a día, resolviendo y enfrentándose a acontecimientos inesperados que en muchos de los casos llegan a destruir a las familias o a desterrar a algunos de sus miembros por considerarlos un peligro para estas.

Sus vidas pueden estar tan ajetreadas, tan faltas de tiempo afectivo y efectivo, esto especialmente cuando tienen hijos pequeños o adolescentes en casa y que aun dependen de los padres (en todos los aspectos) y/o cuando ambos trabajan, que sin darse cuenta pueden pasar los días ocupados corriendo de un lugar a otro, esto es el trabajo, la escuela, el doctor, etc., pero ¿Acaso mencioné la dedicación de tiempo para otorgarlo a cada miembro de la familia de manera individual para alcanzar a conocerlos íntimamente?, No, no lo hice porque este aspecto no se encuentra dentro de las agendas de los padres; esto sucede por la falta de la Visión familiar y la no determinación de un objetivo final para esta, la cual les pueda permitir tener un camino y fin que alcanzar a corto, mediano y peor aun a largo plazo.

Es obligado como en todo grupo determinar, como lo mencioné antes un objetivo y visión, pero también lo es, y esto va entrelazado, el tener una misión o filosofía que los haga distinguirse de tantas otras familias para poder convertirse en ejemplo viviente de desarrollo y superación.

Cuando se dan cuenta, el tiempo pasa, los niños crecen, su trabajo sigue absorbiendo mucho tiempo, hasta que un día se percatan de que sus hijos dejarán el hogar y poco hicieron como padres para otorgar herramientas que los ayuden a enfrentarse a la sociedad competitiva, con valores que los pueden llevar a perderse en el camino de la honestidad, rectitud o todo valor moral.

Una visión para la familia le puede ayudar a fijar metas reales, definir lo que la familia realmente desea en la vida y unirla para caminar en una dirección preestablecida, claro con flexibilidad, pero finalmente con un fin común como grupo.

Si los padres son capaces de entender cual es la importancia de tener una visión, la determinaran e implementaran dentro de las mentes de los hijos y de ellos mismos, a tal grado de que cada uno la aceptara como propia y la viviera por voluntad y responsabilidad, no tendrán que vivir el día a día implementando acciones como castigos o reprimendas, que muchas veces se convierten en un sistema de vida al cual se acostumbran y se permiten transmitir a los hijos como opción de vida normal; dejarían de ver los triunfos individuales y familiares como cuestión de suerte.. Esto como el decir: “Que suerte tenemos de no tener un hijo como el del vecino”, algo que con frecuencia escucho. Alcanzarían tal madurez en su rol de padres-educadores y adultos responsables que ya no considerarían común el esperar acciones y reacciones dentro y fuera de la familia que les implicaran preocupaciones o el tener que estar enfrentando y resolviendo todas aquellas acciones descontroladas e inconcientes que solo desgastan y separan a la familia, dejarían de pensar que es común y casi lo normal en la vida el tener que aprender a soportar la frustración o de que es lógico que existan perdedores para que puedan haber ganadores… en donde muchas veces hacen creer a sus hijos que son de este último grupo por condiciones ajenas a la familia y las oportunidades que estas no desarrollaron, que es cuestión de suerte para muchos alcanzar el éxito o que ya nacieron con esas capacidades.

Cuando en realidad todos tenemos la posibilidad de alcanzar los objetivos, lo que hace falta es contar con padres responsables, amorosos y preparados para otorgar la oportunidad de libertad, confianza e independientemente de la situación o contexto en el que se desenvuelvan, hacerles saber que esos obstáculos son capaces de ser brincados, pues el éxito se encuentra en el esfuerzo, tenacidad y deseo por alcanzar a cubrir las necesidades que cada uno se plantee como prioritarias.

Sin embargo, es sabido que cada uno de nosotros ha recibido talentos y habilidades que pueden explotar para el bien propio y el bien de las personas que los rodean. La labor de los padres en guiar a los hijos a tomar las decisiones adecuadas que los puedan acercar a sus objetivos, esto desarrollando sus talentos y habilidades naturales y aprendidas.

