Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
sábado 06 de junio del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

No Guardes tus Argumentos para Después

veces visto 1667 Veces vista   comentario 0 Comentarios

En nuestra cultura se nos ha educado en dejar las mejores cosas para el final. Nos gusta guardar las sorpresas, dejamos cartas bajo la manga. Reservamos lo más preciado para los momentos más especiales. Pero en contra de esa costumbre llega el momento en que debemos convencer a los demás sobre algo.

Y esa sí que es una intención frecuente en nosotros. Tarde o tempranos querremos influir en otra persona. Hacer que su actitud o sus ideas nos sean convenientes. Sin embargo, si hacemos lo de costumbre estaremos en desventaja.

Es uno de los casos en que no podemos dejar nuestras mejores armas para el final. Si quieres convencer a alguien di lo que tengas que decir desde el principio. No guardes tus mejores argumentos de apoyo para el final de la conversación. Es mucho más sabio decirlos desde el principio.

Está demostrado que hacer lo contrario reduce las posibilidades de convencer. Aquí no vale lo de utilizar las ideas o las pruebas sacadas al final cual si fueran armas secretas. Eso, está muy claro, rara vez funciona.

Y las razones de que las cosas sean de ese modo son muy sabidas. Hace mucho tiempo que en Psicología se conocen. Resulta que es difícil educar a una persona, como también lleva algo de trabajo formar en ellas una opinión. Sin embargo, hay cosas mucho más complicadas.

Entre esas cosas más complicadas está el cambiar la opinión de alguien. Como también es difícil la reeducación. Mucho más fácil se convence a una persona de un absurdo que luego quererla hacer entrar en razón con ideas de último momento.

Es por eso la mejor estrategia luchar por formar opiniones; en vez de luchar por cambiarlas. Dedica tiempo a causar una buena impresión en la gente desde el primer momento. Si quieres que una idea tenga éxito dila desde el principio. No apuestes nada a la posibilidad de rectificar opiniones más tarde.

Todo lo que tengas que decir a favor o en contra de algo dilo ya. Haz que tus argumentaciones sean convincentes desde el primer momento. Déjale el trabajo pesado a tus adversarios, el trabajo de modificar una opinión ya formada. Jamás guardes tus argumentos para el final. Dilos ahora.

Tus Oportunidades de Ganar Dinero con Internet

Sutilezas para Excitar Mujeres

Técnicas Psicológicas de Defensa Personal (I)

Para Recordar Mejor lo Estudiado

Clasificación: 1.8 (21 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Alejandro Capdevila

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.