Cuando se crea una visión como familia, automáticamente se inicia el fijar metas; la familia y cada integrante de esta empiezan ponerse de a cuerdo en la dirección determinada que desean vivir y aprenden a comprometerse en el uso útil de sus dones y habilidades.

Todos los miembros de la familia deben de trabajar juntos hacia una meta común establecida y cada integrante de esta puede aportar, según sus conocimientos y capacidades, diferentes opciones que complementen la visión de familia y apoyen en la solución de conflictos a través de diferentes opciones o alternativas de cambio; recuerden que la familia no son varios seres individuales, sino son la integración de esas individualidades las que conforman una familia.

Quizás muchos no tengan claro que es una visión, por eso la importancia de la insistencia de que busquen prepararse, educarse o reeducarse para que a través de un conocimiento sólido puedan convertir su visión, primero en el comienzo de una idea sobre como sus vidas puede llegar a ser mejor.

Esto puede iniciar con algo tan sencillo, como el querer compartir más tiempo y divertirse juntos, para que a la larga crezca tanto esa misma acción que se convierta en un estimulo de vida que otorgue a los integrantes de la familia el saberse parte de Algo y de Alguien, como es un grupo de pertenencia, la cual es una necesidad natural humana que da seguridad y estabilidad en la vida de todo individuo. Puede ser el estimulo necesario para cada individuo para que encuentre una motivación para prosperar otorgando beneficios para toda la familia, en donde finalmente alcance a ofrecer amor incondicional a sus seres amados.

Con esto estamos hablando de disminuir o anular la posibilidad de que los hijos se alejen de la familia, que los padres vivan juntos los éxitos de los hijos y que como esposos alcancen la promesa de vivir siempre uno al lado del otro, con la satisfacción de complementariedad que provoca en las parejas respeto e incrementa el amor. Con esto se deja de lado lo que ahora acostumbran a decir las nuevas parejas… es común y natural que después de tanto tiempo de vivir juntos nos alejemos, nos cansemos, vivamos juntos por costumbre; de esta manera dejarán de ser solo seres que comparten un espacio físico “Casa” y continuarán viviendo en un espacio de amor llamado “Hogar”.

En este caso la visión no puede quedar en la etapa de ser tan solo una linda idea. Para que sea una visión real, tiene que tomar el próximo paso:

Este siguiente paso es el dejar de lado la idealización de familia y poner en acción cada uno de los objetivos trazado como una buena intención a futuro; háganla real y provoquen que empiece a suceder.

Para iniciar es importante que se cuente con dos elementos esenciales, que son fe en la capacidad de alcanzar sus metar y fe en el compromiso que pueden despertar y desarrollar entre los miembros de su familia y compromiso en el sentido de hacer sentir a sus hijos y pareja que al ser parte de esa familia y con las capacidades naturales y aprendidas tienen la capacidad de cumplir con los objetivos a través de una reflexión por el conocimiento de los beneficios.

Como lo mencioné anteriormente, para crear una visión común, es requisito que esta sea determinada primeramente por los padres, para después integrar a los hijos en la conformación final de esta, lo que les dará un sentido de pertenencia, respeto y aceptación al grupo familiar al que pertenecen. Esto los llevará a alcanzar acuerdos mutuos en donde todos estén y se sepan integrados como miembros de la familia.

El trabajo de los padres no es el enjuiciar la intervención de sus hijos y sus aportaciones, es la de tener con estabilidad emocional la capacidad de analizar cada propuesta, encontrando los pro y los contra de estas y haciendoselas saber a los hijos para que alcancen a entender el “Por qué” de la determinción final de los padres, en donde si los han considerado, pero que por su experiencia de vida les permite haber adquirido más conocimientos para determinar cual será el mejor camino a seguir para la familia. Hay que escuchar la opinión de cada uno. Pueden resultar cosas muy interesantes en el proceso de determinar conjuntamente cual será la visión para la familia, ya que saldrán a luz cuales son las prioridades de cada persona, situación que en muchas familias no se contempla porque equivocadamente los padres creen saber y conocer de tal manera a sus integrantes que se dan el poder de elegir por ellos, pero la realidad es que poco se conocen en el interior de sus pensamientos, temores, anhelos, ilusiones y objetivos individuales.

Es importante establecer de antemano que no importando que para todos y en todas las áreas conciban la misma importancia a hechos y sentimientos, todos los miembros están comprometidos a dar importancia a las necesidades que cada uno plantee, lo que permitirá a mediano y largo plazo el establecer un apoyo moral y respeto al individuo por aceptarlo como es y reconocer sus necesidades; claro está que bajo ciertos cuestionamientos que provoquen reflexión en los integrantes de la familia para poder esclarecer si lo que creen necesitar es real y no solo ilusiones de vida que en muchos casos se encuentran fuera de su alcance y fuera del alcance de la propia familia.

Decidir una visión no es el enfocarse en necesidades particulares como por ejemplo: el tiempo libre, vacaciones, adquisición de bienes, etc., la visión debe de ser una cuestión de necesidades que abarquen principalmente cuestiones de convivencia, educación, el otorgamiento de amor, la capacidad de resolución… Todo esto para que a mediano y largo plazo puedan subsistir como grupo integral e integro, abordando necesidades que los humanicen y les permitan ser parte de la sociedad, esto como miembros activos y generadores de cambios positivos.

Es requisito recolectar la mayor información de cada uno de los miembros de la familia para que finalmente estén preparados para determinar cual será su Visión como grupo familiar, la cual realizarán con responsabilidad individual y de grupo; por eso es necesaria la presencia de los padres y la revisión periódica de los resultados que están obteniendo… Y si consideran que no van por el camino adecuado, puedan tener la oportunidad de modificar algunas acciones para retomar el camino. No esperen hasta el final de sus vidas para evaluar los resultados, pues esto puede ser demasiado tarde para revitalizar a la familia, recuerden que es más fácil educar bien que trabajar para reeducar.

El funcionamiento familiar está determinado por el sistema de educación por el cual pasó la familia y definitivamente fue aplicado por los padres.

Es necesario que se acepte la necesidad de los padres por adquirir conocimientos que fortalezcan el Funcionamiento Familiar y alcancen a satisfacer las necesidades de desarrollo de los integrantes de la familia, esto con el fin de alcanzar una funcionalidad que les permita seguir siendo el mejor grupo humano de desarrollo del Individuo.

Tras algunos estudios, se ha llegado a concluir que los aspectos que se han visto con mayor problema de manejo dentro de las familias son los de Permeabilidad y Adaptabilidad.

Por eso es indispensable alcanzar a tocar la sensibilidad de los padres y la existente racionalidad para que consideren que para resolver esos aspectos que provocan inestabilidad en las familias es necesario el consideren, como una Necesidad Básica el capacitarse como individuos y como padres para que puedan tener una mejor intervención en la ejecución de su labor educativa.

En donde la Palabras Clavedel planteamiento viene a ser el:

“Asertivo funcionamiento familiar tras la capacitación de los padres”

La familia es la base del bienestar de los niños en la medida en que garantice el crecimiento, el desarrollo normal y el equilibrio emocional que facilite su enfrentamiento a los hechos de la vida.

Siendo de todos conocido que la familia es el pilar y fundamento del desarrollo de todo Ser Humano, este por tanto debe de otorgar salud física, mental y emocional; lo que les permitirá alcanzar una organización, estructura y funcionamiento tal, que puedan determinar un camino estable en la vida individual y de grupo, esto con las características particulares de cada familia que serán determinadas por diversos factores como sus costumbres, hábitos, contexto, posición social y económica, etc., pero bajo la sana aceptación de su realidad.

Lo que la familia funcional proyecta es:

En la familia funcional:

Las relaciones están bien establecidas. Se acepta la jerarquía o existencia de autoridades familiares –los padres-, bajo el respeto y el amor. Son de tipo positivo para todos sus miembros. Toda acción los lleva invariablemente a alcanzar una clara concordancia en el ejercicio del vivir y convivir. Esto se ve reflejado en la satisfacción de estar juntos. Los miembros de la familia, por voluntad aceptan el determinar tiempos especiales y específicos para convivir juntos, no importando la edad o actividades individuales. Difícilmente se da la búsqueda de otros grupos que sustituyan a la familia. Conviven con la capacidad de reconocer que cada uno de ellos tienen intereses y necesidades individuales. Por lo que precisan de cierto grado de privacidad. De respeto hacia cada uno de ellos y sus necesidades. No existe el condicionamiento o el ser juzgados o enjuiciados por ser diferentes al resto de la familia. No existen coaliciones internas ni competencia entre los miembros de la familia. Se comportan como un grupo que no requiere de sub-grupos para alcanzar objetivos. Los límites de la familia son claros y todos la ven como una unidad. El sistema de educación es aceptado. No se presentan agresiones, imposiciones o lucha de poderes entre los miembros. Esto porque todos se saben participes de los planteamientos dentro de la familia y los han adoptado como propios. Es una estructura de negociación para arreglar conflictos. Existe la flexibilidad. No se presenta el Autoritarismo. Se presenta una comunicación clara que permite la espontaneidad. Se da el mismo valor a cada miembro de la familia no importando sus experiencias, conocimientos, aptitudes… Esto porque no existe una competencia interna, lo que les permite sentirse libres y seguros de expresarse. Existe empatía. Esta es la capacidad de comprensión del otro y para el otro. Hay apoyo emocional. La familia no está sujeta a la satisfacción de necesidades materiales o físicas. Sabe y reconoce que el mayor apoyo para el desarrollo se encuentra en el fortalecimiento emocional.

En la familia disfuncional:

Hay líneas intergeneracionales borrosas. O esto puede implicar falta de respeto por la autoridad de los padres. O falta de autoridad de los padres sobre las acciones y reacciones de los hijos. No existe actitud negociadora. Esto implica automáticamente vivir en el Autoritarismo de los padres. O en la irresponsabilidad y falta de cumplimiento de los hijos por las condiciones de vida familiar que han sido determinadas. Se presta poca atención a los sentimientos y opiniones de los demás. O existe irresponsabilidad y falta de preparación de los padres por conocer las implicaciones de su labor educativa y la importancia y valor de los sentimientos de los integrantes de su familia. O existe falta de respeto por el propio Ser Humano. Los límites de la familia son imprecisos. Estos se pueden presentar como imprecisos porque los padres no han realizado una labor que los conduzca a la preparación para ejercer su papel. Se presenta también por la inexistencia de un proyecto de vida individual, de pareja y de familia que los pierda en el camino y se acostumbren a vivir el día a día, solo enfrentando y no afrontando las situaciones. Es claro que mientras no exista ese proyecto de vida, se desconocerán las necesidades reales de los miembros de la familia, lo cual los llevará a que cada quien actúe según sus propias necesidades. Pasando por encima de quien sea. Las pautas de interacción resultan fijas y rígidas. Puede presentarse por la incapacidad de demostrar el amor, que aunque sí se tenga, se desconoce el cómo transmitirlo. Esto lleva a un distanciamiento emocional y quizás físico. Las funciones de los miembros no están claras ni limitadas. Nuevamente se presenta esto por la falta del proyecto familiar, en donde, de existir se tendrían claras las funciones de cada miembro de la familia. La falta de esto los lleva a la irresponsabilidad y a la sensación de no pertenencia y empatía familiar.

 Para medir el funcionamiento familiar es importante se considere el:

Cumplimiento eficaz de sus funciones. Esto obliga principalmente a los padres, pero también a los hijos a conocer cual es el objetivo real de la familia. Desarrollo de la identidad personal y autonomía de sus miembros. Existen varios factores: Desconocimiento de las necesidades y personalidad de los integrantes de la familia. Desconocimiento de sus aptitudes y actitudes que los llevan a no poder desarrollarse con seguridad. Desinterés (conciente o inconciente) de los padres por otorgar herramientas que permitan el desarrollo integral de los miembros de la familia (esto incluye hijos y pareja). Existencia de reglas y roles flexibles. Estas se pueden medir según el sistema de convivencia e integración de los miembros de la familia. Si existen condiciones favorables de convivencia, nos está indicando que los roles y reglas se adaptan a las necesidades reales de los miembros de la familia y por lo tanto estos se comportan de manera asertiva. Si existen condiciones desfavorables en la convivencia estamos frente a una familia que no está cubriendo cabalmente las necesidades de sus miembros y por eso se presentan casos de rebeldía, desobediencia, falta de respeto y reto ante la autoridad y las reglas familiares. Comunicación clara y efectiva que permita compartir problemas. Esto nos indica que los miembros de la familia, sin perder su individualidad se saben parte de un todo en el que moral y sentimentalmente se sienten comprometidos a compartir sus vidas con la familia. En aquellas familias en donde los integrantes no buscan a la familia como apoyo y se refugian en otros grupos, es claro que la familia nuclear está fallando en el otorgamiento del sentido de pertenencia y respeto por el individuo. Capacidad de adaptarse a los cambios. Cuando los cambios no afectan de manera sustancial a los individuos y a la familia nos está indicando que hablamos de una familia integrada que se siente apoyada para enfrentar dichas situaciones. Cuando estos cambios provocan inestabilidad en el individuo o en la familia, nos está indicando que la familia y principalmente los padres no han educado para encontrar diversas opciones de solución, aceptación y adaptabilidad.

 El evaluar a la familia, es primero papel de los padres, para lo cual deben de estar preparados a través de conocimientos adquiridos por el estudio, ya que difícilmente se podrá realizar esta de manera objetiva y sana si no se tiene la preparación adecuada.

Es necesario adquirir de manera teórica y práctica los conocimientos que permitan a los padres modificar su sistema de educación si estos determinan que los resultados obtenidos no son los deseados o esperados, la preparación permitirá el poder intervenir tanto en la prevención como en la corrección de problemas.

Pero es necesario que los padres antes aprendan a diferencias lo que es un Problema, una Causa y una Consecuencia y prioricen cual de estas requiere de su mayor atención.

Esto lo menciono porque la mayoría de los padres acuden a mi buscando solución a los problemas, en lo cual puedo apoyar, pero la realidad que les hago ver es que el problema no es el problema, valga la expresión, el problema es que mientras estos no se enfoquen en resolver las causas que lo provocaron continuarán viviendo una vida para resolver, lo cual termina desgastándolos de tal manera que… o se cansan y dejan correr la vida como se presente, o se involucran de tal manera que empiezan a vivir con culpas o buscando culpables o toman acciones correctivas agresivas que lo único que hacen es separar a la familia.

Por tanto propongo:

Determinar el problema real objetivamente y sin sentimentalismos o descontrol emocional. Buscar la causa o causas que provocan dicho problema. Acercando afectivamente y sin reproches al miembro de la familia que consideran es o provoca el problema. Conociendo que le ha implicado sentimental y emocionalmente dicho acontecimiento. Escuchar objetivamente sus argumentos para conocer el Por qué y Para qué tomo esa actitud o realizó dicha acción. Aceptar hasta que punto como padres son promotores de dicho comportamiento, esto puede ser por el sistema de educación. Incongruencias en el actuar, decir, sentir, hacer y pensar… Que provocaron que se presentara confusión en el miembro de la familia. Una educación que no permite libertad de acción y decisión bajo la individualidad. Una educación permisiva que no supo poner límites, establecer valores, responsabilidades, actividades determinadas, etc. Esto entre otros factores, pero como pueden ver, terminamos cayendo en la cuenta de la responsabilidad de los padres al educar.

Cada padre-educador (mamá y papá), deberá realizar una investigación acerca del funcionamiento de los siguientes puntos, evaluarlos y calificarlos dentro de la familia, esto se hará de manera individual con cada miembro de la familia para poder determinar las necesidades particulares de cada uno y trabajar con mayor énfasis en estas y en él.

Variables de análisis:

Cohesión. Armonía. Comun icación. Permeabilidad. Afectividad. Rol es. Adaptabilidad.

Cada una de esas variables implicarán el analizar si son o no realizadas o aplicadas según lo que cada una implique: 

Cohesión:

Unión familiar física y emocional al enfrentar diferentes situaciones y en la toma de decisiones de las tareas cotidianas.

Armonía:

Correspondenci a entre los intereses y necesidades individuales con los de la familia en un equilibrio emocional positivo.

Comunicación:

Los miembros de la familia son capaces de trasmitir sus experiencias de forma clara y directa.

Permeabilidad:

Capacidad de la familia de brindar y recibir experiencias de otras familias e instituciones.

Afectividad:

Capacida d de los miembros de la familia de vivenciar y demostrar sentimientos y emociones positivas unos a los otros.

Roles:

Cada miembro de la familia cumple las responsabilidades y funciones negociadas por el núcleo familiar.

Adaptabilidad:

Habilidad de la familia para cambiar de estructura de poder, relación de roles y reglas ante una situación que lo requiera.

Lo anterior debe de considerar también el sistema de convivencia de la pareja, lo cual es determinante, ya que como ejemplo de vida, no solo implica en la educación el decir, implementar, castigar o premiar las conductas que se han transmitido a través de la palabra, sino que resulta más profundo para el educando aquello que ha visto u observado, como es la relación y sistema de convivencia entre los padres y la aplicación de sus propias reglas de conducta. Esto es la congruencia dentro de la educación.

Este trabajo de análisis de funcionalidad familiar debe de ser realizado como un instrumento fácil de ejecutar y evaluar por todos los miembros de la familia, esto para que en el momento de la retroalimentación o análisis de los resultados todos puedan participar. El presente trabajo se realizará considerando las afecciones físicas y emocionales en todos los periodos o etapas de la vida.

Aceptandolo o No, conciente o inconcientemente, los padres, si han llegado a un punto de sensibilización concluirán su necesidad por aceptarse no conocedores del todo de las implicaciones de educar y sin duda buscarán espacios para Capacitarse como individuos, pareja o esposos y padres de familia. Esto es el aceptarse imperfectos pero perfectibles.

Las 7 variables anteriormente mencionadas serán trabajadas como medios de enseñanza-aprendizaje en su sistema educativo. Lo cual en algunos casos con problemas más profundos sí requerirán del apoyo externo de especialistas en el área psicológica, pues existirán situaciones que no solo impliquen educar, sino que requieran de un sanar heridas que se han cargado a lo largo de la vida y que sin lugar a duda han determinado en mucho las acciones o reacciones de algunos miembros de la familia.

Se buscará que las acciones a realizar tengan como objetivo fundamental el intervenir de manera preventiva, pero dada la situación real de las familias, el mayor trabajo, y se debe de estar conciente de esto es el de modificar el sistema de educación, lo cual los llevará a reeducar o cambiar la visión y mentalidad de los miembros de la familia.

De esta manera, la metodología de este estudio, puede ser de utilidad para intervenir preventiva y correctivamente sobre familias que quieran o necesiten mejorar en su funcionamiento, elevando así la calidad de la vida comunitaria y la calidad de la atención de los padres.

Referencia:

Herrera-Sant i, P. (1997).

La familia funcional y disfuncional, un indicador de salud.

Alicia Ramírez (2010).

Consultaría.

Algo Familiar.

universidadabierta.ramirez@hotmail.co m

Clasificación: 2.1 (15 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor
No hay información sobre este autor.
¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.